Volver a empezar

Las lesiones muchas veces ocasionan grandes trastornos en la vida deportiva de los tenistas

La temporada 2011 contempló su ascenso al top10. El curso 2012 parecía destinado a ser la fase de consolidación de la amenaza. Sin embargo, lesiones de larga duración –viejo fantasma de su carrera aparcardo desde 2008- volvieron a emerger para interrumpir los progresos de Andrea Petkovic. Con la presente campaña a punto de quedar en los libros, a la competidora de Tuzla aún le queda tinta por sudar.

Desde su retorno a la competición en el mes de agosto, la alemana apenas registra dos victorias en siete partidos –incluyendo un par de derrotas ante rivales ubicadas fuera del top50-. El último traspié, en el cuidado evento de Linz, una firme derrota ante una de sus grandes amigas en el circuito: Ana Ivanovic. Instantes después de ceder ante la voluptuosa tenista serbia, Petar Popovic -entrenador de la competidora alemana- atiende la llamada de Punto de Break para repasar desde Austria el momento presente y los planes de futuro de su pupila. “La situación actual es el proceso normal para cualquier competidor que ha pasado por quirófano y apenas ha practicado en 10 meses”.

En el tenis, las lesiones son muy importantes

Una fractura de estrés interrumpió el camino de la alemana justo antes del Abierto de Australia. En el tercer partido tras un parón de tres meses, un desgarro de ligamentos en el tobillo derecho le mantuvo otros cuatro meses en el dique seco. Apenas ha disfrutado del circuito desde enero hasta octubre, y en un deporte donde el componente físico no hace sino ganar enteros, la inactividad se paga. Aún con ello, Petar muestra confianza plena en el potencial que tiene entre manos. “Andrea está sufriendo debido a la falta de competición. No obstante, cada semana está jugando mejor. Es sólo cuestión de tiempo que explote en un torneo. En los entrenamientos está rindiendo al mismo nivel previo a las lesiones. Incluso mejor. Simplemente su presencia en partidos, torneos y unas pocas victorias le devolverán la confianza de que hoy carece”.

En una disciplina tan revisionista como el tenis, donde la temporada anterior sirve de baremo en las clasificaciones presentes, la tesitura actual encuentra una contrapartida positiva: la minúscula defensa de puntos de cara al curso 2013. Proyectada a cerrar la temporada 2012 con una cifra de partidos en el historial cercana a la veintena, casi todo lo que dispute en el próximo año supondrá rentas positivas en materia de ránking. “La posición #192 es sólo un número en el papel. Nosotros sabemos que ella, en este momento, tiene nivel de top20. Simplemente debemos seguir trabajando hasta que recupere su nivel de top10. El ascenso en el ranking será una consecuencia de ello”.

Al borde del top200, la situación puede contener una cuota de drama más ficticia que real. Si bien es verdad que el ranking le impide el acceso directo a multitud de cuadros WTA, no deja de ser menos cierto que, aún hundida en la clasificación, la alemana se encuentra a apenas 300 puntos de ingresar en el top100. Y en estos estratos de clasificación, un buen papel en un torneo –aunque sea en un ITF 100.000$ y 150 puntos para el campeón- dispara al jugador en la clasificación debido a los pocos puntos que separan a unos jugadores de otros.

Uno de los principales escollos en su escalada es que no podrá utilizar un Special Ranking’. Se trata de una medida de protección para jugadores que han sufrido lesiones de larga duración impidiéndoles competir durante un período prolongado (mínimo 6 meses, máximo 2 años). Les permite emplear el ranking que tenían en el momento de lesionarse para acceder hasta a ocho torneos –sólo un Grand Slam- durante un período de un año posterior a su regreso. Andrea se lastimó los ligamentos en Stuttgart en abril y retornó en agosto en New Haven –cuatro meses de ausencia-, de modo que queda apartada de tales privilegios. Tendrá, por tanto, que bregar sin ayudas de ningún tipo en materia de clasificación.

Petkovic ha tenido mala suerte con las lesiones

No obstante, resultaría extraño pensar que no vaya a recibir invitaciones para competir en torneos WTA y evitar así cuadros de clasificación. Se trata de una jugadora que recibe casi tanta atención por su juego como por su personalidad. Y estamos hablando de una competidora que ha figurado en el top10, acreedora de tres cuartos de final en Grand Slam. Un reclamo importante para cualquier torneo y, sin duda, un nombre que más de un organizador tendrá marcado en rojo su nombre a la hora de repartir wildcards. Andrea necesita puntos y algún torneo necesitará a Andrea.

Su historial de la temporada muestra un aspecto escuálido. Apenas trece partidos componen los registros de una competidora que arrancó el curso entre los diez primeros nombres de la disciplina. Por tanto, en estos momentos, dos caminos se antojan como objetivos prioritarios: recuperar terreno y recobrar sensaciones. De esta forma, prolongar la temporada cuanto sea posible parece un procedimiento adecuado para alimentar ambas carencias.

La próxima parada en el sendero de Petkovic será Luxemburgo, un torneo del mínimo rango WTA donde Andrea no acude desde 2008. Allí, con la #15 WTA como cabeza de cartel, la alemana encontrará como oposición el nivel competitivo para el que su entrenador asegura ya está preparada.

Como punto de clausura de la temporada, disputará la primera edición del WTA Challenger* de Nueva Delhi. Es una muestra clara de la necesidad de partidos que presenta la competidora germana. A disputar en la semana del 5 al 12 de noviembre, tendrá lugar una vez jugada la final de Copa Federación que pone punto final al curso de la élite del tenis femenino. Cuando la práctica totalidad de grandes nombres estén descansando de cara al próximo año, Andrea seguirá en pista en busca de sensaciones y ritmo.

Y, en palabras de su entrenador, las sensaciones que buscan son intensas y el ritmo bastante alto. “El objetivo a medio plazo es volver, tan pronto como sea posible, al top100. El siguiente paso será volver al top30 tras Roland Garros. Personalmente creo que, si mantenemos su cuerpo libre de lesiones, será top5 en 18-24 meses”. Dicho queda.

*Los Challenger Series constituyen una nueva gama de torneos creada por WTA para fomentar la disciplina en mercados emergentes de especial relevancia estratégica que, por el momento, no pueden organizar un torneo International o Premier. Dotados con 125.000$ en premios y 160 puntos para el campeón, se sitúan un escalón por encima de los eventos ITF más relevantes. Habrá cuadros de modalidad individual (32 jugadores) y dobles (16 parejas). Situados a final de temporada, permiten extender el curso a jugadores necesitados de puntos, ritmo,… El primer evento de esta naturaleza tendrá lugar en Taipei –del 27 de octubre al 4 de noviembre-, otro ejemplo de la importancia que WTA concede a la región de Asia-Pacífico evento. El siguiente, del 5 al 12 de noviembre, se situará en la ciudad india de Nueva Delhi –en uno de los países más poblados del mundo y en consecuencia un apetecible mercado-.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes