El problema de la baja asistencia en el Masters 1000 de Shanghái

El Qi Zhong Stadium no acaba de llenarse en el torneo más importante de la gira asiática

El Masters 1000 de Shanghái va entrando poco a poco en su fase decisiva y una de las cosas que más están destacando es la baja afluencia de público a las pistas del complejo Qi Zhong Tennis Center de Shanghái. Algo que no es nuevo, pero que no deja de ser sorprendente por la fuerte apuesta que la ATP hace en la gira asiática.

En teoría, Shanghái debería de ser la culminación perfecta a tres semanas de tenis al más alto nivel en Asia. Los mejores jugadores acuden a un país que cada vez más invierte dinero en el tenis. Sin embargo, esa inversión no se ve recompensada por el público, que apenas acude en masa al estadio cuando juega Roger Federer o hay algún partido muy atractivo de algún Top 3. El resto de duelos parecen caer en la más absoluta de las indiferencias. Y eso que este año, parece que la afluencia empieza a mejorar paulatinamente respecto a otras ediciones.

Varios son los motivos que explican esta escasa asistencia al torneo en líneas generales. Por un lado, el majestuoso Qi Zhong. Estamos hablando de un estadio con capacidad para 15.000 espectadores. Se trata de una de las pistas más grandes del mundo, aunque habida cuenta de que en toda la ciudad de Shanghái existen más de 23 millones de habitantes no parece del todo excesiva su capacidad.

El Qi Zhong está alejado de la ciudad. Foto:shanghairolexmasters.com

Quizá, más que su aforo, sea la localización del recinto lo que complique la llegada de más aficionados. Está aproximadamente a una hora del centro de la ciudad en coche, y esto si que representa que sean muchos los que decidan no ir y presenciar el torneo por la televisión.

Otra causa es la mala ubicación en el calendario nacional chino. El evento se produce justamente después de que el país haya estado de vacaciones durante una semana. Y son pocos los que pueden permitirse la posibilidad de faltar al trabajo por ir a ver un partido de tenis. En este caso, el torneo de Pekín, le gana claramente la partida, ya que permite que tanto niños como trabajadores puedan disfrutar del evento.

El factor más importante y decisivo sea la falta de cultura tenística. En China, no es el deporte más seguido ni de lejos. El badminton o el tenis de mesa son auténticas referencias entre el pueblo chino dejando el tenis a un segundo plano, o incluso, tercero. Si a eso sumamos, que no existen tenistas locales entre los 100 primeros la cosa se complica más. En cualquier acontecimiento, un jugador nacional juega un papel decisivo. La gente quiere ver ganar a los suyos, no a otros, por muy Roger Federer o Novak Djokovic que se llamen.

Todos estas causas de la baja afluencia están también matizadas por el precio de las entradas. Shanghái a pesar de ser la ciudad china con los salarios más altos apenas llega a los 4388 yuanes al mes de salario medio (es decir 528 euros). Y las entradas para los primeros días si bien cuestan entre los 460 y 160 yuanes, lo cierto es que a partir de cuartos se disparan, provocando que no todos sean capaces de poder ir a ver el torneo.

Los precios de las entradas son otro obstáculo más para ir al Qi Zhong.

Conclusión

Esta muy bien, el intento que la ATP hace por llevar el tenis a Asia. Evidentemente es un mercado amplio y con grandes inversores que generan tremendas cantidades económicas. Ahora bien, junto a ello, no estaría demás fomentar el gusto por la raqueta en la población. Porque no puede ser que un país con más de 1.300 millones tenga que ir hasta el puesto 152 de la clasificación mundial para encontrar a su primer tenista. Así, es difícil que el Qi Zhong se llene.

También te puede interesar:

Cinco razones para ver el Masters 1000 de Shanghái.

Comentarios recientes