El Masters 1000 de Shanghái, una pesadilla para los tenistas de habla hispana

Desde el Masters 1000 de París-Bercy en 2010 no se había producido un hecho de estas características en el circuito

El Masters 1000 de Shanghái se está convirtiendo en un auténtico quebradero de cabeza para los tenistas de habla hispana. Ni españoles ni latinoamericanos han conseguido meter a ninguno de sus integrantes entre los ocho mejores, algo que no ocurría en un Masters 1000 desde que sucediera en los cuartos de final París-Bercy 2010

Si bien la participación de tenistas españoles (6) y argentinos (2) especialmente, junto al colombiano Falla, no era realmente la mejor, lo cierto es que pocos podían esperarse un batacazo a estas alturas de campeonato. Juan Mónaco era el tenista con mejor posición de todos, y con claras opciones a meterse en Londres. Sin embargo, fue sorprendido por Fernando Verdasco en segunda ronda, que a su vez caería en octavos de final contra el croata Marian Cilic.

Nicolás Almagro también partía con grandes esperanzas de hacer cosas importantes. Noveno cabeza de serie, sus miradas parecían estar puestas en intentar meterse entre los ocho mejores del mundo. Sin embargo, la caída con Tommy Haas en el primer partido le ha puesto las cosas muy complicadas. El alemán, precisamente se cargó a otro tenista otrora habituado en llegar a estos niveles de competición: el catalán Tommy Robredo, al que su larga ausencia en el circuito continua haciendo que le falte el ritmo necesario de competición.

Feliciano López era otro de los tenistas que podían hacer evitar este desastre. Dos veces semifinalista ,había confesado que las pistas del Qi Zhong Stadium le iba como anillo al dedo por la velocidad de la pista, que favorecía enormemente a su saque. Sin embargo, un duro cuadro con el serbio Djokovic como límite en los octavos de final le ha impedido repetir actuaciones de cursos pasados.

Del resto de jugadores poco más se podía esperar. Albert Ramos, Pablo Andújar y Carlos Berlocq son jugadores de tierra más que de pistas rápidas. Y Falla, tampoco suele rendir extraordinariamente bien en este tipo de eventos. Además, el hecho de no partir como cabezas de serie y tenerse que enfrentar a rivales de primer nivel a las primeras de cambio hacían muy poco previsible que pudieran acceder a cuartos.

Los españoles se han quedado en cuadro antes de tiempo

Causas

Evidentemente dos son las causas fundamentales que explican este pobre rendimiento. Por un lado, la gran cantidad de bajas habidas, especialmente entre las figuras. Sin Rafa Nadal, David Ferrer , Juan Martín del Potro o David Nalbandian, las opciones de los tenistas hispanos bajan muchos enteros. Con ellos, a buen seguro que hubieran habido más de uno no sólo en semifinales, sino posiblemente en los cuartos de final.

La otra causa y en relación a las ausencias es el calendario. La gira asiática además de estar lejos para España y Sudamérica se encuentra en el tramo final del año Los jugadores de habla hispana suelen destacar principalmente en los tramos de la temporada sobre tierra batida y es ahí cuando suelen coger el pico más alto de forma ya que es donde consiguen la mayor parte de los puntos.

Por último, la superficie tampoco es la más adecuada. El DecoTurf Decolor es una superficie rápida que premia a los jugadores de estilo agresivo y plano, si bien esto no debería ser excusa, cuando han sido muchos los torneos sobre este tipo de pista y con buenos resultados.

Precedentes

El hecho ocurrido en Shanghái no es insólito, pero si ciertamente muy raro de ver. En los últimos años, España y Argentina habían gozado de una cantidad notable de tenistas que acostumbraban a llegar lejos. También Chile solía tirrar del carro con Fernando González. Cuando no era uno, era otro, pero lo cierto es que casi siempre estaba asegurada la presencia de algún tenista de lengua hispana en las rondas finales.

Argentina no tiene a ningún representante en cuartos

Para encontrarnos un caso similar hemos de retroceder casi dos años. En los cuartos de final de París-Bercy 2010. Entonces el sueño Robin Söderling se proclamó campeón en un torneo huérfano de hispanos en las últimas jornadas

Para hallar, el penúltimo precedente aún hemos de rebuscar más allá, al año 2004 en el Masters Series de Toronto. Entonces, Roger Federer venció a Andy Roddick en un torneo bastante nefasto para los castellanohablantes.

Comentarios recientes