La nueva resurreción de Tommy Haas

Tommy Haas ha vuelto a protagonizar una espectacular remontada en la clasificación que le puede hacer volver al Top 20 muy pronto

Si Tommy Haas fuese un gato a buen seguro que ya habría quemado seis de las siete vidas que dicen tener los felinos, el alemán está protagonizando a sus 34 años una escalada de ensueño este 2012 que le puede llevar a meterse entre los 20 mejores del mundo tras comenzar la temporada más allá del Top 200 en el ranking.

Pocos eran los que apostaban por la resurreción de este veterano tenista que está ganándose, sino la tenía ya, la admiración del resto de jugadores y de los aficionados. El calvario de Haas empezó en Delray Beach, en febrero de 2010. Los persistentes dolores en la cadera le obligaron a operarse y alejarse del circuito durante más de 15 meses, tiempo en el que también tuvo tiempo para “arreglar" su maltrecho codo.

Con la motivación de que su hija Valentina le viera jugar sobre la pista, el tenista alemán volvió en Roland Garros 2011 en el puesto 896 del ranking. Lo que en teoría iba a ser un paso testimonial con el que acabar la carrera con un buen sabor de boca, ha dado paso a una remontada sin fin.

Tras unos primeros de acoplamiento al ritmo de competición, Haas empezó a ver la luz en el US Open, sólo tres meses después de su vuelta al lograr meterse en la tercera ronda y dando guerra a todo un Top 10 como Juan Mónaco. Los cuartos de final de Viena, donde caería con Del Potro le valieron para dar un salto de gigante en la clasificación y situarse a final de año en el puesto 205.

Pocos, sin embargo, apostaban porque Haas volvería a entrar en el Top 100 en 2012. Su fino juego y su castigado cuerpo parecían ya no tener cabida en una élite del tenis que cada vez premia más el juego físico y de potencia. Craso error. A cambio de fuerza, el alemán ha ofrecido lo que el sabe: variedad, talento, imaginación y técnica.

Fue así como tras llegar a las semifinales de Munich y caer de forma contundente con Richard Gasquet en la segunda ronda de Roland Garros (con dos roscos incluidos), Haas ha comenzado esta particular ascensión que sólo el sabe donde parara. En Halle, sobre hierba, logró su primer título después de tres años (justamente en el mismo torneo). Y no lo hizo ante cualquiera. Roger Federer fue nada más y nada menos que su verdugo en la final. El camino hasta ella, tampoco fue de rosas: dos especialistas como el checo Thomas Berdych y su compatriota Philipp Kolhschreiber sucumbieron por el trayecto.

Su actuación en Halle, le valió retornar al Top 50, algo que debió no convencer mucho a Haas a tenor de sus resultados posteriores. En verano se puso las pilas y logró llegar a dos finales de torneos ATP 500: Hamburgo y Wasghinton. En el evento alemán, Mónaco sería el que le detendría, mientras que el cemento norteamericano era el ingenioso Alenxandr Dolgopolov el que le pararía los pies.

Ello, no obstante, le permitió volver entre los 25 mejores, puesto que consolidó en el Masters 1000 de Canadá, donde sólo Novak Djokovic fue capaz de pararlo en los cuartos de final y tras hacerle perder un set al serbio.

Ahora, tras su buena actuación en Shanghái, y con la pista cubierta a la vuelta de la esquina Haas, parece que quiere más. Y ese más, parece que son palabras mayores.

Una carrera repleta de lesiones

La lesión de cadera de 2010 no ha sido la única grave que ha sufrido a lo largo de su carrera el alemán. En diciembre de 2002 ( tras haber sido número 2 del mundo en mayo de ese año) Haas fue operado de unos problemas en el hombro que lo mantuvieron alejado hasta 2004 tras diversas complicaciones. Ese mismo año, además, no pudo disputar Wimbledon por un accidente automovilístico grave de sus progenitores, en el que su padre Peter Haas ( ex compañero de clase del mítico Arnold Schwarzenegger) casi pierde la vida tras permanecer varios días en coma.

En el mismo torneo londinense, pero en 2005, una pelota mal pisada en mitad del calentamiento del partido que debía enfrentarle con Janko Tipsarevic en primera ronda le provocó un esguince de tobillo que le tuvo en el dique seco más de un mes.

Haas ha tenido siempre mala suerte con las lesiones. Foto: zimbio.com

2006 tampoco le es ajeno a las lesiones y al infortunio. Primero un virus estomacal le impide participar en Indian Wells y después es la muñeca derecha la que da síntomas de debilidad en Houston haciéndole quedarse cuatro semanas apartado de las pistas. En 2007, son los abdominales los que le juegan una mala pasada de nuevo en Wimbledon, aunque en esta ocasión con el alemán en tercera ronda.

En 2008 los problemas de hombro y una inoportuna sinusitis le provocan una temporada llena de molestias y sobresaltos. Y cuando parece que 2009 va a ser un año, tranquilo, en Estocolmo tiene que poner fin a la temporada al anunciar que ha contraído la gripe A.

Haas tiene un talento innato para el tenis

Ni siquiera en su época junior los tobillos le dejaron tranquilo.

Carrera exitosa

A pesar de tantos problemas físicos u personales, lo cierto es que Haas puede considerarse un tenista exitoso. Entre sus logros figura la medalla de plata de los Juegos Olímpicos de Sidney 2000 donde perdió en un duro partido a cinco sets con el ruso Yevgueny Kafelnikov, y la conquista de 13 títulos individuales.

Además, también en Grand Slams se ha dejado ver su talento. Tres veces semifinalista del Open de Australia y una en Wimbledon, en 2009 fue capaz de llevar al límite en octavos de final a Roger Federer en el camino del suizo por su único Roland Garros.Un mes después en la hierba del All England Club, de nuevo el helvético le apartaría de la posibilidad de alcanzar una final de un grande, quizá su único lunar en su extensa carrera.

Haas logró la medalla de plata en Sidney 2000. Foto: tennispronostics.com

Pero más que sus trofeos, Haas sí por algo destaca es por su enorme potencial. Dueño de un buen primer saque, el alemán es uno de los tenistas más versátiles del circuito, tanto que ha sido capaz de levantar copas en cualquier superficie. Y es que pocos como este experimentado tenista tienen tanta clase para poder golpear de fondo de pista como un auténtico especialista en tierra batida o subir a la red como si fuera un voleador nato, según la ocasión lo requiera.

También te puede interesar:

Tommy Haas vuelve a jugar individuales dos años después.


LA APUESTA del día

Comentarios recientes