Un Wimbledon más nocturno

La BBC quiere que Wimbledon tenga más partidos en horario nocturno para favorecer las audiencias en televisión

La BBC quiere poner más partidos nocturnos en Wimbledon, la gran cadena británica que cuenta con los derechos de televisión del tercer grande de la temporada ,se ha dado cuenta que los partidos en horario de noche ofrecen largas audiencias y quiere hacer de todo ello un negocio.

Si por algo ha destacado Wimbledon a lo largo de su ya más que centenaria historia ha sido por el respeto a las tradiciones. Y una de las más arraigadas, junto al uniforme blanco, ha sido desde siempre la cuestión de horarios. La pista central, especialmente, y la número 1, tienen por costumbre iniciar la jornada a las 13 horas locales (hasta 2001 se empezaba a las 14 horas)

A partir de esa hora, se programan los partidos diarios que suelen ser tres generalmente, o cuatro si hay retrasos de días previos. Históricamente, la finalización de la jornada venía marcada por las horas de sol. Cuando se acaba la luz solar, se cerraba la competición y si no había dado tiempo se aplazaba al día siguiente.

Sin embargo, en 2009 la historia cambió. Wimbledon realizó un gran esfuerzo económico e invirtió 80 millones de libras en la construcción de un techo retráctil para la pista central. La idea era combatir la persistente lluvia que tanto trastornaba los planes del evento.

El techo de Wimbledon tarda 30 minutos en cubrir la pista

A pesar de que en las dos primeras ediciones posteriores al año del estreno de la nueva cubierta el tiempo acompañó y apenas hubo que cerrar la pista, en 2012 el panorama ha cambiado radicalmente.

El pasado verano muchos fueron los partidos que tuvieron que verse obligados a jugarse en horario nocturno. El mal clima y la larga duración de los encuentros provocó que la pista central tuviera que ser techada más de lo habitual.

Y lo hizo con duelos estelares. Entre ellos, la eliminación de Rafa Nadal con Lukas Rosol, la dramática victoria de Federer en cinco sets sobre Julien Benneteau. Pero si alguno destacó por encima del resto fue el del ídolo local Andy Murray contra el chipriota Marcos Baghdatis. Un duro partido a cuatro sets en el primer sábado del torneo que acabó dando el triunfo de Murray cerca de las 11 de la noche y que sirvió para darle a la BBC más de 8 millones de espectadores de audiencia.

Un éxito rotundo que ha provocado que la cadena británico inste con insistencia a Wimbledon a programar más partidos en ese horario.

Incovenientes y ventajas

Sin embargo, ese deseo de la BBC no es tan fácil como parece. El All England Club no está muy por la labor de esa idea. Primero porque va en contra de su historia y sus tradiciones, lo cual no es del agrado de sus socios. Y segundo, porque con el techo retráctil la hierba sufre más y cuesta más regenerarla. Además, y a ello se suelen acoger desde Wimbledon, la cubierta de la pista central fue creada con el único objetivo de hacer frente al mal tiempo, no como una nueva visión del torneo.

Tampoco cubrir la central es una cuestión tan sencilla como parece. El techo retráctil necesita unos 30 minutos para cubrir por completo toda la pista y en ocasiones la interrupción por desplegar la cubierta se alarga más de lo aconsejable. Sin ir más lejos, en la derrota de Rafa Nadal contra Lukas Rosol, se tardaron 43 minutos en reanudar el partido para jugar bajo condiciones “indoor”. Demasiada espera que rompe que el ritmo de los jugadores, como denunció el propio Rafa Nadal en su día.

Por si fuera poco, tampoco las autoridades locales ven con buenos ojos la idea de un Wimbledon más nocturno. El transporte público nocturno en Londres disminuye de forma considerable a partir de la medianoche y si los partidos se alargan más de lo debido, desalojar a 15.000 personas del estadio puede ser un gran incoveniente.

Ahora bien, al igual que jugar por la noche con la cubierta echada tiene una serie de incovenientes, que duda cabe que también aporta una serie de ventajas. Las primeras para las televisiones. Se consigue aumentar de forma considerable la audiencia y por tanto los ingresos publicitarios. Los partidos diurnos son más complicados de ver por la coincidencia con la jornada laboral. Ahora bien, una vez acabada esta, es más fácil llegar a casa y encender la televisión.

Se consigue también tener una certeza real sobre la previsión de la hora de inicio de los encuentros. En ese sentido, ya no hay que esperar a que el tiempo acompañe. Sea cuales sean las condiciones climatológicas, se va a disputar el encuentro, y esa seguridad no sólo es muy valorada para los operadores televisivos, sino también por los propios jugadores.

Junto a ello, se crea una atmósfera distinta. Un recinto cerrado y más recogido que permite aumentar aún más la sensación de estar en contacto con los jugadores. Los focos y el techo ayudan a la televisión a hacer un Wimbledon más espectacular, más moderno.

Otros torneos ya lo hacen

La idea de crear una sesión nocturna en Wimbledon no es nueva en el tenis. El US Open y el Open de Australia vienen celebrando desde hace tiempo partidos por la noche con un éxito incuestionable. Los mejores partidos del día se suelen programar en ese horario con el fin de atraer a más gente y audiencia en televisión.

El US Open tiene sesión nocturna. Foto:nytimes.com

Roland Garros también tiene previsto incorporar partidos de noche a partir de 2017, año previsto para cubrir la pista central Philippe Chatrier. De esta forma, pondrá fin a los escándalosos problemas que tiene para acabar los partidos por falta de luz solar.

También, los Masters 1000 se han apuntado a esta moda. Todos, salvo Monte Carlo programan encuentros en horarios de noche. Y es que el dinero manda, y son pocos los que desperdician la oportunidad de obtener más ingresos. Entre ellos, Wimbledon.

También te puede interesar:

Nadal y su techo en Wimbledon 2012; Lukas Rosol

Wimbledon es el infierno


Comentarios recientes