Benneteau el perdedor de finales

Julien Benneteau a sus 31 años sigue sin estrenar su palmarés y acumula ya siete finales perdidas en el circuito de la ATP

Julien Benneteau es uno de esos jugadores que uno se sorprende cuando echa a mano a su palmarés y se da cuenta de que todavía no ha sido capaz de estrenarse como ganador de ningún título individual a pesar de sus siete finales disputadas a lo largo de su ya dilatada carrera, lo que le convierte en el tenista con el ranking más alto que nunca ha logrado ganar un torneo ATP.

Un dato realmente sorprendente para un tenista que con unas cualidades muy destacadas para jugar al tenis. Dueño de un primer saque más que correcto, Benneteau desprende un juego de fondo de pista más que notable, lo que le hace ser sólido tanto de revés como de derecha. Y qué decir de su volea, posiblemente su mejor golpe dentro de su amplio repertorio, y que tantos éxitos le ha dado como doblista.

Ese mismo juego completo le permite ser un tenista competitivo en cualquier superficie y le ha llevado a derrotar en alguna ocasión a siete de los diez primeros clasificados, y a cuatro de los cinco primeros del ranking. Y es que para los mejores, el francés siempre es un rival incómodo e inquietante. Así por ejemplo, Roger Federer, que ya había perdido con él en la segunda ronda de París-Bercy en 2009, tuvo que remontarle este mismo año dos sets abajo en Wimbledon camino de su séptimo entorchado en el césped del All England Club.

A Rafa Nadal no sólo le ha ganado, sino que además lo ha hecho con rotundidad, como su contundente 6-3, 6-0 en la primera ronda de Lyon en 2004. Incluso, cuando ha perdido le ha puesto las cosas complicadas, como en el Masters Series de Cincinnati de 2010 cuando tuvo bola de partido en el segundo set contra el mallorquín.

Lo mismo se puede decir de Novak Djokovic que ha perdido con él en una ocasión. El serbio sabe que cuando Bennetau aparece en el mismo lado de su cuadro hay problemas. Por no hablar de su compatriota Jo-Wilfried Tsonga o el español David Ferrer, a los que ha vencido en hasta cuatro veces.

Sólo Andy Murray, Juan Martín del Potro (con el que no ha jugado) y Juan Mónaco parecen escapar a los peligros que entraña enfrentarse con Julien.

Benneteau, un especialista en perder finales

Sin embargo, con 31 años y más de 12 años como profesional, todas estas victorias importantes que vienen a demostrar que es un jugador de calidad, no se transforman en títulos. Y no ha sido por falta de oportunidades, precisamente. Siete han sido las finales jugadas, y siete las derrotas a cual más dolorosa.

La maldición empezaría en la tierra batida de Casablanca por el año 2008. Su compatriota Gilles Simon le apartaba de convertir en realidad la posibilidad de ganar su primera final ATP. También, a final de esa misma temporada, Lyon se le iba a resistir. Entonces, el poderoso saque de Robin Soderling le apartaba del sueño.

En 2009, era Guillermo García-López el que le impedía decir que a la tercera va la vencida. La tierra de Kitzbuhel también le era esquiva. Lo mismo que la pista cubierta de Marsella al año siguiente, donde tras dejar en el camino a Gael Monfils y Jo-Wilfried Tsonga caía ante Michael Llodra.

Tanta mala suerte parecía que debía acabarse en Winston Salem. Pero el norteamericano John Isner le bajaba de la posibilidad de ganar a la quinta oportunidad.

Con la treintena ya sobrepasada, cualquier otro tenista se hubiera venido abajo moralmente ante tanta derrota. Y más cuando a principios de año, volvía a perder otra final, la sexta en Sidney, esta vez ante el finlandés Jarkko Nieminen, otro especialista en perder finales (10 en su carrera, pero con dos títulos).

Nieminen le ganó en Sidney 2012. Foto: solotenisonline.blogspot.com

Por si fuera poco, una terrible caída contra Andy Murray con le provocó una terrible fractura de codo y un esguince de tobillo que parecían dar por los suelos con la esperanza de volver a otra final. Sin embargo, en una recuperación propia de un campeón, Benneteau volvió más pronto de lo esperado y lo hizo para ganar la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos formando pareja con Richard Gasquet.

Esta pasada semana, Bangkok parecía la oportunidad de romper la maldición. Pista dura y cubierta, una de las especialidades de la casa. Enfrente, Juan Mónaco, un especialista en tierra sin ningún título en este tipo de canchas. Sin embargo, de nuevo el infortunio ha podido con Benneteau, que sigue sin darle alegrías a su palmarés.

Benneteau tampoco ha podido con Mónaco en Kuala Lumpur

Causas

A pesar de su inmenso talento, varias son las causas que explican por qué un tenista como Benneteau aún no ha estrenado su palmarés. La primera de ellas, su irregularidad. El francés es un tenista que es capaz de ganar a cualquiera, como demuestra sus victorias sobre los Top-10. Pero de igual forma, es un tenista de rachas que puede perder de forma inexplicable durante varias semanas seguidas con jugadores con un tenis mucho menor, lo que le hace bajar enormemente en el ranking y con ello sus posibilidades.

De hecho, el mejor puesto de Benneteau en la clasificación ha sido el 26º, que precisamente logró el pasado mes de abril, cuando se encontraba aún convaleciente de su lesión en Monte Carlo de su partido contra Murray.


Otro aspecto que le impiden coronarse campeón quizás sean los nervios. No todos los tenistas reaccionan igual ante momentos de tensión, y evidentemente, parece que Benneteau no es un jugador que desarrollé sus mejor tenis en las finales. En las finales, su muñeca y sus golpes no funcionan de la misma manera que en el resto del torneo. No es que Benneteau haya jugado finales con grandes campeones, sino que la mayoría de veces lo ha hecho con jugadores de su misma categoría, o incluso menos.

La última explicación es la mala suerte. Cuando alguien no gana tras tantas oportunidades es que algo de mal fario tiene. Y más cuando en casi todas las finales, ha logrado forzar el tercer set y acabar perdiendo por detalles.

En dobles, la casa cambia

Este tipo de suertes en los individuales, no es trasladable a su carrera de doblista. Aquí, las cosas cambian. Además, de lograr la citada medalla de bronce en Londres, Julien Benneteau puede presumir de tener seis títulos en sus vitrinas, uno de ellos, el Masters 1000 de Shanghái logrado hace tres años junto a su compatriota Jo-Wilfried Tsonga.

Shanghái fue el título de dobles más importante ganado por Benneteau. Foto:Zimbio.com

Y es que aunque parezca mentira, no siempre Benneteau acabo viendo al rival levantando los brazos.

También te puede interesar:

Benneteau se lesiona: segunda víctima de las pistas de Monte Carlo.

Comentarios recientes