La vida del tenista después de la retirada

Muchos tenistas deciden continuar vinculados al tenis y otros rompen por completo su relación con la raqueta

Una vida diferente se abre a los tenistas cuando deciden abandonar sus carreras profesionales. Una trayectoria generalmente dedicada por completo al tenis, tiene su final con una retirada que les abre las puertas a un mundo completamente distinto al vivido hasta entonces.

El adiós de un deportista en general, y de un tenista, en particular, no es sencillo. La falta de entendimiento en muchos casos de que ha llegado su hora, de que el rendimiento ya no es el mismo de antaño, o el miedo a un futuro lleno de dudas, marcan la hora de anunciar la retirada.

Sin embargo, muchas son las salidas de las que goza un tenista. En la mayoría de los casos, suelen además estar relacionadas con el tenis. En ese sentido, son multitud los que se decantan por ser entrenadores.

Sus conocimientos adquiridos en su carrera deportiva, así como su experiencia en este “mundillo”les hace ser de valiosa ayuda a los chavales más jóvenes. Algunos se decantan por enseñar a los más pequeños, otros en cambio prefieren dar el salto y aconsejar a jugadores profesionales.

Ejemplos hay muchos. En ocasiones, los entrenadores han sido mejores que los jugadores ( Ivan Lendl con Andy Murray )y otras veces el alumno ha superado al maestro (Roger Federer con Paul Annacone). Y es que no hace falta que sepa jugar mejor el profesor, sino que la cuestión reside en saber transmitir lo mejor posible la información.

Lend es el entrenador de Murray. Foto: thesun.co.uk

Por eso, muchos deciden crear su propia escuela y trabajar sobre una base de jugadores de corta edad. España es un buen ejemplo de ello con la academia Sánchez-Casal, 4Slam Tennis o Equelite, que son capaces de atraer a jóvenes de cualquier parte del mundo.

No sólo a golpear la pelota hay que enseñar, sino también a manejarse con patrocinadores, torneos o prensa. Es por eso, que otros deciden dar el salto a hacerse representantes o managers de jugadores para tratar de llevarlos por el buen camino (caso Carlos Costa con Rafa Nadal).

Para los más afortunados, la suerte les recompensa con la posibilidad de ser capitanes de equipo de Copa Davis. Una manera de sentirse protagonistas y seguir apareciendo en el primer plano del mundo tenístico con un papel relevante. ( Patrick Rafter, o Alex Corretja son alguno de los de casos).

Incluso a directivos de sus federaciones de tenis han llegado otros como Albert Costa, actual director deportivo de la Federación Española de Tenis, o el holandés Richard Krajicek, encargado de dirigir el torneo de Rotterdam.

Comentarista una profesión muy recurente

La conversión en comentarista es una de las más recurrentes cuando un tenista acaba su carrera. Bien sea por su gran forma de expresarse ante las cámaras o su por su excelente carrera profesional, lo cierto es que muchos acaban con un micrófono entre las manos.

Boris Becker y John McEnroe son los casos más llamativos a nivel mundial. El alemán dispone de su propio canal de televisión (Boris Becker TV) donde muestra imágenes de su carrera y de su vida actual. Junto a ello, es comentarista en la BBC desde 2009 del torneo de Wimbledon y ha aparecido en shows de la cadena británica con notable éxito, lo que le ha valido para ser nombrado el alemán favorito de los ingleses.

En la BBC también aparece John McEnroe que expone su peculiar punto de vista del tenis cada año en el torneo londinense.

Becker y McEnroe comparten micro en la BBC. Foto: theguardian.co.uk

En España, también se han dado caso de comentaristas que han sido ex tenistas. Alberto Berasategui (ahora entrenador de Feliciano López), Emilio Sánchez Vicario, Vivi Ruano, o Roberto Carretero son algunos de los ejemplos más significativos que se han puesto delante de los micros. Aunque, quizás ninguno con la habilidad que ha mostrado, Tomás Carbonell en la actualidad, o Alex Corretja anteriormente.

El último mostraba con un tono desenfadado los entresijos de un partido, además de dar la pertinente explicación técnica. Carbonell, ha ido un paso más allá y se ha convertido en uno de los referentes de lo que tiene que ser un comentarista de tenis.

La explicación, el análisis y una forma de hacerle llegar al espectador las cuestiones más complicadas de lo forma más sencilla, le han situado como uno de los comentaristas favoritos por los espectadores. Todo ello, a través del respeto y un estilo serio e ingenioso, lo cual no siempre resulta fácil de conseguir. En ese sentido, Carbonell ha sabido ganarse al aficionado inexperto en el tenis, y al profesional con más conocimientos.

Algunos se han alejado del tenis por completo

Sin embargo, no todos los tenistas retirados han decidido seguir vinculados al tenis. En Rusia tenemos el ejemplo de dos casos que han buscado nuevos horizontes más allá de una pista de tenis. Marat Safin se ha metido dentro de la política y es diputado en el Parlamento ruso del Partido Unido de Rusia.

Safin es ahora parlamentario ruso

Su compatriota Yevgueny Kafelnikov tras un pase por el mundo del póker, se dedica ahora a ser golfista profesional con cierto éxito, hasta el punto de haber resultado campeón de su país.

El francés Yannick Noah, ha hecho incursiones en la música y ya ha lanzado varios discos que le han valido para ser uno de los hombres más queridos en Francia por delante incluso de figuras como Zinedine Zidane.

Otros como Jordi Arrese han decidido compaginar sus labores de entrenador con emprender su carrera de empresario y ha montado su propia cadena de restaurantes (Fres co), basada en alabar las bondades de la comida mediterránea. En ese sentido, René Lacoste y Fred Perry ya demostraron con sus líneas de ropa, como ser un buen emprendedor.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes