Mahut dice que Nadal no ganaría con la raqueta de Federer

Nicolas Mahut ha señalado que Nadal no ganaría Roland Garros con la raqueta de Federer

Mahut ha hablado de las diferencias de raqueta. Foto:lexpress.fr
Mahut ha hablado de las diferencias de raqueta. Foto:lexpress.fr

El francés Nicolas Mahut ha sorprendido al mundo del tenis al afirmar “que Nadal con la raqueta de Federer no ganaría Roland Garros” en una declaraciones emitidas a través de la cuenta oficial de Twitter del diario deportivo L´Equipe.

Mahut, un tenista bastante comedido en sus apariciones ante la prensa, ha lanzado una frase que tiene su sentido si se comparan las enormes diferencias entre las raquetas de los dos mejores tenistas del circuito en activo.

En este sentido, cada tenista profesional utiliza la raqueta que cree más oportuna para sus condiciones y características como tenista. Por ejemplo, Roger Federer utiliza una Wilson Pro Staff. 6.1.90 BLX que le otorga una mayor potencia al golpear la pelota. La cabeza pequeña de su arma le hace ser preciso y contundente. Sin embargo, como contrapartida, le obliga a golpear en el punto exacto teniendo muy poco margen de error, hecho que en ocasiones le provoca golpear varias cañas a lo largo de un partido. Ello le obliga a disponer de un físico privilegiado.

Rafa Nadal en cambio dispone de una Babolat AeroPro Drive GT que tiene una cabeza mucho más grande. Ello le permite tener un mayor control de la pelota en los intercambios largos, pero le dificulta más la adquisición de potencia.

En realidad, la diferencia de las raquetas lo que hace es demostrar las cualidades de uno y otro. Un jugador como Roger Federer, que dispone de una técnica exquisita y un golpeo de pelota prácticamente perfecto, lo que busca es tener una raqueta que le permita realizar golpes ganadores con facilidad y dominar el punto la mayor parte de las ocasiones. En definitiva, la Wilson que utiliza Federer es ideal para tenistas ofensivos como él.

Roger Federer suele llevar una Wilson de cabeza estrecha

En cambio, Nadal, que este año ha añadido un poco más de peso a su raqueta, busca una que le permite intercambiar pelotas de una forma más segura. En ese sentido, un jugador que basa su poder en el fondo de pista lo que quiere es seguridad, y es por ello que busca una raqueta con una cabeza mucho más amplia.

Esto le permite recuperar bolas difíciles en situaciones complicadas que con otra raqueta más estrecha le costaría mucho más. Además, al no ser Nadal un jugador de “winners” prefiere sacrificar la potencia por el control. Dicho de otra forma, la raqueta de Nadal está pensada para jugadores más sólidos.

Nadal lleva una Babolat con cabeza más amplia

Sin embargo, las diferencias de raquetas no sólo se ciñen al marco y sus componentes, sino evidentemente al cordaje. El suizo compite con un cordaje híbrido (cuerdas verticales de tripa y horizontales de poliéster) y una tensión de 22/23 kilos. Nadal en cambio suele utilizar una tensión de 25 kilos y un cordaje de monofilamento propio de Babolat.

Unas medidas bastante normales si se comparan con los 41 kilos que llegó a utilizar el austríaco Thomas Muster o los 13 del italiano Filippo Volandri.

Una obviedad en las palabras de Mahut

Todas estas diferencias citadas anteriormente no hacen nada más que resaltar que lo dicho por Nicolas Mahut es una obviedad. Evidentemente, Nadal no tendría la misma facilidad para ganar Roland Garros si jugara con una Wilson. Pero tampoco Federer podría imponer su estilo agresivo si tuviera entre sus manos la raqueta de la que dispone el balear.

Los jugadores están acostumbrados a jugar de una determinada forma y cualquier cambio mínimo les afecta en su manera de juego. El propio Rafa Nadal, que este año ha incrementado en tres gramos el peso de su raqueta confesó que necesito un periodo de adaptación previo de casi un mes.

Y ni que decir, Novak Djokovic, que en 2009 cambió de fabricante de raqueta (de Wilson a Head) y tuvo un inicio desastroso de temporada como consecuencia de su falta de adaptación.

Es por ello, que las palabras de Mahut no hacen nada más que constatar una realidad y una obviedad. Sin sus raquetas de siempre ni Federer ni Nadal serían los mismos de siempre. Pero ni él mismo tampoco.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes