Fish se plantea la retirada

A punto de cumplir 31 años, los problemas de salud y la desmotivación le hacen a Fish plantearse su retirada

Mardy Fish se está planteando la retirada. Otro de los estandartes del tenis norteamericano podría seguir los pasos de su amigo Andy Roddick y anunciar su adiós del circuito después de una temporada marcada por la falta de motivación y los problemas de salud.

Con 30 años, Fish, que está semana se ha dado de baja en el torneo de Tokyo, está teniendo una campaña llena de altibajos, una constante que también ha seguido a lo largo de toda su carrera. Para colmo, los problemas cardíacos detectados esta pasada primavera le han llevado a un año muy irregular que le hacen replantearse su futuro.

Jugador con un gran talento, cuando está en forma, Mardy Fish es capaz de ganar a cualquiera. Su poderoso saque y gran revés unido a las excelentes habilidades en la volea le hacen ser un jugador muy peligroso en pistas rápidas.

El problema es que ese Fish en estado de gracia tiende a verse muy pocas veces al año. La gira norteamericana de cemento y en ocasiones la hierba, son los únicos lugares al año donde el tenista de Minnesota ofrece todo su repertorio. El resto del año languidece en un estado que le lleva a caer en primeras rondas asequibles para un jugador de su nivel, o ni siquiera a aparecer por los torneos, como suele hacer durante la gira europea de tierra batida.

Esto le ha llevado a tener un palmarés un tanto pobre para un jugador de su talento. Seis títulos ATP menores jalonan su trayectoria. De ellos, cinco en los Estados Unidos ( (Atlanta en dos ocasiones, Newport, Delray Beach y Houston) y uno en Europa ( Estocolmo), que delatan su escaso rendimiento fuera de su país.

Fish ha ganado dos veces en Atlanta.Foto: Zimbio.com

Sin embargo, más que los títulos, lo que más ha marcado a Fish han sido las finales perdidas. A la medalla de plata conseguida en los Juegos Olímpicos de 2004, el de Minnesota añade cuatro finales Masters 1000 ( Cincinnati dos veces, Canadá e Indian Wells). Unas veces Djokovic, otra Federer, o hasta su compatriota Roddick, le han apartado de subir a su palmarés algún torneo importante.

Dos puntos de inflexiones han sido los que han marcado la carrera de Fish. El primero en 2009. Tras un inicio prometedor, la carrera de Fish se estancó en parte por la falta de compromiso con el tenis. Su poca atención a la dieta y una operación de rodilla le hicieron perderse el tramo final de la temporada. El propio Fish calificó su lesión como consecuencia de una falta de ética de trabajo y de disciplina.

En su vuelta al año siguiente, el circuito encontró a un tenista diferente. Con 15 kilos menos, mucho más profesional, Mardy Fish fue capaz de pasar en siete meses de estar por encima del número 100 a colarse en el Top 20 ganando incluso los títulos de Newport y Atlanta y alcanzando la final de Cincinnati. Las pizzas y las hamburguesas habían quedado en un segundo plano.

Fish perdió con Federer en Cincinnati 2011

Esa misma perdida de peso, le permitió el año pasado tener su mejor temporada como profesional. Al título de Atlanta volvió a sumar una final de Masters 1000 (Canadá) y unos cuartos de final de Wimbledon (su mejor actuación en un grande junto a los cuartos del US Open 2008 y Australia 2007). Pero sobre todo donde más destacó fue en una faceta desconocida para él: la regularidad, que le hizo clasificarse por primera vez en su vida para la ATP World Tour Finals de Londres. Además, consiguió acabar el año como el mejor tenista de los Estados Unidos.

El segundo punto de inflexión vino durante el torneo de Miami. Tras un inicio de temporada horrible donde no había sido capaz de alcanzar los cuartos de final en ninguna cita previa, las pistas de Crandon Park parecían ser el inicio de una nueva resurreción.

Sin embargo, tras caer en cuartos con el argentino Juan Mónaco, su corazón dio signos de debilidad. Una arritmia, llevada muy en secreto, lo tuvo apartado hasta Wimbledon, e incluso le hizo pasar por el quirófano en mayo para corregir esos problemas cardíacos.

Fish tuvo un problema en el corazón en Miami

Tras llegar a octavos en Wimbledon, donde caería con el francés Tsonga, la gira americana volvió a ver a un buen Fish, lo que le permitió volver a colarse entre los 16 mejores de Nueva York. Sin embargo, cuando debía enfrentarse a Roger Federer, nuevos cambios en las palpitaciones de su corazón le obligaron a abandonar.

Esa derrota le hizo mucho daño ya que el cuarto grande de la temporada es uno de los torneos más importantes del año para Fish y no poder competir ante su público fue un duro golpe. A ello, además se le sumó la incerteza de saber exactamente como se encontraba su cuerpo.

El incierto futuro de Fish

Con esta perspectiva, el futuro de Fish cobra mucha incertidumbre. El jugador de Minnesota ya ha confesado en muchas ocasiones la preferencia por disputar preferentemente la gira americana dejando a un lado los torneos europeos.

Sus esfuerzos a lo largo de la temporada son dosificados, principalmente con el fin de llegar en la mejor forma posible al cemento norteamericano. Allí, ante su público y en su superficie preferida, es un jugador muy complicado de derrotar.

Fish y Roddick son grandes amigos. Foto: lainformacion.com

Sin embargo, este contratiempo en el corazón y el paso de los años (este diciembre cumplirá 31 ) le hacen tener serias dudas acerca de su futuro. Por si fuera poco, su gran amigo dentro del circuito, Andy Roddick ya se ha retirado. Si su rendimiento ya no pudiera ser el mismo, no tendría sentido seguir con la raqueta. Y mucho menos arriesgarse a sufrir complicaciones en un salud maltrecha.

También te puede interesar:

Problemas cardíacos de Mardy Fish

Adiós a Andy Roddick

Comentarios recientes