La crisis del tenis ruso masculino

Tarpishchev capitán de Copa Davis y Fed Cup de Rusia habla de problemas de financiación e inversión

Rusia ha sido históricamente una súper potencia en el mundo del tenis y muchos de sus jugadores han sido referentes en el panorama internacional, sin embargo, la derrota contra Brasil en la Copa Davis deja al desnudo las carencias de la Federación Rusa y del sistema que sostiene los cimientos del tenis ruso masculino, la fuga de talentos y la esquiva de los mejores entrenadores a trabajar para la Federación y su elección por trabajar de forma particular en lugar de hacerlo en la formación de jóvenes. Tarpishchev, capitán de los equipos de Copa Davis y Fed Cup ha explotado y se ha quejado de la falta de apoyo financiero para el tenis ruso.

Tarpischev con Davydenko que se tapa la cara. Foto:fuebuena.com.ar

El tenis masculino vs el tenis femenino

Uno de los temas principales que preocupan a los tenistas masculinos rusos es la dificultad para encontrar patrocinadores personales. Después de varias declaraciones que han hecho algunos de estos tenistas parece claro que el interés principal en Rusia anda muy alejado de la categoría o calidad de los tenistas masculinos y que las apuestas están más cerca de la calidad, pero también de la belleza y elegancia que aportan las jugadoras rusas. Es decir, en Rusia la apuesta está claramente definida por las tenistas del circuito femenino y ahí sí se encuentran grandes contratos. El balance es muy sencillo; 5 jugadoras en el Top 25 y 9 en el Top 100 de la WTA, mientras que en ATP sólo hay 5 jugadores en el Top 100 y sólo uno en el Top 25, Mikhail Youzhny.

Tarpishchev con Youzhny en Copa Davis

Maria Sharapova abandonó Rusia para irse a vivir y entrenarse a Estados Unidos. La hégira de jugadores y jugadoras que cambian de residencia es relativamente lógica y normal. El clima y sobre todo la proximidad con los núcleos donde hay más torneos donde se pueda ganar dinero habilitan la salida de muchos de ellos. “Hay 18 torneos, incluidos los Grand Slams y Miami, y si añades las competiciones por equipo así que los jugadores profesionales pasan entre 34 y 36 semanas en torneos internacionales lejos de Rusia. Nadie se ha parado a pensar cuánto le cuesta a un jugador o jugadora con residencia en Rusia completar el circuito. A diferencia de otros deportes, los jugadores se pagan todos los gastos y desplazamientos y tienen que financiarse a sí mismos”, explicaba Tarpishchev.

Maria Kirilenko y los encantos del tenis ruso femenino

Fuga de talentos

Sin embargo, otra de las bases de la crisis del tenis ruso se cimienta en la fuga de talentos. Kazajistán, por ejemplo, sí estará en el Grupo Mundial y lo hará con una base de jugadores formados y nacidos en Rusia. Korolev, Kukushkin y Golubev son nacidos en el país vecino, pero, “por el contrario a lo que ocurre aquí (Rusia), en Kazajistán sí hay dinero privado que está interesado en el tenis y se invierte”, explicaba el capitán de los equipos masculino y femenino ruso. “Su decisión fue irse, pero dejamos que los jugadores se vayan porque quizá, si no, tenían que haber dejado de jugar por falta de dinero. Si no se hubieran ido a donde la Federación les paga y les subvenciona gastos, nunca se hubiera oído hablar de ellos”, finalizó.

Otro de los problemas que se encuentra la Federación es la falta de recursos económicos para convencer a grandes entrenadores rusos, que los hay, para la formación de jóvenes talentos. Sin embargo, la falta de financiación y recursos hace que estos prefieran entrenar de forma particular a profesionales que quedarse en la Federación preparando júniors. “Es una vergüenza cuando se sabe que los resultados se pueden lograr. Hay un plan para construir 12 academias de tenis, pero no se ha puesto el dinero para ello. Nos llevamos una plata y un bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y el Ministro de Deportes ni siquiera se ha manifestado orgulloso de nosotros”, concluyó Tarpishchev.

Rusia queda en una etapa muy comprometida con la mayoría de sus jugadores con muchos años como para competir al máximo nivel, como Davydenko o Youzhny, y con falta de calidad en el resto de sus componentes para poder competir. Los resultados de la salud del tenis masculino ruso lo demuestra su caída en la Copa Davis, pero los problemas internos en la Federación parecen mucho más graves que todo esto.

Comentarios recientes