El calendario y las quejas de la ATP a la ITF sin soluciones

Los jugadores tienen los mismos problemas que hace décadas, pero la ATP no cambia nada sustancial

El calendario del tenis profesional se ha convertido en un auténtico hervidero con el constante conflicto entre los intereses de la ATP (la Asociación de Jugadores) y la ITF (la Federación Internacional que rige los destinos de los Grand Slams y de la Copa Davis como competiciones más destacadas).

Las tensiones entre ambos organismos no ceden y será muy difícil buscar una solución que sea del agrado de ambos. De momento, la Asociación de Jugadores, instada por el Consejo, ha dado un serio toque de atención y ha comenzado a organizarse para buscar alternativas atacando al corazón de la ITF, un Grand Slam, y ya conocemos las intenciones de boicotear el Open de Australia. Una durísima amenaza de los jugadores.

Sin embargo, los Grand Slams son como grandes instituciones que puedan ser atacadas realmente. Sofocado el primer núcleo de incendio, otro de los principales problemas es la Copa Davis. Obviamente, lo que es absolutamente ridículo es que se juegue un lunes la final de la Copa de Maestros, donde están los mejores 8 jugadores del mundo, y la final de la Copa Davis arranque el mismo viernes. ¿Se imaginan una final Argentiva vs España, con Del Potro, Mónaco, Nadal y Ferrer en Londres y tres días después en Buenos Aires? Pues así está montado este negocio.

De momento Argentina ha caído, por las lesiones de sus principales hombres, Del Potro y Nalbandian, claro que en el caso de Del Potro, hablar de sobrecarga del calendario es algo complejo, porque él mismo ha aceptado jugar un par de partidos más de exhibición el 12 y el 13 de diciembre en Tigre y contra Roger Federer, (otro de los que ha pedido urgentemente vacaciones). Evidentemente el problema de los jugadores no sólo es de sobrecarga y cansancio, es de dinero. Porque por un alto precio sí juegan exhibiciones o torneos ATP 250, como en Halle el suizo o el mismísimo Nadal, (que se lesionó en Wimbledon), pero que ya iría bastante cargado en Alemania… digo yo. Claro que el pico en el talón de Gerry Weber bien merecía un esfuerzo.

¿Cuál es la estrategia de la ATP o de cada jugador?

Los problemas de la saturación del calendario no son nuevos. Ya en los años 70 y 80 habían jugadores que pasaban de los 80 partidos y se iban a picos de 90, por no hablar de los Jimmy Connors, Guillermo Vilas o McEnroe, que podían llegar hasta 100 en una misma temporada. Las cosas no han cambiado a este respecto, si no que, incluso estamos hablando de ostensibles mejorías. Hoy en día los mejores jugadores de individuales no participan en el circuito de dobles, cuando, por entonces se jugaban en los torneos tanto individuales como dobles y muchos de los mejores jugadores de individuales también lo eran de dobles, como el caso de McEnroe, el más destacado, pero también lo fueron, Wilander, Edberg, Connors. Muchos de ellos jugaban la misma cantidad de partidos que ahora lo hacen los mejores, más los de dobles y en muchos casos lo hacían en encuentros sin tiebreak, (en ningún set).

Las quejas de los jugadores de hoy en día tienen difícil explicación. La ATP son ellos mismos. El calendario se vota y estructura con respecto a su voluntad y sólo se les computa un determinado número de torneos. Jugar más o menos depende ya de su planificación individual. Entonces, ¿por qué las quejas?

Diferentes estrategias entre jugadores

Una de las grandes preocupaciones de los jugadores, como hemos explicado anteriormente es cómo organizar y gestionar su calendario. La saturación no es un problema para los jugadores más pequeños porque caen a las primeras de cambio. La carga de partidos y en consecuencia de torneos en el calendario es para los mejores. En este sentido podemos ver como esta temporada, con los Juegos Olímpicos, jugadores como Del Potro (67), David Ferrer (72), Novak Djokovic (71) o Roger Federer (69), están sobrecargados. (Entre paréntesis el número de partidos oficiales disputados entre ATP y Davis). Sin embargo sería más fácil explicar la sobrecarga a través de su selección de torneos a los que han acudido, (y evidentemente a su éxito en los mismos), más que al problema del calendario.

Cuando los mejores jugadores hablan de modificar el calendario no sólo lo hacen para tratar de jugar menos partidos o con menos exigencias, si no que en realidad lo hacen para poder optimizar el mejor producto que pueden vender… ellos mismos. Lo explicamos. Poder estar en la élite implica jugar y ganar muchos partidos en Masters 1000 y Grand Slams. Es más; Djokovic este año sólo ha jugado un torneo que no sea uno de estas características, en Dubai un ATP 500. La cantidad de partidos que ha jugado no es exagerada por la cantidad de torneos que ha disputado, si no por los partidos que ha ganado en cada uno de ellos y porque muchos de los más importantes son consecutivos.

Pero, en realidad, Djokovic ha competido 13 semanas. (Alguna más si computamos aquellos torneos que debería haber acabado domingo y acabó lunes, pero en principio 13 torneos). Federer ha estado trabajando 16 semanas. Halle y Rotterdam como torneos que no ha hecho Nole, y las dos eliminatorias de Copa Davis que ha jugado, (pero él no estuvo en Monte Carlo). Ferrer, por su parte ha trabajado 19 semanas. Ha estado en torneos más pequeños, donde no acuden los jugadores del Top 4, (y ha aprovechado para ganarlos); Auckland, Buenos Aires, Acapulco, s-Hertogenbosch y Bastad, además de haber competido en las dos eliminatorias de Copa Davis. Y lo que le queda… porque defiendo muchos puntos en Asia y querrá jugar en Valencia, que es “su” torneo, nunca mejor dicho.

Sin embargo, restar torneos sería injusto para el resto de jugadores de perfil medio porque ahí es donde tienen la opción de ganar más puntos y dinero. Para un jugador alejado del Top 30, todo lo que no sea participar en torneos ATP 250 y similares es un reto muy difícil poder jugar unas semifinales ni hablar de una final o ganar premios más grandes. ¿Cómo debería planificar su temporada un jugador de este perfil si acortan el calendario?

Quizá la pregunta es cómo deberían planificarse cada jugador. Y menos si el calendario es más o menos acertado. La ITF no va a ceder. Modificar las fechas de los Grand Slams, es muy complicado y con respecto a la Davis, (donde se llego a proponer un modelo bianual, es inviable). De tal forma que la ATP debe amoldarse a lo que hay. ¿Cómo lo van a hacer? Ya conocemos la primera propuesta de Drewett para 2014. Que se las explicamos en este link.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

LA ATP PLANEA UN BOICOT AL OPEN DE AUSTRALIA

CRAIG TILEY CONFIRMA LA INTENCIÓN DE BOICOTEAR AUSTRALIA

UN CALENDARIO 2012 MÁS CORTO INTENSO Y BAJO AMENAZA DE HUELGA

FEDERER SE ENCUENTRA HERIDO Y AGOTADO

EL CALENDARIO INCITA A LA HUELGA

HUELGA DE TENISTAS 2012: PELIGRO DE HUELGA

NADAL ABANDONA EL CONSEJO DE JUGADORES

HUELGA SÍ, HUELGA NO

LOS EXCESOS DEL CALENDARIO AGOTAN A LOS MEJORES

LA ATP EN BUSCA DE GRANDES CAMBIOS EN EL CALENDARIO

Comentarios recientes