¿Quién será el número 1 en 2013?

La lucha por el número 1 del mundo en la temporada 2013 parece que estará más abierto que nunca.

La lucha por el número 1 promete emociones fuertes
La lucha por el número 1 promete emociones fuertes

 

La temporada actual aún no ha acabado y empieza ya a abrirse el debate sobre quién será el rey de la ATP en el próximo 2013. ¿Aguantará Federer un año más en la cúspide, volverá Nadal a su mejor nivel, o será Djokovic el mismo hombre que arrasó en 2011? Muchas interrogantes para un año que promete más emociones que nunca.

Un año intenso el que se espera, donde la gran duda radicará en conocer si se mantiene el dominio del Top 4, o por el contrario, surge algún otro hombre capaz de entrar en ese selecto grupo de elegidos llamados a liderar el tenis.

Para empezar, hay que señalar que 2013 tendrá un calendario mucho más racional que el de este año. La ausencia de los Juegos Olímpicos permite a los grandes jugadores dividir la temporada en dos y tomarse un respiro una vez finalizado Wimbledon. Desde la final del grande londinense, hasta la llegada del Masters 1000 de Toronto, los tenistas podrán disfrutar de cuatro semanas en las que las mayores citas será el ATP 500 de Hamburgo y el de Washington, torneos donde no suelen acudir los jugadores que luchan por el trono mundial.

Cuatro son los hombres que suenan para ocupar ese privilegiado puesto. El primero, el actual número 1 del mundo, Roger Federer. El suizo es un rival muy a tener en cuenta a pesar de que la próxima temporada cumplirá 32 años. Un hombre que ha acabado cinco veces como número 1 (2004, 05, 06, 07 y 09) sabe perfectamente como afrontar tal reto. La prueba este mismo año 2012. Tras parecer descartado en la lucha entre Djokovic y Nadal, su victoria en Wimbledon le relanzó a la cima del tenis otra vez.

Federer volvió a ganar en Wimbledon

A favor de Federer juega su experiencia y su gran polivalencia en todas las superficies. El suizo ha sido capaz de llegar por lo menos cinco veces a todas las finales de Grand Slam, cifra indicativa de tremendo nivel.

Un hecho que también le ayuda es la aligeración del calendario. Sin Olimpiadas, Roger se puede permitir un parón a mitad de temporada con el que reponer fuerzas para afrontar su parte preferida del año: la pista cubierta.

El problema es que los años van pasando y Federer a lo mejor opta por centrarse en los torneos importantes (Grand Slams y Masters 1000), dejando a un lado la lucha por el número 1 que consume muchas energías.

De esas es precisamente de lo que va sobrado el otro gran aspirante, Novak Djokovic. El serbio es el gran favorito para acabar la temporada presente como número 1. Sería el segundo año consecutivo después de su excepcional 2011. 

En el haber de "Nole" juega su tremenda competitividad en cualquier clase de superficie. Allá donde juega el serbio, es uno de los grandes favoritos. Si a eso se le suma la regularidad mostrada en los dos últimos años,  está claro que es el jugador con más opciones. Su mayor incoveniente es que Djokovic lleva dos años jugando casi todos los torneos posibles al máximo, y eso es muy difícil de aguantar hasta para un tenista de su categoría.

De hecho, ese ritmo brutal ya le ha pasado factura en más de una ocasión a final de temporada, donde Djokovic ha sufrido mucho en la Copa Masters. No en vano en 2007, 2009 y 2011 no pasó la ronda del Round Robin, si bien es cierto que en 2008 gano el torneo.

Djokovic ganó la Copa Masters del 2008

Caso similar en cierta manera al de Rafa Nadal. Sus extraordinarias temporadas de tierra batida donde suele tener la costumbre de ganarlo casi todo le otorgan unos puntos valiosos en esta carrera hacia el número 1. Además, ya ha demostrado su adaptación a cualquier clase de superficie, como demuestra que ha sido capaz de vencer en los cuatro grandes de la temporada.

Sus problemas vienen por dos lados principalmente. El primero, el estado de sus rodillas. Su larga inactividad en 2012 puede pasarle factura hasta que Rafa pueda coger el ritmo de antaño. Sin embargo, también puede jugar a su favor, ya que podemos encontrar un Nadal más descansado tanto físicamente como psicológicamente. Y un Nadal al 100% es un adversario temible.

El otro gran problema es que, precisamente, sus buenas actuaciones en la parte central de la temporada le hacen llegar literalmente "fundido" a final de temporada. Y en ese último trozo del año, hay muchos puntos en juego que se pueden escapar.

De todas formas, con Nadal todo es posible. Pocos tenistas han habido en el circuito que hayan estado alejados media temporada y hayan conseguido mantenerse entre los cuatro primeros del mundo.

El cuarto aspirante es el escocés Andy Murray. Tras ganar en 2011 su primer "major" y la medalla de oro olímpica, 2012 debe de ser el año de la confirmación. Ahora bien, una cosa es ganar un Grand Slam y otra es ser número 1. Ahí, la cosa parece estar más complicada para Murray que tiene en la irregularidad y en la tierra batida su gran handicap.

Murray ganó en Londres el oro individual y la plata en mixtos

El tenista de Dunblane suele regalar algunas primeras rondas en varios Masters 1000 al año. Demasiado botín cuando se compite contra gente que no suele bajar de semifinales como Nadal, Djokovic o Federer. 

Además, al contrario que todos ellos, su rendimiento en arcilla baja de manera notoria. A pesar de haber cuajado alguna buena actuación en Roland Garros (semifinal 2011), el escocés sigue un peldaño por debajo de los mejores en tierra. Para muestra, ha sido incapaz de vencer a alguno de los 6 mejores del mundo en este tipo de pistas.

Y a pesar de que la tierra batida está en regresión, sí que pone en juego 5000 puntos a través de 3 Masters 1000 y un Grand Slam. Por tanto, si Andy quiere luchar por el liderato, debe mejorar de forma considerable en este tipo de canchas.

 

Un "quinto hombre"

Tal y como han transcurrido las últimas temporadas, no parece que haya algún otro hombre preparado para dar el salto a un objetivo de tal calibre. Quizás, el único con capacidad para ello sea el argentino, Juan Martín del Potro. Ganador del US Open en 2009, si la salud le acompaña ya sabe lo que es ser regular.

En 2008, inició su explosión definitiva con una racha de 24 partidos que le llevó a ganar cuatro títulos y que precisamente cortó Andy Murray en el US Open. Un año después, conquistó Nueva York y alcanzó la final de la Copa Masters y las semifinales de Roland Garros.

El gran incoveniente de "Delpo" son las lesiones que le azotan en sus muñecas en los últimos tiempos. Aspirar a ser número 1 del mundo sin estar sano es una quimera.

Fuera del argentino, no parece que haya otros nombres dispuestos a hacer sombra al Top 4. Berdych acostumbra a realizar actuaciones brillantes, con otras no tanto. David Ferrer si muestra regularidad, pero le falta ese último empujón que le lleve a ganar cosas grandes.

Del que sí que habrá que estar atento es de Milos Raonic. El joven canadiense ya ha mostrado maneras de jugador de futuro, y este mismo año se ha impuesto a Andy Murray en Barcelona, además de tener a Federer contra las cuerdas en Madrid. Le falta un grado de madurez y experiencia, pero todavía tiene 21 años.

 

También te puede interesar:

 

Federer y Djokovic, el cansancio y las estrategias del calendario

 

Publicidad

Apuesta del día

Apuesta del día: Liverpool - Real Madrid / Champions League

Liverpool - Real Madrid / Champions League

El Real Madrid quiere continuar su camino en la Liga de Campeones y lo hace en un escenario mítico como Anfield contra el Liverpool

Ver todas las apuestas del dia

Comentarios recientes