Tenis y sobrepeso: el caso de Taylor Townsend

Número 1 del mundo junior se vio discriminada al pagarse sus propios gastos en US Open pues su Federación no quería que acudiera por peso excesivo

Taylor Townsend, número 1 del mundo junior y campeona en dicha categoría del Open de Australia, lloraba amargamente cuando la USTA (Federación de Tenis de Estados Unidos) le comunicaba que no acudiría al US Open, ni al torneo absoluto ni al junior ni a ningún otro torneo futuro, hasta que no redujera su peso; la familia se reveló y la disputa llegó a protagonizar programas televisivos norteamericanos como Good Morning America en la ABC; todo esto nos lleva a preguntarnos ¿cómo de importante es la nutrición y la forma física en el circuito? ¿va la WTA camino de ser una pasarela de modelos?

Serena ha tenido problemas de sobrepeso

El caso de Taylor, ya resuelto pues tras todo el revuelo mediático la USTA sí financiará los gastos que tuvo Townsend en el US Open, nos sirve para valorar cómo de importante es el aspecto físico. "Realmente no sé qué hay que valorar, es la mejor niña del mundo de su edad, lo dicen los rankings y la Federación parece que no se entera", decía la madre al New York Times cuando se destapaba todo. En Estados Unidos se celebra un torneo interno entre las grandes promesas con el fin de otorgar a la campeona (y normalmente también a la subcampeona) una WC para el cuadro principal del US Open. Este año Taylor perdió aquélla final ante su compatriota Victoria Duval. Lo esperable era que como subcampeona de dicho torneo, número 1 del mundo junior, gran promesa del país en el futuro y campeona individual del Open de Australia Junior (además de Roland Garros y Wimbledon junior en dobles), Taylor disfrutara (como poco) de una invitación para la previa.

No fue así. A Taylor le comunicaron que no acudiría a Nueva York, tampoco al torneo junior, al no encontrarse 'en forma'. Le reprochaban kilos de más. Tiempo después el encargado de la cantera en la USTA, Patrick McEnroe decía "no lo hacemos porque pensemos que esté gorda sino por motivos de salud, miramos por su bien futuro no por su aspecto físico". Sin duda, sería mejor para la salud de Townsend rebajar en varios kilos su peso pero ¿se le debe impedir acudir a Nueva York siendo la número 1? Si realmente lo que se mira es su estado de forma y no su aspecto físico ¿cómo es que acuden otras promesas que caen escaldadas cuando se enfrentan a Taylor? ¿están esas niñas 'delgadas' en mejor forma que la que les manda a casa derrotadas en dos sets cómodos?


Tras todo esto hay un trasfondo y es que el aspecto físico de la chica no concuerda con la imagen que la USTA quiere exportar de sus tenistas y del patrón de entrenamiento seguido en sus instalaciones de Boca Ratón (Florida) donde Townsend es una de las grandes joyas. Creen en Taylor pero quieren que baje kilos, por ella y por todos. Muchos han denominado a Taylor le heredera de Serena Williams, sin duda Serena ha sido capaz de dominar el circuito como pocas y, sin embargo, no quieren que se pueda repetir esa historia. Aquí la línea está muy clara: es lógico que se pretenda que las tenistas estén en forma pero no lo es que todas deban ser delgadas, rubias y de ojos claros. Lo importante es el tenis y la salud, no el aspecto. Y siendo la número 1 del mundo junior, entrenando casi 8 horas diarias y controlada su alimentación como está, parece poco razonable que Taylor no se cuide o se considere que no está en forma.

"Sé que puedo reducir mi peso y mejorar mucho más pero no es un milagro que sea número 1 ¿sabes? He trabajado realmente duro y estoy devastada. No me lo esperaba, ha sido muy chocante y sin fundamento. He llorado mucho y me he tenido que pagar el viaje a Nueva York cuando el resto de federaciones del mundo me habrían traido encantadas si hubiera nacido allí" decía con voz apagada Taylor que cayó finalmente en cuartos de final del US Open Junior ante la estoniana Konteveit, aunque sí se hizo con el título de dobles. "Lo importante es estar en forma, no que te vean delgada. Hay jugadores muy inteligentes que saben ganar muy cansados" opinaba Mats Wilander que se ponía del lado de Townsend, al igual que leyendas como Lindsay Davenport o Martina Hingis.

Davenport gordita

Ahora el futuro de Townsend no se conoce, se evaluará todo lo ocurrido tras el US Open y se tomarán decisiones. ¿Seguiremos viendo a Townsend en Boca Ratón? ¿le exigirá la USTA que reduzca un número determinado de kilos para poder competir? Todo queda en el aire; de momento el próximo viaje programado de Townsend será a España para disputar la Copa Federación Junior a finales de septiembre.

Serena descuidada en la playa

La salud, la nutrición y la forma física en el tenis

¿Se cuidan las tenistas profesionales? ¿Hay relación entre el peso y el rendimiento deportivo? Sin duda la forma física es un aspecto importantísimo en la vida de cualquier deportista y esto guarda relación con el peso, sin olvidar que los atletas son ejemplos para todos de la vida sana, no podemos permitir que los niños crezcan sin cuidarse que no quiere decir exactamente delgados. Las tenistas profesionales por tanto también se cuidan y mucho. Trabajan con su cuerpo y por ello es clave. Cuidan su ejercicio, sus horas de sueño, su alimentación... todo, porque para eso son profesionales. A pesar de ello, el tenis es un deporte en el que puedes estar en forma y ganar encuentros gracias a tu corculencia y potencia. Es el caso de Serena Williams a la que hemos visto ganar Grand Slam con sobrepeso, o incluso de otras tenistas que quizás no son delgadas pero no por ello son más débiles físicamente como Marion Bartoli, Kaia Kanepi o Petra Kvitova (y su famoso, y parece inevitable, michelín).

Petra Kvitova gordita

Quizás la USTA como la WTA anden demasiado preocupadas por el aspecto físico y no tanto por el tenis como tal. Jennifer Capriati no era una tenista de cuerpo espectacular, como tampoco Conchita Martínez o incluso Kim Clijsters, pero ¿alguién se atreve a decir que no son leyendas del tenis femenino por no tener un cuerpo 10?

Clijsters fuera de forma

Es paradójico que en la última década cuando más se ha premiado a las 'tenistas modelos' por así decirlo, llegara la tenista más 'grande' y arrasara a todas como ocurría y ocurre con Serena Williams. Tampoco es justo acusar a Sharapova, Ivanovic, Kirilenko y compañía de que el tenis femenino ahora ha perdido terreno por ser ellas más modelos que tenistas, eso no es cierto ni correcto. Pero no podemos obviar que cada vez el aspecto, la indumentaria y todo lo 'off-court' tiene más peso (nunca mejor dicho). Y segun lo gana eso, lo pierde el tenis-calité que en chicas hemos visto reducido con las últimas generaciones.

Cuando una tenista mejora su forma física mejora también su tenis, pero eso no quiere decir que las tenistas delgadas estén en mejor forma física o que tenistas con unos kilos de más no tengan más potencia y puedan ganar igualmente a base de inteligencia. El tenis es un deporte más mental que físico en la élite. ¿Sabían ustedes que Serena Williams antes de un Grand Slam se mete entre pecho y espalda tres sesiones de entrenamiento en gimnasio de casi tres horas cada una más luego el entrenamiento en pista? Desde luego, el peso es un elemento importante en la vida del tenista, pero en definitiva un mero elemento más y la decisión de la USTA parece más cargada de prejuicios que de razón.

El tenis es un juego de armas. Unos nacen con algunas innatas y otras se consiguen y adquieren con el tiempo y el entrenamiento. Armas variadas y que cada uno trata de utilizar sin que se le vean sus puntos débiles. La forma física es un arma muy poderosa, pero cada tenista es libre de elegir si la desea utilizar o no, o incluso si puede o no, también es un talento ser como Ferrer. Existe el tenis con kilos de más. El problema de los últimos años de la WTA haya estado quizás en buscar tenistas publicitarias con idénticas armas lo que ha convertido los partidos femeninos en encuentros repetitivos de chicas monas que pegan palos. Bienvenido sea lo diferente. Y Taylor Townsend, gracias a Dios, lo es.

Comentarios recientes