La pista cubierta, territorio Federer

Roger Federer lleva casi dos años sin perder en indoor, pero aún está lejos del récord de victorias de Lendl.

Federer afronta la parte más donde defiende más puntos. Foto as.com
Federer afronta la parte más donde defiende más puntos. Foto as.com

 

Roger Federer afronta la última parte de la temporada con la gira asiática y los torneos de pista cubierta europeos con un doble reto al alcance de unos pocos elegidos: mantener un año más el liderato al frente del ranking ATP, y mantener su impresionante racha bajo techo de casi dos años sin conocer la derrota.

La tarea es ardua y dura. Sin embargo, hay datos esperanzadores que invitan a pensar que es posible que el suizo consiga añadir un nuevo récord más a su ya extenso palmarés. Para empezar, la pista cubierta es la superficie que más le agrada.

Aunque confiesa sentirse cómodo en pista dura y hierba, e incluso tierra batida, lo cierto es que las condiciones de los torneos “indoor” le van como anillo al dedo. Para empezar, Federer es un tenista nacido y criado en Suiza, país donde las condiciones climatológicas invernales obligan a jugar muchos partidos bajo esas condiciones. Esto significa que al contrario de otros muchos jugadores, jugar bajo techo sea natural para él. De hecho, ya desde niño Federer está acostumbrado a disputar  partidos y torneos en “indoor”.

Además, las características especiales de la pista le favorecen. A un tenista con una técnica exquisita, jugar sin aire que le mueva la pelota, ni sol que le distraiga, le permite poder golpear de forma limpia y perfecta. Por si fuera poco, la pelota suele botar muy poco en este tipo de canchas, lo que no dificulta su pegada de revés, todo lo contrario que sucede en arcilla, donde el bote alto y liftado le obliga a  defenderse más que a atacar.Esto unido a su tenis plano y un extraordinario saque, forman una sociedad perfecta que le hacen casi imbatible en esas condiciones.

La prueba más evidente de la versatilidad de Federer bajo estas premisas es su impresionante racha de partidos sin perder. Desde que sufriera aquel ya lejano traspiés en las semifinales del Masters 1000 de París-Bercy contra el francés Gael Monfils ha ganado 26 partidos consecutivos en rápida indoor (no contamos la derrota ante John Isner en la Copa Davis que fue tierra batida cubierta) que le han servido para levantar cinco torneos, incluidas dos ATP World Tour Finals.

Y no lo hecho derrotando a cualquiera. Entre sus víctimas se encuentran todos los integrantes del Top Ten, con la excepción de Janko Tipsarevic con el cual no se ha enfrentado en estos 26 encuentros. A algunos, como a Rafa Nadal, Jo Wilfried Tsonga o David Ferrer les ha derrotado hasta en dos veces.

Federer ganó la final del Masters a Tsonga. Foto videos-deporte.net

El balear, su habitual bestia negra en pistas al aire libre, lo tiene totalmente dominado cuando se enfrentan en “indoor” De los cuatro partidos jugados entre ambos en estas condiciones, Nadal sólo ha conseguido sumar un único set, el logrado en la final de la Copa Masters del año 2010. La superioridad ha sido tan patente que hasta ha sido capaz de endosarle un rosco a Rafa, como sucedió el año pasada durante la disputa del Round Robin de la ATP World Tour Finals de Londres.

A pesar de la impresionante racha de partidos sin perder, el genio suizo aún se encuentra lejos de batir al norteamericano de origen checo Ivan Lendl, que permaneció nada más y nada menos que 66 partidos sin conocer la derrota bajo techo. El tenista nacido en Ostrava empezó su record en Basilea en octubre de 1981 y lo terminó en febrero de 1983, trece torneos después, cuando John McEnroe le derrotó en la final de Filadelfia después de una apasionante final a cuatro mangas.

Un hito aún más difícil si cabe si se tiene en cuenta que por aquella época había innumerables tipos de pista cubierta que hacían más complicado la adaptación. Hoy en día, sin embargo, existe un estandarización de los torneos bajo techo, que tienden a disputarse sobre una superficie no excesivamente veloz en comparación con la de los años  80.

 

El número 1 en juego

Para Federer la cita con la pista cubierta no sólo supone un desafío al récord de Lendl, sino que también es una necesidad de cara a seguir intentando mantener el número 1 de la clasificación. Con una ventaja de 1400 puntos sobre el serbio Novak Djokovic, cualquier tropiezo resultaría fatal en sus aspiraciones.

Su gran actuación el año pasado donde conquistó Basilea (500), París-Bercy (1000) y la Copa Masters (1500) le condenan a no sumar un sólo punto. Es más cualquier derrota supondría una perdida considerable de puntos.

En cambio, Djokovic juega con el viento a favor. A pesar de estar relativamente lejos, apenas defiende unas semifinales en Basilea y unos cuartos en París. Aunque no es un superespecialista en “indoor”, si que es un jugador que rinde bien bajo estas condiciones. No en vano, ha sido capaz de ganar a Federer en la final Basilea, y hacerse con los títulos de París-Bercy y el ATP World Tour Finals. Su juego plano de fondo de pista pero agresivo le ayudan a que su bola corra mucho. Además, su gran capacidad de resto le permiten neutralizar gran parte de los saques de los rivales, servicios que para otros tenistas resultarían letales.

Djokovic ya ganó Basilea ante Federer. Foto:skysport.com

Conclusión

Por tanto, Federer afronta la parte más importante del calendario. La que más le gusta y donde tradicionalmente más puntos obtiene. Pero lo hace con la enorme presión de saber que cualquier error lo pagará con la cesión del liderato. Es el tributo a pagar por quién es el mejor.

 

 

También te puede interesar:

Pistas rápidas indoor :comienza el circuito bajo techo

Camino a la ATP World Tour Finals

Publicidad

Apuesta del día

Apuesta del día: Real Madrid - Barcelona / Liga BBVA

El Real Madrid y el Barcelona se miden en el Clásico del fútbol español este sábado a las 18.00 horas en el Santiago Bernabéu

Ver todas las apuestas del dia

Comentarios recientes