Serena Williams campeona del US Open

Una espectacular Serena se adjudica una de las mejores y más disputadas finales de Grand Slam femeninas de los últimos años

Serena Williams campeona del US Open 2012. Fuente: twitter.com
Serena Williams campeona del US Open 2012. Fuente: twitter.com

Serena Williams ha conquistado el US Open femenino de 2012, derrotando en una ajustadísima final a Victoria Azarenka que tuvo la victoria en su mano; Serena que remontó un marcador adverso en el tercer set, demuestra que sigue un paso por delante del resto de la WTA, dejando a Azarenka líder indiscutible de la nueva generación reducida en el momento clave a una sombra de su auténtica figura.

Serena Williams es la reina. Oro olímpico, títulos de Wimbledon y US Open, además de otros torneos como Madrid o Stanford. En cada bola demostraba autoridad y ha tenido siempre el control del encuentro. Sólo al final consiguió Vika lanzarse en el marcador, pero eran los fallos de Serena sobre todo lo que aupaban a la bielorrusa. Hoy por hoy Serena está un paso por delante, tanto en tenis como especialmente a nivel psicológico.

La final fue un auténtico deleite para los aficionados al tenis femenino que llevabamos mucho tiempo sin disfrutar de una final tan apretada y en la que hubiera tanto en juego por parte de ambas. Lo han dado todo y eso se ha visto en directo, por televisión y desde cualquier lugar del mundo. Dos tenistas con coraje dando un espectáculo apasionante. Desde 1995 no se había llegado a un tercer set en la final femenina del US Open.

Hoy el gran partido de Victoria deja claro que la tenista bielorrusa está a un altísimo nivel pero que Serena ocupa un lugar entre las leyendas de este deporte que no es casual. Una batalla trepidante que sólo podía acabar con una campeona y esa fue la gran favorita, la reina de este deporte los últimos años, aquélla que cuando quiere marca las diferencias.

Serena metía un resto de revés espectacular a la línea en el primer set tras un gran servicio de Vika, entonces miraba fijamente a la bola, comprobaba que el tiro era perfecto, se concedía un momento para regocijarse y levantaba involuntariamente su rodilla. Esa es la imagen del partido, una Serena exigida al máximo si quería ganar, pero capaz de hacerlo. Y de disfrutar con ello. Serena, un perfil de tenista muy discutido, es claramente un ejemplo de cómo disfrutar con el deporte. Su físico es privilegiado, pero no con eso le ha bastado. Serena no es vaga ni perezosa ni conformista. Es una tenista trabajadora, con un historial increíble a sus espaldas y a la que le costaba encontrar auténticas motivaciones para seguir en liza durante todo el año. Rivales como Azarenka, escenarios como la Arthur Ashe de hoy y títulos como el US Open son los que consiguen que Serena siga jugando al tenis y mostrándonos sus recitales de tenis. Es una tenista que disfruta y ese será su legado cuando decida que dejará de impartir lección: "disfruta el deporte en su totalidad, con sus escenarios y sus momentos, su burbuja y su sufrimiento tras los escenarios". Hoy es un día para rendir tributo a la gran Serena, y se lo merece.

Y con ella al tenis femenino. La final de hoy ha sido un auténtico reclamo de atención. Tensión, buen tenis, igualdad y emoción. La imagen de dos tenistas concentradas, dándolo todo y sonriendo abrazadas al final ambas con el rostro en lágrima viva, es una imagen que emociona y que sirve de ejemplo. El tenis femenino como todo el deporte femenino tiene, como poco, tanta esencia en su interior como el masculino. Es diferente pero se puede disfrutar tanto o más. Y finales como hoy créanme que no se deben volver a perder.

Azarenka, espléndida, seguirás creciendo y por este camino alcanzarás la gloria de este deporte.

En cuanto a Miss Williams: es puro sol rodeado de estrellas. La tigresa de la WTA seguirá pegando bocados, que a muchos dolerán, pero que al final todos disfrutaremos. Enhorabuena y gracias Serena.

Comentarios recientes