El dobles español conquista el US Open

Llagostera/Martínez, López/Granollers y Medina/Hsieh protagonistas de la jornada de dobles en el US Open buscan las ansiadas finales

Cinco son los tenistas españoles que hoy entrarán en la pista Louis Armstrong, la segunda en importancia del US Open, para buscar una final de Grand Slam; el motivo por el que no estamos al tanto es porque son doblistas y esa modalidad, sin razones de peso que lo fundamenten, tiene mucha menor proyección aunque días como los de hoy bien la merecen: Nuria Llagostera junto a María José Martínez, Marcel Granollers junto a Marc López y Anabel Medina junto a la taiwanesa Su-Wei Hsieh lucharán en las semifinales de dobles del US Open y se coronan entre los mejores especialistas del circuito.

"El dobles es una modalidad como cualquier otra, pero por desgracia en muchos países no se acaba de crear afición y es una pena. Es muy diferente del individual, es un juego de equipo muy táctico, en el que todo va muy rápido, no tienes tiempo de reaccionar y tienes que pensar muy claramente las jugadas para poder ejecutarlas. En todo momento hay que animarse con la compañera, aunque las cosas no salgan bien. Creo que si se dieran más partidos de dobles por televisión la gente lo entendería mejor y lo disfrutaría mas. En Estados Unidos es una modalidad que le encanta al público y eso se nota". Esta frase nos la confesó a nosotros, en Punto de Break, Nuria Llagostera cuando nos concedió una entrevista en mayo.

Y es esa frase la que resume mucho de esta disciplina. Una modalidad distinta y apasionante, que engancha a pocos por la escasa proyección de que disfruta, pero que a los que engancha lo hace de veras pues en verdad los partidos son frenéticos, los cambios de juego espectacular, los líos entre parejas interesantes y los torneos impredecibles. En esta modalidad las tenistas españolas siempre han brillado de gran manera, desde Arantxa Sánchez Vicario, a Conchita Martínez sin pasar por alto a la grandísima Virginia Ruano. En la actualidad en España contamos con doblistas femeninas espectaculares como Anabel Medina, Nuria Llagostera, María José Martínez o Arantxa Parra (ésta última ahora fuera de combate buscando recobrar un buen ranking individual), que además ahora se están dejando acompañar también por el lado masculino. Marcel Granollers y Marc López están cerrando una temporada espectacular, al igual que una pareja que permanece en un segundo plano pero merece un gran mención como es la conformada por Fernando Verdasco y David Marrero.

Anabel Medina y Su-Wei Hsieh

La xiqueta de Torrent al fin vuelve a una gran ronda de un Grand Slam. Campeona, por partida doble (nunca mejor dicho), de Roland Garros junto a Virginia Ruano en 2008 y 2009, además de medalla de plata en Pekín 2008, alcanza con ésta su séptima final de Grand Slam en dobles femenino; ronda que no alcanzaba desde que llegara hasta ahí en el 2010 junto a Liezel Huber en Roland Garros. Mucho ha llovido desde entonces. Anabel es una doblista espectacular, de hecho en todo este tiempo no ha parado de ganar más y más títulos (18 trofeos aparecen ya en su palmarés además de 14 bandejas de finalista en torneos WTA); pero le faltaba una pareja sólida, elemento necesario para triunfar en los Grandes. Desde que rompio con Vivi Ruano, ha deambulado cambiado mucho de pareja, y con notable éxito, pero en los Grandes algo fallaba y es que aquí se necesita un plus y si no has jugado mucho antes con esa compañera te aplastan. De ahí que en 2011 y 2012 sus resultados en los Grand Slam nunca haya pasado de tercera ronda, con varias derrotas a las primeras de cambio.

Ahora Anabel ha conseguido algo dificilísimo: alcanzar una ronda elevada junto a una compañera con quien apenas había competido antes. Aunque sí habían jugado algún torneo juntas antes hace tiempo. Poco a poco fueron encontrándose cómodas juntas en Flushing Meadows, y la sorpresa saltó cuando en tercera ronda derrotaron a las grandes favoritas, números 1, locales y vigentes defensoras del título, Liezel Huber y Lisa Raymond. Tras aquéllo arrasaron en cuartos de final y ya están entre las 4 últimas parejas. ¿Quién sabe qué les deparará el futuro? Desde luego, lo lógico es que tras este gran torneo sin apenas preparación en común de la española y la taiwanesa, ambas prueben más tiempo juntas en próximos torneos, pero el maremagnum que se monta antes de cada torneo para formar parejas hace poco aconsejable aventurar nada en este sentido.

Nuria Llagostera y María José Martínez

Esta pareja de maestras de dobles, que no brillan nunca igual a como lo hacen juntas y sobre pistas rápidas, son especiales. Tras arrasar por el circuito en el 2009 y parte del 2010 y coronarse con un WTA Championships, decidieron separarse. Punto de Break adelantó en primicia en el torneo de Madrid su retorno a la competición en común y tras sacarse la dolorosa espina de los Juegos Olímpicos, Mariajo y Nuria siguen brillando por donde pasan. Una rápida, la otra de toque, se compenentran de maravilla y vuelven locas a las rivales. Este año ya alcanzaron las semifinales de Roland Garros y ahora ante las estrellas del circuito, idénticas rivales que en el torneo parisino y nuevas números 1, Errani y Vinci, buscarán dar un paso más adelante.

Desde su vuelta en común, han tenido momentos de todo pero en general han conseguido mucho (más de lo esperado) tras tanto tiempo separadas (título en Eastbourne, semis en Madrid, Cincinnati y Roland Garros, o cuartos de final en otros torneos como Wimbledon, lo dejan patente). Tienen en frente su gran barrera que es una semifinal de Grand Slam. Sin duda, es una pareja distinta y peculiar que a todos gusta ver; han demostrado poder ganar a todas las grandes, y tras un cuadro durísimo que han sufrido mucho pero que han sacado adelante como guerreras que son, están ante una gran oportunidad. Eso sí las parejas que quedan en liza son para asustarse, también.

Marcel Granollers y Marc López

Una pareja que recuerda bastante a la de Nuria y María José porque hay un especialista muy rápido de reflejos y bajita (Nuria y Marc, mismo perfil), y un jugador más alto de individual que tiene grandes dotes para el toque de la vola, el saque y la volea (similares perfiles también de Granollers y Martínez). La pareja 'M&M' tiene un potencial increíble. Su temporada está siendo espectacular, y quizás podría haber sido más si Marc hubiera podido participar en Roland Garros (se lo impidió la muerte de su padre pocos días antes) y la malograda pareja olímpica de Nadal y Granollers no hubiera confundido calendarios. En cualquier caso, la radiografía de esta pareja muestra una compenetración especial, con mucho de simpatía, alegría y buen rollo en su juego (elementos más importantes de lo que cabría imaginar), con dos tenistas muy distintos que se acoplan genial. Rápidos, inteligentes y eficaces. Cuando dos tenistas se lo pasan bien en la pista y disfrutan jugando juntos es un placer verlo, y Marc y Marcel han nacido con esa cualidad.

Los dos han empezado a disfrutar la otra cara del dobles. Ambos eran muy buenos doblistas, pero en esa disciplina sólo las parejas constantes se acaban repartiendo los buenos trozos de la tarta; ambos se han dado cuenta y están entrando en ese grupo de tenistas líderes del circuito de dobles que pueden aspirar a todo. Siempre con la sonrisa por delante, Marc y Marcel están colocando al dobles masculino español donde hacía mucho tiempo que nadie lo colocaba. También les queda un cuadro duro, pero si han llegado hasta aquí también pueden ganar.

Conclusión

El dobles español brilla con un toque especial en Flushing Meadows. Anabel, Nuria, María José, Marc y Marcel todos ya con experiencia en sus espaldas afrontan una de esas jordanas de ensueño por las que siguen currando cada día y esforzándose para que el dobles también tenga sitio. Hoy el dobles no sabemos si nos dará alegrías, pero nervios, tensión, sonrisas y aplausos seguro; esta modalidad es puro espectáculo y la ocasión para descubrirlo hoy, con retransmisión y mucho en juego, es casi soñada por el que les escribe; cuidado que engancha. Estados Unidos se divertirá hoy con los tenistas españoles, porque allí como en Australia, el dobles sí se valora (al menos, más, aunque quizás tampoco suficiente).

Disfrútenlo, les aseguro valdrá la pena.

También le pueda interesar:

Entrevista a Anabel Medina

Entrevista a Nuria Llagostera

Entrevista a María José Martínez

Entrevista a Marc López y Marcel Granollers

Perfil de Marc López

Primicia: N Llagostera y MJ Martínez vuelven

Comentarios recientes