Djokovic y la importancia de ganar rápido en primeras rondas

Para ganar un Grand Slam hay que ganar cuanto antes las primeras rondas: Djokovic y Federer, van rápidos

Djokovic rompe la camisa tras la extenuante final de Australia 2012.
Djokovic rompe la camisa tras la extenuante final de Australia 2012.

Las tres primeras rondas de un Grand Slam, normalmente, no pueden ser el obstáculo donde tropiece uno de los grandes favoritos a la victoria final, (miren las estadísticas de Federer, Nadal, Murray y Djokovic y verán qué pocas vece uno de estos jugadores caen antes de octavos de final), sin embargo sí pueden ser un gran lastre de cara a partidos más exigentes donde los recursos físicos son tan importantes como los técnicos o los psicológicos. En este sentido, Murray lleva desventaja con Federer y Djokovic ya en este US Open, porque es el jugador que más minutos ha acumulado camino de los cruces realmente difíciles.

Ganar un Grand Slam

Cuando hablamos de la dificultad de ganar un Grand Slam no lo hacemos sólo por la propia calidad que tengas que tener para ganar 7 partidos, (habitualmente 21 sets, aunque puedes ganarlo a través de pasar algunas rondas donde se retiren algunos de tus rivales y lo puedas hacer ganando algunos menos y estando menos tiempo en pista). La verdadera dificultad para los favoritos a ganar un torneo de estas características no es sólo que normalmente tengas que ganar dos o tres partidos de máxima exigencia sino que el camino es largo por definición, (siete eliminatorias), y a lo largo del mismo los problemas tienen más margen de error, (te puedes dejar dos sets contra algunos rivales), pero cualquier tropezón te deja una carga de trabajo extra que se puede acabar pagando en los partidos realmente exigentes.

Para Federer, Djokovic o Murray, superar 3 rondas contra jugadores por encima del Top 30 y en los que se juegan al mejor de 5 sets, es sencillamente papeleo. (Espero que entiendan el símil). Pero la burocracia puede llevarle a cualquiera de ellos algunos sustos o sobresfuerzos que más tarde acaban pasando factura. Murray ya ha tenido un bache que le ha atrancado más de lo que la prudencia le mandara. Su partido contra Feliciano López, que tuvo que saldar con 3 tiebreaks y donde se dejó la primera manga del torneo podría no ser nada significativo y, desde luego, le mantiene con todas las opciones para poder ganar su primer Grand Slam.

Sin embargo, estar casi 4 horas en pista, (3 h y 53´), no es bueno de cara al futuro.

Lendl ha trabajado mucho en este aspecto con Andy que tenía graves problemas en las primeras rondas de muchos Grand Slams. Camino del título de Wimbledon se dejó cuatro mangas; le ganaron una Karlovic, Baghdatis, Ferrer y Tsonga. En la final no encontró respuestas al juego de Federer.

Sin embargo, en los Juegos Olímpicos, quien llegó literalmente fundido a la final fue el suizo. Tras su agónico partido contra Del Potro, Roger llegó sin fuelle para soportar el ritmo de la final y no fue rival para el británico que se hizo con la medalla de oro.

En Roland Garros tampoco estuvo muy acertado además de tener un cuadro relativamente “feo”. Con Nieminen, (que le ganó el primer set que cedió), con Giraldo, Gasquet (que le quitó otro) y con Ferrer que acabó por tumbarlo.

Sin embargo en Australia, el británico despachó todos sus partidos haci las semifinales muy rápidos, muy limpios y muy sencillos. Curiosamente su única distracción, (que también se puede atribuir a la calidad de su rival), fue ceder el primer set del torneo en su debut ante Harrison.

No obstante, si nos fijamos en su trayectoria en Grand Slams anteriores, Murray ha sido un hombre muy distraído y con muchas lagunas en su juego lo que le han hecho llegar con muchas más horas de juego a los partidos decisivos de las que son recomendables. Por ejemplo, en su último US Open tuvo que jugar un partido dramático contra Haase, que empezó perdiendo por dos sets a cero haciendo un papel vergonzoso. La remontada le costó un sobresfuerzo y luego, tuvo que jugar otro partido duro en cuartos de final ante Isner. Allí se volvió a dejar una manga y cuando quiso competir con Nadal sus recursos físicos se habían agotado.

En Roland Garros, ese mismo año, también tuvo que remontar un partido con dos sets abajo ante Troicki, y en Australia, donde llegó muy “limpio” a cuartos de final, se fue al cuarto con Dolgopolov, pero se mostró superior en un partido exigente contra Ferrer en las semifinales. De otra forma, hubiera sido mucho más complicado para él.

Djokovic y Federer, arrasan

Djokovic ha comenzado el US Open de manera impecable. El serbio sólo se ha dejado 14 juegos en los 9 sets que lleva disputados hasta el momento. Esto acorta mucho su tiempo en pista, le deja descansar y entrenarse mejor y recuperar mucho más para los partidos más duros que están por llegar.

Nole se suele dejar pocos sets por el camino, al menos hasta semifinales. Esta temporada, por ejemplo, sólo cedió una manga ante Radek Stepanek en Wimbledon antes de caer ante Roger. Sin embargo, los dos partidos a 5 sets que tuvo que remontar ante Tsonga y ante Seppi, le dejaron en una situación límite en la final contra Nadal. Interrupciones, cortes y un desgaste muy grande a lo largo del torneo le dejaron sin opciones ante Rafa, aunque se deshizo por la vía rápida de Federer en semifinales.

Australia lo ganó de la misma manera. En las tres primeras rondas, apenas había cedido 10 juegos. Hewitt le arrancó la primera manga, pero llegó en condiciones óptimas para competir los dos partidos realmente exigentes que iba a tener por el título: 5 mangas ante Murray y Nadal y ambos partidos en situaciones límite en el quinto set.

En Flushing Meadows también comenzó arrasando a Niland y Berlocq contra quienes no perdió ni tiempo ni juegos, (3 en total de los dos paritdos). Después necesitaría esas fuerzas que se había ahorrado para derrotar a Federer en una semifinal a cinco durísima donde levantó 2 bolas de partido en contra.

Wimbledon lo ganó cediendo tres parciales antes de la final, (Baghdatis, Tomic y Tsonga). A la final de Roland Garros, que perdió contra Federer, llegó sin jugar los cuartos de final y sólo habiendo perdido un set contra Del Potro. En Australia, título que también conquistó, sólo Dogid le pudo arrancar un set en segunda ronda.

FedEx

A Federer también se le conoce como FedEx por la facilidad y rapidez con la que despacha sus partidos. En Flushing Meadows está haciendo los deberes de manera muy aplicada, aunque en Wimbledon sí tuvo algunos percances. Sobre todo destacable el partido que tuvo que levantarle un 2-0 a Benneteau. Después tuvo que aplicarse contra Malisse antes de jugar sus dos partidos más complicados antes Djokovic y Murray.

En Roland Garros también llegó “cascado” a las semifinales y así le fue. Cedió mangas contra Ungur, Mahut y Goffin antes de levantarle un 2-0 a Del Potro. Evidentemente, a la semifinal contra Nole llegó corto de fuerzas y cayó fácil en tres.

En Australia, sin embargo, había hecho muy bien los deberes hasta encontrarse con un Nadal superior en Melbourne que le volvió a encontrar su punto débil y que jugó un partido espectacular.

Conclusión

Las primeras rondas de un torneo no te pueden coronar campeón, pero te pueden allanar mucho el camino hacia el título. Si pierdes mucha mangas por el camino e inviertes muchas horas, con la rivalidad y dificultad que supone hoy ganar un Grand Slam, acaba lastrándote mucho. En este sentido, Djokovic ha cobrado una ligera ventaja sobre Roger y una grande sobre Murray. Por cierto, ésa está proyectada a ser la semifinal más difícil mientras el serbio tiene un panorama más despejado.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter