Max Eisenbud: el creador de Sharapova y Li

Descubrimos la historia, trabajo y éxito de uno de los perfiles más influyentes y menos conocidos del tenis femenino: el agente de Masha y Na Li

Max Eisenbud, este nombre no les sonará a nada y, sin embargo, es uno de los perfiles más influyentes de tenis femenino en el mundo; el agente personal de Maria Sharapova y Na Li, controla hasta el último detalle; compitió en la liga universitaria estadeunidense de tenis y desde hace unos cuantos años se encarga de que las marcas 'Sharapova' y 'Na Li' sigan siendo las más importantes de deportistas femeninas del mundo, según detalla la revista Forbes en su ranking (colocó a Maria como la deportista femenina con mayor numero de ingresos publicitarios, 28 millones de dólares anuales, y a Na Li como la segunda, 18 millones de dólares anuales).

Como explicó el protagonista al New York Times hace unos días, "mi ejemplo a seguir es Phil Jackson (afamado entrenador de baloncesto de la NBA que consiguió varios anillos con Kobe Bryant y Michael Jordan en sus equipos); él es un buen entrenador y yo un buen agente, pero tengo muy claro que no estaría aquí sentado si mis clientes no fueran Maria Sharapova y Na Li". "Mi principal trabajo es no perder esto". Con ese 'esto' se refiere a las dos grandes marcas que ha creado. Maria Sharapova y Na Li no son las tenistas más exitosas, aunque ciertamente están entre las mejores del momento, pero para el mundo de los negociones no funcionan las reglas deportivas. Maria es agradable y guapa, y Li es china y descarada; son dos perfiles que se conocen en medio mundo y que todas las marcas quieren tener consigo. El mérito de todo esto le corresponde en gran medida a Eisenbud.

Él se fijó en Maria Sharapova cuando la joven siberiana apenas contaba con sólo 12 años de edad, y con Na Li empezó a trabajar en cuanto la china pudo desligarse de la prohibición de su Estado de no poder contar con un agente personal (2009), pasados los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. No ha sido un gran magnate que se ha topado con marcas ya creadas y se ha dedicado a explotarlas más, sino que tuvo la visión suficiente como para saber que tras Masha y Li había éxitos y beneficios; y no sólo lo vio sino que lo consiguió. Ha sabido gestionar a la perfección a sus representadas, bajo el paraguas de la multinacional IMG, y ha conseguido que esa niña que conoció con 12 años de edad sea la deportista más rentable del mundo y que esa china que aún no había brillado sea una de las pocas que pueden llevar en sus ropas de Nike otros símbolos (en su caso: Mercedes Benz).

Max era un estudiante norteamericano nacido en Nueva Jersey que consiguió una beca en una pequeña universidad donde jugaba en el equipo de tenis; nunca tuvo grandes éxitos, y su gran acierto fue convertirse en uno de los grandes organizadores de eventos. Después amigos de la universidad le fueron llamando para distintos compromisos y, dio la casualidad, que uno de los que le llamó era un tenista (Justin Gimelstob) que quería organizar un partido benefico junto a McEnroe. Tras una organización perfecta, Gimelstob (representado por IMG) le aconsejó convertirse en agente de tenistas. "Pensaba que eso estaba reservado a los licenciados en leyes, pero no". En 1999 IMG le ofreció un puesto en su compañía, que él aceptó y pronto se vio observando con detalles a las promesas de la Academia de Nick Bolletieri.

Hablaba con los padres, gestionaba problemas, futuros contratos y aprendía. Su progreso fue en aumento y pronto se vio tomando parte en negociaciones en nombre de Pete Sampras o Monica Seles. Pero su apuesta personal era la jovencísima rusa Maria Sharapova. "¿Has visto los vídeos de Tiger Woods golpeando con seis años? Pues era esa misma sensación; era un talento sobrenatural", confesaba Eisenbud. En IMG no estaban muy convencidos del futuro de Maria, por ello Max tenía que enviar constantemente actualizaciones de sus progresos, insistir y pedir que aguantaran con la rusa que ya llegarían los éxitos.

Finalmente le hicieron caso y, a solicitud de los propios padres de Maria, Max se convirtió en agente a tiempo completo de Sharapova. Poco tiempo después Maria ganaba Wimbledon con 17 años y llovían las ofertas. Era joven, guapa y exitosa; Maria lo tenía todo para ser imagen pretendida de muchas compañías y Max supo ser duro y vender su imagen como merecía. Ahora son como familia. "Mis hijos hablan de tía Maria", dice Max; "Max es mitad agente y mitad de la familia; nuestra relación es fantástica y con él no tengo de qué preocuparme, con la confianza que nos tenemos se nos solucionan muchos problemas", dice sobre su 'creador' Maria Sharapova.

Max no se quedó ahí. Demostró su valía como agente tras repetir éxito con un nuevo perfil: la china Na Li. En 2009 firmó como agente de la posterior campeona de Roland Garros y he convertido a Na Li en la imagen ideal de mujer china triunfante, con un origen tradicional y muy orgullosa de su nacionalidad pero muy adaptada al mundo occidental. Sus finales de Grand Slam (Open de Australia y Roland Garros) han batido todos los récords de audiencia no sólo en China sino a nivel mundial. El gigante asiático se sigue desarrollando y las grandes marcas no han perdido la ocasión de colocarse junto a una ídolo local. Tras todo ello está Eisenbud, el creador de todo ello.

El gran trabajo de un agente es cuidar a sus estrellas y a sus perfiles, sacando provecho en el momento exacto y siendo duro negociando cuando se puede. Para que nos hagamos una idea, este hombre es capaz de plantarse a Nike y pedirle un contrato para Na Li mejor y más flexible que el de Roger Federer o Rafael Nadal y conseguirlo, y a la vez acudir un mes antes a Nueva York para probar taxis, suites, desplazamientos y camas con el mero objetivo de encontrar el hotel perfecto, con la ubicación perfecta y la ducha perfecta en los que Maria Sharapova pase tres semanas de su vida con el único objetivo de sentirse cómoda mientras asalta el US Open, último Grand Slam de la temporada. Torneo que, por cierto, es el favorito de Max. Será porque es el que más show vende.

Auténtico artífice de que el tenis femenino, a través de Maria Sharapova y Na Li, se encuentre entre los deportes femeninos más seguidos del planeta, de que en China cada vez haya muchos más seguidores de Li y de que cada vez Maria cause más expectación con cada foto que se haga y en cada fiesta en la que tome parte. Si eso nos gusta o no, es otra discusión; pero que su labor como agente la cumple más que a la perfección es un hecho consumado.

El tenis es mucho más que unos golpes, unos tenistas y unos torneos. El tenis es como una gran burbuja, no siempre positiva pero tampoco necesariamente negativa, que envuelve mucho más; en Punto de Break, como siempre, les acercamos también ese 'mucho más', ese otro lado del tenis pero que también es tenis en definitiva. Hoy les descubrimos a los agentes de las tenistas de la WTA, en el papel de Max Eisenbud, auténtico rey de los agentes deportivos. Señores, he aquí el 'creador' de Maria Sharapova y de Na Li.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes