Petra Kvitova: comienza la remontada

Campeona de las US Open Series, el año pasado apenas ganó dos partidos, supera barreras y afronta renovada el US Open

La tenista checa Petra Kvitova conquistó al mundo del tenis hace apenas un año cuando consiguió ser nombrada como la mejor tenista del año por la ITF tras ganar el torneo de Wimbledon, la Copa Federación con su país y el WTA Championships o torneo de maestras; sin embargo en este 2012 no ha seguido con esa increíble forma y se ha alejado de la cima de la clasificación en la que muchos colocaban a Petra, a pesar de ello Kvitova ha comenzado su remontada y se ha proclamado campeona de las US Open Series, un terreno que hasta ahora le era hostil.

Es una historia compleja la de la tenista checa. Su primer gran paso lo dio en el año 2010 cuando tras una temporada bastante normal consiguió alcanzar las semifinales sobre la hierba de Wimbledon. Endosó roscos a Wozniacki y Azarenka, ya por aquél entonces top10; además de dejar a Kanepi fuera en cuartos de final con un interesante 8/6 en el tercer set que demostraba una gran fortaleza mental. Allí demostraba estar preparada para grandes cotas; ¿sería una especialista en hierba con un par de buenos años en Wimbledon o podría llegar a más? ¿cabría esperar de esa joven checa que desarrollara un gran despliegue de winners en otras superficies?

La respuesta no sería la adecuada si observamos las 5 posteriores primeras rondas consecutivas en sus siguientes torneos. Era la pista dura, en ella no podía desplegar su juego y además tan joven sentía una presión tras las semis de Wimbledon que no llevó con especial virtud. Terminó el 2010 prácticamente pendiente de lo que había hecho en Wimbledon, ese sólo torneo le sujetaba su ranking y le colocaba en la escena internacional.

Así arrancó el 2011. Entonces dejó claro que no es que sea una jugadora de hierba, sino que es una jugadora de rachas. Tiene un tenis complejo, busca golpes ganadores desde casi cualquier ángulo y situación. Si empieza a fallar bolas no tiene freno hasta verse en la ducha, pero si consigue meter winners coge mucha confianza y va a más. Por eso podemos hablar de una Kvitova muy bipolar que propone su esquema de juego en cada partido pudiendo acabar 6/0 6/1 o 0/6 1/6 perfectamente. Aquél 2011 lo empezó de maravilla brillando sobre las pistas duras oceánicas, demostrando que no sólo tiene tenis para el césped. Ganó el título de Brisbane, alcanzó cuartos de final en el Open de Australia, ganó sus dos partidos de Copa Federación (ante la República Eslovaca, con dos poderosas victorias ante Dominika Cibulkova y Daniela Hantuchova) y conquistó el WTA Premier de París bajo techo (allí fue capaz de cerrar dos encuentros en el tiebreak final del tercer set y otro con un 6/0 final; además de reducir a una leyenda como Kim Clijsters a dos sets en la final del torneo). Petra seguía dando pasos adelante.

Tras aquello llegaban tres malos torneos más, casualmente en Estados Unidos (como el año pasado). La respuesta desde su entorno era que Petra padecía de asma, y los síntomas crecían sobre suelo norteamericano. Tras aquello, volvería la Fed Cup (otras dos nuevas victorias, esta vez ante las belgas) y el torneo de Madrid (que conquistó, dando una nueva lección de gran jugadora, aunque en altura pero ya sumaba torneos en tierra, dura al aire libre y dura bajo techo). En Roland Garros consiguió llegar a octavos de final, el primer torneo en mucho tiempo donde no aparecía la Petra bipolar la que se quedaba en primera ronda o alcanzaba la final.

Vino la hierba y Kvitova empezaba a defender puntos, ¿lo conseguiría? Hacía un año llegaba a los torneos de césped en el top70, esta vez en el top10. Final en Eastbourne y título en Wimbledon, su primer Grande. Una burrada. Ahora sí, Kvitova daba varios pasos al frente.

Tocaba Estados Unidos de nuevo. Dos victorias en tres importantes torneos como Toronto, Cincinnati y el US Open. El asma de nuevo, barrera física, pero también la gran barrera psicológica. Luego victorias bajo techo en Linz, WTA Championships de final de temporada y final de Copa Federación. Cerraba como número 2.

Empezaba el 2012 y tenía el objetivo claro: debía ser mucho más constante y conseguir desarrollar su juego en las pistas duras de Estados Unidos y Canadá (Indian Wells, Miami, Montreal/Toronto, Cincinnati, New Haven y US Open eran demasiados torneos y puntos como para admitir que allí no tenía opciones ni futuro; sería negarse a sí misma pretender alcanzar el número 1 sin triunfar en Estados Unidos).

Con este corto análisis de su historia es destacable la versión de Kvitova que hemos visto las últimas semanas. Este año ha sido mucho más constante, quizás no ha brillado tanto como el año pasado pero ha conseguido hacer regulares sus resultados y ahora sólo le queda dar un paso más. Le pesa el hecho de no haber repetido final siquiera en Wimbledon, pero su nivel ha sido reseñable y sólo Serena Williams en cuartos de final ha apartado a la checa.

El bajón en el ranking ha sido importante, claro, pero Kvitova no se iba a dar por vencida ni mucho menos; tampoco tras no rascar medalla en los Juegos Olímpicos. El problema que tenía era que llegaba la gira de Estados Unidos, esa que tan mal se le da y parecía muy difícil poder remontar allí. Sin embargo, a todos nos ha sorprendido cuando fue Kvitova la campeona en el torneo de Montréal. Es bien cierto que allí no estaban ni Vika, ni Masha ni Serena, pero igualmente el triunfo es destacable y la bolsa de puntos conseguidos muy destacable. Después hizo semifinales en Cincinnati y nuevo triunfo en New Haven. 1765 puntos donde apenas antes cogía 100; y queda el US Open. De top deborable en esos torneos a campeona de las US Open Series. Ahora Kvitova es mucho más temible. Ha dado con clave para terminar con sus problemas físicos y psíquicos en Estados Unidos y ahora se presenta como una de las grandes candidatas para triunfar en el US Open.

La competencia es muy dura, con grandes nombres con muchas ganas como Serena, Azarenka, Sharapova, Li o Radwanska, pero el tenis de Kvitova tiene poco freno y si consigue entrar en ese estado de forma en el que apenas falla y no para de encadenar golpes ganadores será difícil que alguien pueda decirle ‘hasta aquí’. Renovada y superando barreras que otrora parecían infranqueables, Petra empieza su remontada a los rankings cogiendo puntos y títulos por primer vez en la temporada donde nadie le esperaba; ya llegará el momento de defender mucho bajo techo a final de temporada, de momento a seguir remontando.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes