Los estadounidenses en el US Open 2012

Isner, campeón en Winston Salem y segundo de las US Open Series y el mejor cuadro, la mejor baza

Isner es la mejor baza estadounidense en Flushing Meadows. Foto:miamidiario.com
Isner es la mejor baza estadounidense en Flushing Meadows. Foto:miamidiario.com

La crisis del tenis estadounidense está llegando a un punto donde ver a un jugador norteamericano en el Top 10 puede ser una auténtica quimera y, después de situación que vive el tenis francés con Roland Garros, y el tenis británico con Wimbledon, la ausencia de una respuesta de algún jugador de esta nacionalidad parece augurar algunos años del US Open donde podría haber, nuevamente un gran vacío de victorias locales en un Grand Slam.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

La USTA tiene motivos para estar preocupada. No sólo por la ausencia de un claro candidato a ganar el US Open, (o cualquier Grand Slam). Hoy en día, en este sentido, parece que esta proeza queda reservada para el Top 4 y quizá para algún elegido entre el Top 10, con Del Potro como primer exponente y quizá con Jo-Wilfried Tsonga como alternativa. A parte de estos jugadores son pocos los que, siquiera, han jugado una final de Grand Slam, y los que lo han hecho antes de 2005, han perdido ya sus opciones de volver a competir a estos niveles.

Roddick prepara el US Open 2012.

Andy Roddick, ejemplo de la decadencia

Los dos principales representantes estadounidenses en la última década que han competido con los mejores jugadores del mundo son Andy Roddick y Mardy Fish. El de Nebraska, además, ha sido todo un ídolo por su carácter y su ejemplar deportividad. Los éxitos de Roddick llegaron en la primera parte de 2000. Por entonces, el nivel medio de los jugadores Top del mundo del tenis era mucho menor y sólo con su descomunal saque y la potencia de sus golpes de fondo, dominó el circuito, llegó a coronarse como número 1 del mundo y logró hacerse con un hueco en la historia a través de su victoria en el US Open de 2003. La última victoria de un tenista local de un Grand Slam.

Su victoria coincidió con los últimos coletazos de Andre Agassi que, junto a Pete Sampras coronaron la última gran generación de tenistas norteamericanos que, en cualquier caso, siempre han sido los animadores del tenis mundial. Se hace muy raro no ver ni a estadounidenses ni a australianos en la cima de este deporte.

Pero la hegemonía de Roger Federer estaba a punto de proclamarse a los cuatro vientos y el tenis iba a dar un paso adelante a nivel físico que acabó con el gran Andy Roddick. De repente todos los jugadores de élite se convirtieron, además de grandes jugadores y hombres con la capacidad de darle unos efectos y una potencia a las bolas increíbles, en verdaderos atletas.

Los problemas de Roddick para continuar con un entrenamiento físico tan exigente como el de sus nuevos competidores le lastró. Roddick no había perdido, (no lo ha hecho), su servicio ni la potencia de sus golpes de fondo, pero “sólo” con esto, es incapaz de seguir el ritmo de los mejores y, desde luego, incapaz de competir en un Grand Slam con la exigencia de 7 partidos en dos semanas al mejor de 5 sets.

Hoy en Andy quien da sus últimos coletazos y busca nuevos horizontes en su vida. Piensa en la retirada y en abandonar la esforzada y viajera vida del tenista. El camino de Roddick en el US Open le deja un debut contra su compatriota Rhyne Williams, procedente de las clasificatorias. En caso de superar este obstáculo que se presume muy asequible, después debería de medirse, probablemente a Bernard Tomic, la nueva esperanza australiana y, en caso de continuar, todo apunta a rivales argentinos a largo plazo. Un sorteo muy duro para Roddick.

Mardy Fish, la alternativa

Por su parte, Mardy Fish es un jugador que ha llegado a un nivel de especialización realmente alto. Tal es así que, prácticamente sólo con competir a un alto nivel en el circuito americano. Pocos viajes fuera del continente y muchos partidos en pista rápida outdoor. Sólo con esto Fish se ha mantenido en la élite y es un jugador con opciones de ser un hombre importante en el US Open. El cuadro no le ha sido favorable en absoluto, (para valorar sus opciones dentro del torneo este año). También es verdad que la mejor manera de buscar la suerte en el cuadro es tener un buen ranking. Si bajas de una posición de Top 10 a una por encima del Top 20, las cosas se complican. Y sí, se le han complicado seriamente. Su debut será contra Go Soeda, lo que le confiere un gran favoritismo y un partido asumible para su victoria. Debería de llegar a octavos de final porque su segunda ronda sería contra el ‘qualifier’ Pella o el desgastadísimo Davydenko, y en tercera, lo más peligroso que se prevé en su horizonte es Simon o Ivo Karlovic. El problema es que el cruce para tratar de llegar a cuartos de final es Novak Djokovic… y esto ya son problemas mayores. Sin embargo, tampoco al serbio le hará mucha gracia este cruce a estas alturas.

Fish en el US Open 2011. Foto: UsOpen.org

Amplia representación

A falta de una representación muy cualitativa, al menos el tenis estadounidense sí tiene una gran representación cuantitativa. Hasta 20 hombres forman parte del cuadro principal del US Open. Sus opciones se evaporan a los dos o tres pasos en la mayoría de los casos, pero no deja de ser la delegación más notable en su propia casa.

Donald Young ante el más difícil todavía vs Federer US Open 2012

El primero del que cabe mención es de Donald Young. Ya comentamos la estruendosa temporada que está haciendo en el aspecto negativo y, es más, su más que presumible derrota en primera ronda ante Roger Federer le va a privar de 180 puntos, dado que defendía cuarta ronda el año pasado y esto le puede impulsar a perder su condición de Top 100. El caso de Young lo hemos comentado en otras ocasiones. Su carrera está en serio peligro después de un año nefasto donde sus constantes derrotas le han llevado a tener un balance de 3-21, (con 17 consecutivas, lo que le convirtió en el hombre con la segunda peor racha en la historia de la Era Abierta de la ATP). Young era la gran esperanza norteamericana por su prometedor futuro cuando era júnior. Sin embargo, su salto está convirtiéndose en una pesadilla.

Después de su gran US Open en 2011, donde ganó a Lacko, Wawrinka y Chela antes de caer ante Murray, le impulsó, cargado de moral a llegar a la final de Bangkok. Sin embargo, este año, sin confianza alguna, está tirando por la borda todo el trabajo de 2011 y podría tener que volver a jugar Challengers para recuperar la confianza y puntos para volver al circuito ATP.

Isner; la gran esperanza

La gran esperanza de poder hacer algo grande en el US Open tiene nombre y apellidos: John Isner. De Isner sabemos que es un hombre muy competitivo y que no da por perdido un partido. Que tiene una capacidad de resistencia que es proporcional a su tamaño. Isner está haciendo cosas notables en el circuito con victorias sobre algunos de los jugadores más importantes del circuito; (este año ya le ha ganado a Roger Federer y Novak Djokovic, entre otros), y parece el más cualificado para poder destacar en Flushing Meadows.

Viene de ganar en Winston Salem, donde se impuso en su enésimo partido agónico a Tomas Berdych. En principio, la falta de descanso debería actuar en su contra, pero es cierto, como adelantamos, que es un jugador con una capacidad de resistencia y sufrimiento fuera de toda duda.

Apoyado por su gran saque, Isner es un tenista muy difícil de batir y al tener tan pocas opciones de romperle, está muy acostumbrado a jugar y desenvolverse bien en los tiebreaks.

Isner campeón en Winston Salem

Será un jugador peligroso, pero parece que los partidos a 5 sets, (especialmente en los Grand Slams), acaban por minar mucho sus posibilidades. Habrá que ver si puede dosificarse bien en este US Open y hasta dónde es capaz de llegar.

Isner ocupa una parte del cuadro que es muy apetecible. A tenor de lo que se esperaba, la más cómoda con diferencia y la mejor para poder optar a meterse en semifinales. Allí tiene como principales rivales a Tipsarevic y Ferrer, (número 8 y número 4 del ránking), lo que le concede las mejores opciones entre los 4 primeros y entre los 8 primeros. Se libra de los Federer, Djokovic y Murray hasta semifinales, y de los Tsonga, Berdych y Del Potro, hasta más allá de los cuartos. Así que, con este panorama debe de ser la mejor opción estadounidense. Si consigue meterse en semis, a dos partidos… Isner puede ser un arma letal.

Veteranos

De los hombres que tienen más experiencia, pero que también cuentan con pocas posibilidades cabe destacar a Robby Ginepri y a Michael Russell. Ambos en la parte alta del cuadro y los dos con pocas presencias ya en el circuito ATP. Ginepri ha sido un jugador muy específico de pistas rápidas, (sobre todo outdoor), pero parece que sus mejores días ya han pasado. Podría dar la sorpresa en un par de partidos y superar un par de rondas, (tiene un debut ante el zurdo terrícola español Albert Ramos donde tiene serias opciones de avanzar).

Junto a Ginepri, Russell es un jugador que nunca ha destacado como un hombre con potencial para hacer grandes cosas, y mucho menos en un Grand Slam, pero que se ha defendido bastante bien en este tipo de pistas. Tampoco presenta grandes opciones de dar una alegría notable al público estadounidense y además debuta contra el correoso Gilles Simon. Se le augura un futuro corto en Flushing Meadows.

James Blake, ya en decadencia

Sin embargo, de todos los veteranos, el más destacado es James Blake. El neoyorkino ha sido un referente por su estilo de juego y un hombre muy espectacular aunque nunca ha llegado a romper con el potencial que se le preveía. Desde mediados de 2000, Blake ha bajado mucho sus prestaciones y es otro de los hombres que atisba más cerca su retirada que cualquier otro movimiento interesante en la ATP. En cambio, y en su ciudad natal, buscará dar algún golpe de efecto. Blake bien podría ganar un par de partidos, (debuta contra el eslovaco Lacko, y tienen un cruce que podría superar bien contra Granollers o bien contra su compatriota Kudla).

Dentro del apartado de veteranos podríamos catalogar también a Bobby Reynolds, con pocas noticias destacables a lo largo de su carrera en la ATP. Más clásico de los torneos challengers americanos. Debutará contra otro estadounidense de corta trayectoria y poco éxito en su peregrinaje por la ATP: Tim Smyczek. Ya cuenta con 24 años y su trayectoria profesional no apunta mucho más alto del top 150, aunque ha conseguido superar la fase de clasificación, como su primer rival en el cuadro principal del US Open.

Otros jóvenes

De los valores pujantes en la ATP cabe destacar a Ryan Harrison. Al igual que Young, la presencia y aparición de Harrison en el circuito profesional y en algunos torneos más allá de los que se disputan en Estados Unidos también fue una brisa de aire fresco para el tenis estadounidense. Harrison tiene talento y parece que la cabeza, de momento, muestra más madurez que la de Young, pero también en un año como éste, que debería de haber sido el de su confirmación, no ha acabado de rendir a la altura que se esperaba de él.

Ryan Harrison vuelve al US Open. Foto: The New York Times.com

Harrison comienza contra Becker y debería de tener opciones serias de pasar ronda, pero las malas noticias llegan pronto para los jugadores que no son cabezas de serie. Del Potro o Nalbandian acudirán a su segundo cruce y esto puede ser un examen demasiado exigente para el joven norteamericano, aunque, a buen seguro, tampoco son grandes noticias para el argentino que supere el duelo fratricida.

Del resto de participantes es muy destacable la presencia de Brian Baker. El de Tennessee ha sido una de las grandes sorpresas de la ATP esta temporada y una gran noticia para el mundo del deporte. Un hombre cuya tenacidad le ha llevado a las más altas cuotas y que ha vuelto a sentirse tenista y a disfrutar de la profesionalidad después de recuperarse de varios años lastrado por varias lesiones gravísimas que hubieran retirado a la mayoría de los jugadores de tenis profesionales. Sin embargo, su lucha le ha dado resultados y su esfuerzo le ha traído hacia este US Open. Después de ganar varios torneos previos en Estados Unidos, acudió a Niza con una gran racha de victorias y fue la sensación del torneo. Llegó de la clasificatoria a la final, donde perdió con Nicolás Almagro, y después completó un brillante Wimbledon: También después de superar la clasificatoria se plantó en cuarta ronda donde sólo Kohlschreiber pudo pararle.

Las cosas no le han ido bien en las pistas rápidas outdoor de Estados Unidos, donde ha encadenado varias derrotas consecutivas, pero vuelve a ser un hombre feliz y vuelve a un Grand Slam, con toda la ilusión del mundo y ya con poca juventud, (tiene 27 años). Pero para el mundo del tenis es todo un descubrimiento y, desde luego, se le desea lo mejor en el US Open.

De los más jóvenes uno de los que llega con más ilusión es Jack Sock. 19 años y todo un mundo por conquistar. En Atlanta fue una de las sensaciones tras colarse en los cuartos de final donde le tuvo que detener John Isner, (ni más ni menos). Un jugador clásico americano que busca ganar los puntos con su servicio y su derecha. Sock debuta con el alemán Florian Mayer.

Otra de las jóvenes promesas que podremos ver en el US Open es Dennis Kudla. Con rasgos caucásicos (rubio de ojos azules) y nacido en Ucrania, este americano de adopción es un jugador específico de pistas rápidas outdoor. Este año superó la previa de Australia y llegó a la tercera ronda de Wimbledon, pero su resultado más notable ha sido llegar a octavos de final de San José, (también procedente de la previa) y ganar en Lexington. Sin embargo ha recibido una Wild Card de la USTA para jugar el US Open y debutará contra Marcel Granollers.

Otra de las grandes sorpresas en el cuadro principal ha sido la presencia de Bradley Klahn. Con muy pocos partidos destacables a nivel profesional ha logrado colarse a través de la fase de clasificación, mérito que también consiguió en Los Ángeles, para jugar su primer cuadro principal de ATP en 2012. Debutará en el US Open contra Melzer.

Para finalizar, Ram jugará contra Steve Johnson. El californiano, que tiene un ranking mucho más alto que el de Ram, llega con el título de Aptos como máximo mérito después de haber jugado, (sin mucho éxito), los torneos ATP del circuito americano de las US Open Series.

Por su parte, Ram obtuvo una wild card como número 100 de la ATP, pero ya es un hombre con 28 años y poco margen de mejora se le puede conceder.

Jesse Levine es uno de los americanos que todavía sobrevive por debajo del Top 100, pero tiene un debut durísimo contra un Dolgopolov que se ha mostrado muy incisivo y en forma las últimas semanas.

El último de los presentes y el más desconocido es Dennis Novikov. 18 años y muy poco bagaje profesional. Se esperan más noticias de él.

Sam Querrey, alternativa incógnita

Dentro de todo el elenco de jugadores norteamericanos, una de las grandes esperanzas es Sam Querrey. Después de varios años apuntando a ser uno de los principales valores del tenis norteamericano, Querrey que llegó a ser el segundo jugador estadounidense, (tras Roddick) en 2009, tuvo un problema en su codo en 2010 que le impidió rendir mucho más alto, pero su vuelta, definitivamente parece haberse afianzado durante esta temporada de las US Open Series. De hecho, hasta caer eliminado en las semifinales de Winston Salem tuvo opciones de ganar las Series. No pudo con Berdych, pero ha completado un último mes notable.

Ganador en Los Ángeles, semifinalista en Washington (cayó con el a la postre ganador Dolgopolov), octavos en Toronto (cayó con Djokovic), y segunda ronda con Murray en Cincinnati antes de las semis de Winston Salem.

Llega cargado de moral a Flushing Meadows y con partidos suficientes para haber cogido ritmo, lo que le ha faltado en los últimos años. Ahora, con la confianza adquirida será un rival muy peligroso para cualquiera. Querrey comienza contra Lu su singladura en Nueva York. En segunda ronda tiene un cruce nuevamente asequible contra Devvarman o Rubén Ramírez y en tercera, lo normal sería encontrarse con Berdych… reválida de Winston Salem. Hablamos de tercera ronda y, en adelante, un torneo durísimo. Pero no hay que marcarle un límite a Querrey que podría ser una de las revelaciones.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter