Del Potro vs Nalbandian: Compatriotas, rivales, compañeros, enemigos

Partido de la primera jornada con más morbo del US Open con la rivalidad y la Copa Davis por medio

Nalbandian y Del Potro en Indian Wells. Foto:puntodebreak.com
Nalbandian y Del Potro en Indian Wells. Foto:puntodebreak.com

David Nalbandian y Juan Martín Del Potro se medirán en la primera ronda del US Open 2012 y lo harán con una larga polémica que les persigue desde 2008 y que ha tratado de ser enterrada por la Asociación Argentina de Tenis y por los capitanes de la Copa Davis que han tenido que gestionar los egos de estos dos fenómenos del tenis mundial que deben de ser los encargados de darle al país sudamericano su merecidísima primera Ensaladera en su quinto intento este mismo año.

Nalbandian y Del Potro cara a cara. Foto: lamagiadeltenis.com

La relación se ha “normalizado” en los últimos años, pero muchas diferencias separan a los dos líderes del equipo argentino que parte como favorito para ganar la Copa Davis este año. Argentina recibirá a la República Checa en el Parque Roca tras el US Open y, en caso de llegar a la final, será local bien contra España, (su verdugo en las dos últimas finales que ha disputado) o Estados Unidos.

Carácter y dinero

David Nalbandian es todo un ídolo en Argentina. Su carácter, su talento y su carisma han hecho de él, históricamente, el ídolo de la hinchada argentina en el último lustro y algunos años más. Es el último superviviente de una generación legendaria de tenistas argentinos entre los que destacaban Guillermo Cañas, Gastón Gaudio, Guillermo Coria, Agustín Calleri, Mariano Puerta o Zabaleta entre tantos otros. Una fabulosa representación de un tenis argentino en su cúspide. Los años en los que coincidieron Guillermo Vilas y José Luis Clerc, (también íntimos enemigos), coincidieron dos grandes cracks de la raqueta, pero no había tantos jugadores de tanto nivel.

El cordobés lideró a esta generación y en los últimos años era el alma mater incuestionable del proyecto argentino para la conquista de la Copa Davis. Además, Nalbandian siempre ha mostrado su especial interés en conquistar esta competición, (amada por muchos jugadores ATP y denostada por otros). Sin embargo, la llegada de Juan Martín Del Potro a la élite metió a otro “gallo” en el corral y en este caso, el carácter indomable de Delpo le ha llevado a un encontronazo que, bajo la perspectiva de muchos especialistas le costó, sobre todo, la derrota de Mar Del Plata, la más clara opción de ser campeones que jamás ha tenido un equipo argentino.

El inicio de la polémica

Más allá de la polémica decisión de Argentina de jugar por primera vez en muchísimos años como local sobre pista rápida indoor y abandonar su superficie favorita, (el polvo de ladrillo), la primera y gran polémica llegó por la elección de la sede. Nalbandian había apostado fuertemente por Córdoba, (su región natal), y se rumorea que habían grandes intereses económicos, (para él en primera persona también), para que fuera ésta la sede finalmente elegida. Sin embargo, y a pesar de contar con el apoyo del Banco de Córdoba, Mar Del Plata se llevó la designación de la Asociación Argentina de Tenis. La culpa la tuvieron los 9.600.000 dólares que se pusieron encima de la mesa, (300.000 más que los que Córdoba había propuesto). A Nalbandian le costó caro. Se rumoreaba que podía tener una gratificación de hasta dos millones de dólares si hubiera conseguido llevar hasta allí la final.

No sería el último problema. Ni siquiera el último problema económico. El equipo argentino vivió un ambiente muy enrarecido durante las horas previas a la final. El reparto del premio, en caso de ser campeones tampoco llegó a consenso alguno. Nalbandian reclamaba la mitad de la prima para que el resto del equipo se repartiera lo demás. Del Potro, que contaba con 20 años entonces y aconsejado por su padre, se negó a cobrar menos que el cordobés. La frase de David ha quedado para los anales de la historia del tenis: “Anda a decirle a tu papito que venga a pedir por tu plata, pendejo”, se asegura que le dijo el cordobés al tandilense. Sin confirmar, pero con fuertes fundamentos, se llegó a decir que le llegó a llamar “cagón”.

La polémica no acabó aquí. En plena ascensión de su carrera 2008 fue un año tremendo para Juan Martín Del Potro. El joven tandilense venía de completar la mejor racha de su carrera deportiva. Enlazó las victorias contra Wawrinka en Copa Davis, (cuartos de final), con las de Stuttgart (tierra batida), Kitzbuhel (tierra), Los Ángeles (dura) y Washington (dura) antes de caer en los cuartos de final del US Open ante Andy Murray. Su trayectoria parecía imparable y su crecimiento le proyectaba no sólo como un Top 10, condición que consiguió esta misma temporada, sino que apuntaba a ser uno de los hombres que en el futuro luchara por el número 1 del mundo. Siguió triunfando con la final de Tokio, (perdió ante Berdych) y se convirtió en el héroe nacional cuando consiguió el punto decisivo contra Igor Andreev en la durísima eliminatoria de Parque Roca, semifinales contra Rusia.

El liderato de Nalbandian quedaba en entredicho. David siempre había sido el líder del equipo, a pesar de su derrota contra Davydenko y más fuerza cobró todavía cuando completó una espectacular temporada indoor, donde, además, tumbó dos veces consecutivas al joven e insurrecto talento tandilense, (Basilea y París).

La clasificación, independientemente del liderato del equipo, entonces capitaneado por Mancini, marcaba a Del Potro, por primera vez en su carrera, por delante de Nalbandian. Tal es así que Delpo se había ganado el derecho a competir en la Copa de Maestros, por entonces con sede en China.

A Nalbandian no le sentó nada bien la presencia de su compañero en la Copa Masters. David comprendía la importancia de la final como el evento más importante de su carrera. La oportunidad era única. También sabía que necesitaría a Juan Martín en la final. Él contaba con ganar un par de puntos, pero alguien tenía que sumar uno más contra los españoles. El resto del equipo tampoco estaba en condición de tomar estas responsabilidades. Podían ser los partidos más importantes en la historia de la selección argentina.

Del Potro fracasó en China donde cayó en el Round Robin. Llegó roto a Mar Del Plata. Después de un estresante final de temporada su espalda no dio más. Llegó muy tocado, tarde y corto de preparación para la Davis. Su superioridad sobre los tenistas españoles parecía manifiesta, (aún con molestias), sobre todo tras la conocida ausencia de Rafael Nadal en Mar Del Plata.

Y comenzó la final…

Mar Del Plata, crónica de una muerte anunciada

Nalbandian abrió la serie y trituró al mejor hombre español en Mar Del Plata en un partido soberbio. Rozó la perfección. David Ferrer, que pasa por ser uno de los hombres con un palmarés más espectacular de la Copa Davis de la historia, (imbatido en España) y con unas cifras espeluznantes, no tuvo ninguna opción contra el Rey David. Con la moral por los suelos y su mejor tenista zarandeado por el ídolo local, a España le quedaba muy poco argumento para discutir la Ensaladera a Argentina. Pero no fue así. Ya saben, los renglones torcidos.

Emilio Sánchez Vicario, capitán español, viejo zorro y conocedor de la competición como pocos, puso a Feliciano López a defender el segundo punto. Feli hizo un partido impecable y sorprendió a Del Potro. Le atacó como si no hubiera mañana y se fue a la red a disputar cada punto. Los cañonazos del zurdo español no le dieron nunca ritmo a Delpo. El de Tandil, que comenzó relajado y con la confianza de tener el primer punto de su compañero en el bolsillo nunca había soñado un partido así. Contracorriente. Los nervios empezaron a aflorar, pero atacar el impermeable saque de Feli fue imposible. La pista tampoco le ayudó. El bote bajísimo de la bola, (estrategia diseñada anti Nadal), acabó por perjudicar a su propio jugador. El cazador cazado. Roto y derrotado Del Potro no pudo jugar más en la serie. (Ferrer y Del Potro fueron las víctimas colaterales de las derrotas en la primera jornada).

Argentina esperaba un 2-0 de cara al sábado para intentar rematar el doble o, cuando menos, guardarse dos balas para rematar el domingo. Con la de Nalbandian ya contaban como batalla ganada. El 1-1 generó incertidumbre.

El partido de dobles no era definitivo para Argentina, pero en España las cuentas estaban claras, o se definía en éste y el primero del domingo o la trituradora Nalbandian sería un muro inexpugnable. Con Verdasco temblando, Feli volvió a ser el héroe.

Nalbandian remó como un animal para tratar de sacar el partido, pero Calleri no estuvo a su mejor nivel. La derrota dejaba 2-1. David sólo podría rescatar el último punto y el equipo le daba la espalda. Nervioso ante la posibilidad de perder en casa, una Copa Davis que celebraba antes de jugar… tuvo más que palabras en el vestuario argentino con su compañero.

No se quiso filtrar más polémicas ni echar más basura sobre la situación inexplicable. Nalbandian no habló con la prensa. Veía el mundo contra sí. Compañeros, periodistas y un grupo de españoles insurrectos.

La derrota de Acasuso fue una tumba. El Chucho salió a dar explicaciones y la conferencia de prensa fue una hoguera. Nadie quería la cabeza de Acasuso, (muy querido por la afición y la prensa). Las explicaciones iban orientadas a los dos “gallitos” que “habían consentido” un nuevo espolio español en Argentina.

La guerra fría

Primero fue el silencio. Luego las declaraciones de Nalbandian, y más tarde los saludos, (con distancia y cierta indiferencia) entre los argentinos. ¿Qué ocurrió dentro del vestuario? Nervios seguro, todo lo demás son especulaciones. Las más duras hablan de que Del Potro llegó a afirmar a sus círculos íntimos que no iba a “ayudar a este gordo de mierda a que se retire con una Copa Davis”. Nunca se confirmaron.

La guerra continúo contra Tito Vázquez y tantas y tantas otras cosas. Las polémicas en Argentina parecieron zanjarse con un saludo, (algo más afectuoso) de Del Potro y Nalbandian en las últimas apariciones juntos en Davis. Entrenamientos más distendidos y tensiones alejadas.

El H2H

Todo esto volverá a coger vigencia camino del Parque Roca, contra la República Checa y más adelante, si consiguen pasar ronda en la final. Volverán las discusiones sobre dónde se debe jugar, de nuevo buscar una pista rápida que beneficia a Nalbandian y, sobre todo, perjudica a David Ferrer a expensas de saber si España gana a Estados Unidos o si Nadal estará en condiciones… o jugar en la mejor pista para los argentinos la tierra batida (También mejor para Juan Mónaco, tercero en discordia, pero hoy en día, un hombre que posiblemente ofrezca más garantías que Nalbandian a 5 sets…).

Sin embargo, la siguiente batalla será en Flushing Meadows. El morbo está servido en este Nalbandian – Del Potro o Del Potro – Nalbandian. Cruce de talentos. Cruce de caracteres. Lucha de egos. Duelo de colosos. Compañeros, rivales, compatriotas, enemigos… Ahora en la lucha por un Grand Slam. Para Del Potro, muy centrado en su carrera profesional, no cabe duda que sería tan importante o más conseguir un Grand Slam antes que la Copa Davis. Para Nalbandian sería el culmen a su carrera y a su principal objetivo desde que es profesional. Incluso, con la Davis, no sería descartable que se planteara abandonar el circuito profesional. De momento, David domina en el cara a cara 3-1 a Del Potro. Siempre se han enfrentado en una superficie que Nalbandian ha dominado históricamente como la dura indoor. Dos enfrentamientos en el Masters de Madrid, (uno para cada uno), uno en Basilea y otro en París Bercy, (los dos para el cordobés).

Pero para David, el partido contra Del Potro será mucho más que un partido entre dos amigos o compañeros de selección. Es la lucha del Rey León contra el joven cachorro insurrecto. Es la guerra.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

EL MORBO DE LA DAVIS

EL QUINTO INTENTO DE ARGENTINA POR LA DAVIS

COPA DAVIS COMIENZA UNA NUEVA ETAPA

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter