US Open 2012 cuadro masculino, análisis

Federer tiene la parte más limpia, pero cruza con Murray en semifinales: Djokovic, muy duro

Arranca el US Open 2012 en Flushing Meadows
Arranca el US Open 2012 en Flushing Meadows

El cuadro principal del US Open ha quedado definido a la espera de conocer quiénes son los jugadores que se clasifican procedentes de la previa, pero a grandes rasgos podemos definir que Djokovic ha tenido suerte al evitar a Murray en su parte baja del cuadro de cara a las posibles semifinales, pero hasta allí tiene dificultades mucho mayores que Roger Federer o el campeón olímpico: Así ha quedado definitivamente.

La parte alta: Federer sin trabas hasta semifinales

El primer cuadrante, el que se define en la parte más alta del cuadro es el que lidera el primer cabeza de serie y actual número 1 del mundo, Roger Federer. El suizo tiene un camino muy sencillo hasta la cuarta ronda.

Federer llega como número 1 del mundo y campeón en Cincinnati

Para el suizo lo más peligroso en su arranque del US Open será Fernando Verdasco. Comienza contra Donald Young que tiene una bonita historia detrás de sí. Una temporada aciaga. Una racha horrible, la segunda peor de la historia de la ATP de partidos perdidos de forma consecutiva y pocas opciones de discutir nada al hombre que llega a lomos del éxito. Sin embargo, Young, que hizo cuarta ronda el año pasado, es un jugador que, quizá, exento de presión alguna, podría dar alguna complicación. Con todo, cualquier cosa que fuera más allá de un susto en alguno de los sets, sería una sorpresa mayúscula. El camino continuará contra Phau o un hombre procedente de la previa. Poca cosa para Roger.

Para tercera ronda el cuadro le ha presentado a Verdasco. No era el mejor enemigo que le podía haber deparado, a priori el cuadro. El madrileño lleva un año muy flojo. Incluso podría caer en alguna ronda previa, en su debut con Rui Machado (improbable), o en su duelo de segunda contra el ganador del Albert Ramos vs Ginepri. Sin embargo, una vez llegado a estas alturas, (tercera ronda) y con un rival del nivel de Roger… quizá Verdasco pueda ser una espina complicada. En su currículum ya cuenta con algunos sustos de importancia, su tenis lo vale y además, su derecha cruzada, (al revés de Roger), puede ser un arma incómoda para el helvético.

Verdasco en el US Open 2009

Algo más abajo, Fish debería limpiar su parte del cuadro para encontrarse con Roger en los octavos. Por su cuadrante más directo aparece Soeda como primer rival y Davydenko en segunda ronda. Sin embargo, un hombre como Fish, que se ha centrado en preparar esta parte de la temporada debería despachar a cualquiera sin demasiados problemas. EL cabeza de serie más alto que transita por allí es Simon, pero el francés lleva un año difícil de explicar. Complicado. También el cañonero Karlovic puede ofrecer resistencia, pero Fish, en casa, debería ser octavofinalista por encima de todos ellos.

Muy atractivo, sin embargo, se presenta esta parte alta con Almagro y Berdych, nuevamente, en una batalla campal como ya hemos visto antes esta temporada. En Australia el checo salió victorioso que no ileso. Tras casi cuatro horas de bombardeo en un partido francamente interesante, Tomas pasó a cuartos donde el cansancio acumulado con Nico le llevó a perder su cruce con Rafa a quien dominó en el principio del encuentro.

Sin embargo, antes, ambos van a tener que hacer deberes. Pare empezar, al murciano se le ha cruzado Stepanek en primera ronda y probablemente Mahut en segunda. Y eso son muchos palos para llegar a la cita con Berdych. Parece más fácil la tercera ronda donde debería Florian Mayer, que otra cosa.

Para Berdych el camino tampoco es nada sencillo. El talentoso belga Goffin vuelve a un Grand Slam después de deslumbrar en Roland Garros y confirmar su talento en Wimbledon. Después de su derrota con Gulbis en Londres y con Darcis en los Juegos Olímpicos, el checo no llega con mucha confianza. Para esto ha ido a Winston Salem y parece que las cosas le han ido mejor. Ahora falta ver si jugar un torneo tan cerca del US Open le ayuda, (moralmente seguro), o le perjudica físicamente. Si sale vivo de Goffin, el camino se aclara y debería llegar al cruce con Nico… si es que éste ha aguantado en pie.

David Goffin en Roland Garros

Hasta aquí los principales enemigos que podría encontrar Roger en cuartos de final. Evitar a Del Potro o Tsonga ya son buenas noticias para el suizo. Todo lo que no fuera llegar a su enésima semifinal consecutiva de Grand Slam sería una enorme sorpresa y sino un fracaso sí una gran decepción.

La parte media alta: Llega el campeón olímpico

Murray parece haber elegido el camino que le llevó al éxito en Wimbledon y los Juegos Olímpicos. Mucho entrenamiento, pero pocos partidos previos. Tras su renuncia a Toronto, (con el subidón de la medalla de oro en casa en los Juegos Olímpicos), no hizo nada por competir en Cincinnati. Se excusó en el nuevo bote de la pelota y se fue con Lendl, que fue un gran especialista en Flushing Meadows, a conocer los recovecos que le quedan por explorar en el éxito: Un Grand Slam. Nada más se sabe de él hasta que hoy se conoció su cuadro.

Arranca con Bogomolov Jr a quien debería de ganar por la vía rápida. Tras el ruso, lo normal es que llegara Dodig. Un saque peligroso y absolutamente nada más. En principio dos rondas de lo más llevaderas. Tras ellos las matemáticas apuntan hacia Feliciano López. Otro zurdo español para un favorito en tercera ronda del US Open. No es el peor rival que le podía tocar a Andy, pero Feli no es un enemigo cómodo para una tercera ronda en estas pistas. Nada cómodo.

Por esta parte media alta, amenazando el cruce de octavos aparece Marin Cilic. El croata sí es un jugador realmente peligroso. Llega en forma y ganarle tres sets corridos va a exigir lo mejor de Andy. El principal enemigo de Murray en su camino hacia la semifinal será Milos Raonic, recuerdo su frase en Madrid tras caer en el tiebreak del tercero ante Roger Federer: “He entrado en la pista pensando que podía ganar. Salgo convencido de ello”). Las amenazantes palabras del canadiense demuestran su enorme confianza y, a lomos del que puede ser el mejor servicio del circuito, (al menos es quien más puntos de break salva con primer servicio y quien gana un porcentaje de puntos más altos con su primer cañonazo), se ha convertido en una incomodísima piedra en el camino de cualquiera.

Milos Raonic, la principal amenaza fuera del Top 10

Justo llegando a la parte central del cuadro hay dos hombre que se perfilan como cuartofinalistas y deberían llegar hasta allí sin mayores problemas: El primero es Tsonga, que sería el futuro rival de cuartos de Murray si los cabezas de serie respetaran su condición. Jo-Wilfried comienza con un “qualy” y sus siguientes pasos no son del máximo nivel. Falla, podría ser considerado su rival más duro hacia la cuarta ronda porque su compatriota Chardy es el cabeza de serie que responde a su cruce en tercera ronda.

Para Nishikori las noticias son aún mejores. No conocerá un jugador “main draw” hasta tercera ronda porque en primera y segunda será, seguro contra uno procedente de la previa. Después de su progresión todo hace pensar que llegará, al menos, a octavos.

La parte media baja: Ferrer y una nueva reválida

La parte media baja ha sido la más abierta para los jugadores que quiera experimentar la sensación de jugar unas semifinales de Grand Slam. Algo que está realmente caro y parece reservado exclusivamente a un Top 10. Sin embargo, los dos que custodian este cuadrante son, a priori, los más asequibles de los que podían haber tocado tanto del primer sector (los que se configuran del 1 al 4, con Ferrer, siempre preferible antes que Djokovic, Murray o Federer), y el del 5 al 8, con Tipsarevic, siempre preferible antes que Del Potro, Berdych o Tsonga.

David Ferrer, número 4

Para el serbio su camino en las primeras rondas le permite pensar que tampoco él ha sido especialmente desfavorecido. El talentoso Rufin será su primer rival y después, probablemente Brian Baker pondrá la nota romántica al torneo. Después de superar años de lesiones el norteamericano se ha hecho un hueco en la élite por méritos propios, pero debería ser accesible para Tipsa. En tercera ronda, siempre a priori, podría cruzar con su compatriota Troicki.

Para Ferrer el camino tampoco es el más trabado que podría encontrar aunque queda como morbo comprobar si Youzhny, después del correctivo recibido en Roland Garros, con aquella conmovedora imagen del ruso escribiendo “Sorry” sobre la tierra batida que le estaba sepultando, puede oponer más resistencia esta vez ante Ferru. (Hablamos de un proyecto ya a tercera ronda).

Para Ferrer, a octavos, su cruce sería el de Gasquet, finalista en Toronto, si el galo hace buenos los pronósticos, y tampoco debería fallar a tenor de su cuadro.

Sin embargo, para Tipsarevic las cosas están mucho más peludas. En su proyección para llegar a cruzar con Ferrer o Gasquet en cuartos de final, se cruza John Isner. El gigantón se presenta en el US Open con una fabulosa oportunidad para mostrar todo su potencial y hacer valer, por fin, su enorme calidad para atacar a los mejores. Si hubiera podido elegir, seguro que el bueno de John hubiera elegido este flanco para escalar el US Open.

La parte baja: El campeón remonta desde abajo

Para Djokovic, que el año pasado llegó como un ciclón a Flushing Meadows, las cosas han cambiado mucho de 2011 a 2012. Después de la exuberante demostración que dio hasta estas alturas de temporada el año pasado, todo se le ha ido complicando y poniendo cuesta arriba. (Hasta el cuadro que empezará desde la parte más baja). Primero fue la lesión en la Copa Davis en aquel infausto partido contra Del Potro. No tuvo que jugar, pero le pudo su patriotismo.

Djokovic, actual campeón

Después su lenta recuperación, la precipitación para llegar al Masters y sus problemas en Basilea, donde perdió con Nishikori y más tarde en la Barclays ATP World Tour Finals. Llegó cortísimo de forma y todavía tocado. Imposible defender su condición de maestro en 2012.

Mientras Djokovic comenzaba a flojear, Federer aprovechó para imprimir un ritmo que le ha permitido sumar muchísimos más puntos que él en este periodo.

Nole parecía haber recuperado el punto cuando volvió para ganar en Australia. Todo apuntaba a un número 1 final en 2012, pero las cosas siempre se complican. Para todos. Así de duro es el tenis. Primero la muerte de su abuelo, luego las derrotas con Nadal en tierra, las molestias con la tierra azul y más adelante la derrota en Wimbledon con Federer. Allí se dejó el número 1. Otro palo. Pero la vida es así, cuando todo va mal todavía es susceptible de empeorar. (Murphy). Su derrota en los Juegos Olímpicos le desquició. Perder dos partidos seguidos y la medalla lo llevó al límite de su psiquis. Parecía remontar en Toronto. Allí aprovecho la ausencia de todos los “gallos del corral” para coger moral y aire… pero Nole parece que no está y, desde luego, no es el mismo que el año pasado. En Cincinnati otra cornada con rosco incluido le ha hecho tambalearse. “I’m going down,” tuiteó ayer.

Sin embargo, el tenis lo tiene. De eso no cabe duda. Faltará saber cómo llega de gasolina. Para empezar parece que las bolas del sorteo no le han querido estresar. Lorenzi en primera y un qualy o Dutra Silva en seguna. Para la tercera ronda lo más complicado en el horizonte podría ser Benneteua… (agua bendita), debe pensar. Un jugador sin demasiados argumentos para asustar al líder de la “Race hacia Londres”.

Sin embargo, a partir de la segunda semana las noticias que se atisban en el horizonte son notablemente peores. Por allí es muy probable que llegue Dolgopolov. El ucraniano está rayando a un nivel más que peligroso. Saben quién es Dolgo, pues su primer rival el día que se enteró que su abuelo había faltado. Malos augurios.

Algo más arriba llega la legión argentina que tiene motivos para maldecir el sorteo. Sus dos principales baluartes en los últimos años, Nalbandian y Del Potro se medirán en un debut fratricida. No tiene suerte David… pero tampoco ha estrenado bien su condición de Top 8 Juan Martín. Una verdadera pena.

Pero, por si fuera poco, en el mismo cuadrante aparece también Juan Mónaco. Pico, que podría aprovechar el US Open para tratar de acercarse al Masters tampoco lo va a tener nada fácil.

Las malas noticias, en cualquier caso, pueden ser interpretadas de otra manera… Con la flor y nata celeste en esta parte, sería mu difícil pensar que no habrá argentino alguno en cuartos de final. Se les espera. El US Open arranca. Hagan juego.

QUIZÁ TE PUEDA INTERESAR:

YOUNG Y LA RACHA DE PARTIDOS PERDIDOS

FISH, CÓMO SER TOP 10 EN 6 SEMANAS

US OPEN CUADRO PRINCIPAL (AVANCE)

LA APUESTA del día

Comentarios recientes