El Consejo de Jugadores de la ATP

Así funciona internamente la ATP y así contribuyen los propios tenistas en su gestión, un organismo clave y bastante desconocido.

Jugadores ATP de traje y corbata. Fuente: twitter.com
Jugadores ATP de traje y corbata. Fuente: twitter.com

Hoy hablamos en Punto de Break del Consejo de Jugadores de la ATP; un organismo clave y bastante desconocido que toma parte en la estructura administrativa de la ATP, incorporando a los propios tenistas a la toma de decisiones, aunque no obstante de una manera muy reducida y secundaria.

El esquema organizativo de la ATP es simple: en lo alto de su pirámide encontramos al Presidente de la ATP (hoy Brad Drewett) que dirige el Directorio, dicho órgano es aquél en el que comúnmente se toman las decisiones y donde los votos realmente son claves. Junto a este Directorio, con una importancia menor y meras funciones de asesoramiento, encontramos a el Consejo de Jugadores y al Consejo de Torneos. Con 12 y 13 miembros respectivamente se reúnen cada tres o cuatro meses y debaten aquellas cuestiones que les afectan, llegando si es posible a conclusiones que después el Directorio valorará como estime conveniente.

En los últimos años dicho Consejo se ha hecho especialmente famoso por lo célebre de sus miembros y las importantes diferencias entre ellos. Su composición es votada por todos los jugadores, de entre los que se eligen a 12 representantes: 4 representantes de los jugadores con ranking entre 1 y 50, 2 de jugadores entre los puestos 51-100, dos representantes de los doblistas entre los puestos 1 y 100, dos libres, un representante de los entrenadores y otro de los tenistas retirados. Dentro de dicho Consejo han existido desde siempre, aunque la grieta entre ambos grupos ha aumentado recientemente, dos grandes líneas: el sector más revolucionario y que propone más cambio y el sector más conservador de mantener las cosas como están.

Hasta la última elección el sector pro-cambios lo representaba Rafael Nadal, mientras que en el lado contrario lideraba Roger Federer, seguido por una figura muy importante en dicho organismo como Ivan Ljubicic que hace poco comentaba que en realidad Roger y Rafa no son verdaderos amigos sino que simplemente son educados el uno con el otro. En la actualidad son miembros del Consejo de Jugadores: Kevin Anderson, Roger Federer, Jarkko Nieminen, Gilles Simon, Robin Haase, Sergiy Stakhovsky, Mahesh Bhupathi, Eric Butorac, James Cerretani, Andre Sa, Claudio Pistolesi y Brian Gottfried. Algunos nombres conocidos donde destaca, sin duda alguna, el de Roger Federer que da más trascendencia aún a todo lo que aquí se vota y comenta. Por su parte, el Consejo de los Torneos lo forman directores/representantes de los torneos, siendo elegidos 5 de los torneos europeos, 4 de los americanos y otros 4 del resto de torneos.

Pero las discrepancias no han sido sólo dentro del propio Consejo de Jugadores, sino que también se han dado desde el propio Consejo como tal hacia el Directorio de la ATP y el Presidente, pues se consideraba que les tenían allí para fingir que tomaban parte en las decisiones cuando después sus recomendaciones no eran tenidas apenas en cuenta. Por esto se ha llegado a plantear por los propios jugadores la eliminación de dicho Consejo. En cualquier caso, dentro del propio Directorio de la ATP también hay distintas visiones del circuito y entre los 7 miembros 3 son representantes de los jugadores; pero claro, son representantes que no jugadores mismos. Incluso algunos han comentado que sería preferible una gran Asamblea de la ATP donde verdaderamente se tomen las decisiones, y donde haya representantes de todos; es decir, recuperar la eficacia vinculante de dicho Consejo.

A pesar de las críticas, no deja de ser cierto el hecho de que es mucho más fácil opinar sobre distintos extremos desde la visión que a uno mismo le afecta, sin tener que contemplar las del resto; sin embargo, la labor de un buen director o presidente de la ATP es tener en cuenta tanto los intereses de los torneos, como de los jugadores, como de aficionados, como de medios de comunicación, como del circuito en general. Todo esto complica mucho la toma de decisiones. Sin ir más lejos, la larga discusión sobre lo prolongado del calendario se ve muy distinta desde la visión de un gran jugador, interesado en tener menos torneos obligatorios por jugar, que de un tenista top150, interesado en tener cuantas más oportunidades mejor, que de un torneo grande, con interés en hacerse más exclusivo y en que lleguen todos los grandes en plenitud de condiciones, que de un torneo menor, interesado en disponer de un buen cuadro con cuantas más figuras mejor.

La ATP debe decidir teniendo en cuenta todas estas diferentes visiones, y eso implica siempre fallar a alguien en algún momento; pero esto a grandes nombres como Nadal o Federer, o a grandes torneos como Indian Wells o Madrid, no les gusta y si lo hacen público pues se crea un debate no fiel a la realidad en muchas ocasiones y claramente sesgado por una de las partes. Por todo esto las decisiones son tan difíciles y arriesgadas. Por esto, el que les escribe no cree en un Consejo de Jugadores o en un Consejo de Torneos cuyas decisiones sean obligatorias.

A todo esto se suma la última polémica, sacada a la luz por Gilles Simon, que recién elegido representante de los jugadores en dicho Consejo se apresuró a decir que los hombres debían cobrar más que las mujeres pues generan más espectáculo y 'venden' más. Probablemente más como una salida de tono que como una queja real, Simon dijo eso en periódicos nacionales encontrando la reacción contraria de jugadoras, entrenadores e incluso directores de torneos. Sin embargo, la mayoría de sus compañeros ni siquiera se pronunció, conscientes de que en realidad eso no lo deciden ellos ni deben decidirlo por mucho que se empeñe Gilles, apoyado por otros tenistas como Wawrinka o Llodra, pues les corresponde a otros (y de hecho Simon se quejaba sobre todo de los Grand Slam cuando estos no forman parte de la ATP).

Una máquina de discusiones y polémicas donde tenistas, de los que estamos acostumbrados a disfrutar en pista, se visten de traje y corbata y hacen de gestores opinando sobre aquello que tanto les afecta. Eso es el Consejo de Jugadores de la ATP. Un órgano necesario pero no por ello protagonista; el tenis es un gran mundo y la visión de los jugadores es sólo una más, importante pues sin ellos nada existiría pero tampoco sin torneos ni aficionados.

Comentarios recientes