Maria Kirilenko sorprende camino del top10

En un momento de forma espectacular ha dado un gran cambio de mentalidad que le permité luchar con las mejores y ser la tenista de moda

La rusa Maria Kirilenko viene sorprendiendo mucho los últimos días; una tenista como ella siempre entre las 30 mejores, con mejores y peores puntos de forma, pero que generalmente no puede derrotar a los grandes nombres en las citas claves lo que le aleja de los puestos de mayor privilegio de los rankings; ha mostrado un nivel fantástico que ya nadie esperaba a sus 25 años y ahora afronta optimista y mirando al top10 la parte final de la temporada.

Kirilenko, de apenas 60 kilos y 174 centímetros, con aspecto frágil y delicado de pelo rubio, cara adorable y ojos claros, tiene un carácter muy fuerte en pista. De hecho, es una tenista que se transforma cuando entra en la cancha. Los golpes de Maria son limpios, con potencia y colocación es capaz de luchar con prácticamente todas las jugadoras del circuito y hacerles frente; tiene golpes de escuela practicamente perfectos. Sin embargo, Kirilenko nunca daba la talla cuando el partido entraba en esa fase de fortaleza mental; el tenis es un deporte donde no todo es calidad y técnica, sino que el coraje y la fuerza de cabeza, aprovechando las ocasiones fuertes y viniéndose arriba cuando las cosas se complican son puntos que deciden los encuentros igualados, que son la mayoría.

Maria en este 2012, que empezó de manera tranquila y normal como correspondía a su ranking y continuando la senda de toda su carrera, ha dado un gran cambio y ha evolucionado mucho su juego, sobre todo como ya hemos dicho en el apartado psicológico. Ahora no es sólo una buena tenista de golpes sino que ha crecido mentalmente y está preparada para dar la batalla a las grandes del circuito. Ese ha sido el cambio de mentalidad que le ha llevado de ser una top30 más a transformarse en una seria aspirante al top10. Ya está la 14 en los rankings y ahora afronta una parte de la temporada que también se le puede adaptar a su juego. Con un buen servicio, aunque no es de los grandes del circuito, pero que le permite armar sus puntos y con gran capacidad de reacción al resto, tiene un tenis muy equilibrado y poderoso.

Con unos inicios duros, empezó practicando danza y gimnasia. Siempre le encantó bailar y el ballet. No obstante, su padre le apuntó a un curso en la famosa escuela de tenis ‘Dinamo’ de Moscú, y entonces se enamoró de aquel gran deporte. No todo fue tan sencillo, Maria vivía en Yubileyny una pequeñísima aldea; desde la que su padre le llevaba todos los días en coche durante más de media hora, para esperar allí que Maria terminara su largo entrenamiento y después traerla de vuelta. Una paliza para el padre y para la hija, sólo por alcanzar un sueño. Disciplinada, Kirilenko se cansaba de no poder destacar más, esa escuela te permite entrenar con los mejores pero en grupos muy grandes. Un día entrenando Elena Brioukhovets, ex tenista profesional, se fijó en ella y habló con sus padres para pedirles que le dejaran entrenarla sola y que trabajaran juntos.

No tardaron en llegar los resultados y desde entonces Maria Kirilenko no ha hecho más que subir (ganó el US Open junior 2002). Su gran temporada escaparate fue la del 2005 cuando entró por primera vez entre las 30 mejores, ranking que ha rondado desde entonces (sin contar el bajón del 2009). ‘MariKiri’ es una chica normal, a la que le encanta cocinar y volver a su aldea para irse a pescar junto a su familia. No le gustan las extravagancias y su gran sueño era jugar unos Juegos Olímpicos, cosa que ha conseguido en Londres 2012. Le gusta encontrar momentos de silencio y poder leer tranquila novelas antiguas, disfrutando los textos de Dumas o Victor Hugo. Como gran aficionada a la danza, le encanta la música clásica de la que se declara una ‘loca enamorada’, disfruta a Mozart o Vivaldi. Según ella misma confiesa hay días, sobre todo tras dolorosas derrotas, en que puede escuchar música clásica durante horas. En ocasiones se emociona con Bach o Beethoven; y a raíz de ello, una vez acudió a un concierto de uno de los más grandes maestros: Mstislav Rostropovich, con quien mantuvo una estrecha amistad hasta su muerte en 2007, él también se declaro un profundo admirador de Maria.

‘Yo soy muy rusa’ confesó en una entrevista, cuando le preguntaban sobre el posible mal ambiente entre las tenistas rusas. “Y como muy rusa que soy voy al máximo con todas las jugadoras rusas y sufro sus partidos más que los míos”. De fácil sonrisa es una enorme doblista, con importantes títulos en su historial (Cincinnati, Madrid o Miami entre otros han visto triunfar a la ‘Kiri’) y dos finales de Grand Slam, ambas perdidas (Roland Garros 2012 con Petrova y Open de Australia junto a Azarenka). De hecho fue galardonada con la pareja preferida de los fans de la WTA junto a Vika en 2011.

También ha coqueteado con la moda, y aunque tiene claro que su mundo es el tenis no le importa dejarse ver por pasarelas. De hecho, Adidas la marca que patrocina a Kirilenko le propuso en 2006 que Stella McCartney le hiciera una línea de ropa propia; esa línea, posteriormente se la arrebató la danesa y ex número 1 del mundo Caroline Wozniacki, en lo que fue un claro cambio de rumbo de sus patrocinadores que dejaron de ver a Kirilenko como una bellísima campeona, empezando a considerarla una bellísima buena tenista sin más. Es considerada una de las tenistas más bellas del circuito.

Tras acabar cuarta los Juegos Olímpicos y haber luchado los cuartos de final de Wimbledon con Radwanska, uno de los mejores partidos de tenis femenino en mucho tiempo, se prepara para dar el salto definitivo en su carrera que le lleve del top30 al top10 donde tiene juego para estar. Con Roger Federer y Jennifer Capriati como ejemplos a seguir ("verles jugar es una delicia"), Maria Kirilenko es una de las jugadoras de moda en el circuito femenino.

Comentarios recientes