US Open Series: un modelo alternativo

Debatimos el modelo de las US Open Series, sus beneficios y desventajas

US Open Series. Fuente: gototennis.com
US Open Series. Fuente: gototennis.com

Hace días que arrancaron las US Open Series, aunque con los torneos de Montreal y Toronto empiezan su parte fuerte; hoy en Punto de Break debatimos el modelo de las US Open Series, sus beneficios a nivel de patrocinadores e infraestructura y sus perjuicios por la pérdida de riqueza y diversidad.

Este modelo de las US Open Series cumple su noveno cumpleaños. Lo conforman 10 torneos ATP y WTA además del US Open (Stanford, Atlanta, Carlsbad, Los Angeles, Washington DC, Toronto, Montreal, Cinnati, New Haven, Winstom-Salen), y simplemente es la agrupación de estos torneos ayudándose los unos a los otros, colaborando entre sí, con patrocinadores comunes y promoviendo con su fuerza conjunta el circuito previo al US Open sobre similares pistas azules, duras y al aire libre. Esta unión tiene varios campos en los que supone claros beneficios: a los torneos les beneficia en lo que se refiere a facilidad para encontrar potentes patrocinadores (la unión hace la fuerza) y también en la difusión de sus torneos que desde que se creó este formato han aumentado su audiencia (especialmente pequeños torneos como Atlanta o Stanford, por ejemplo, que se benefician de compartir grupo con el US Open, Cincinnati, etcétera). También supone un beneficio para los espectadores que descubren torneos con mayor información y una competición más a seguir, pues los US Open Series en conjunto también tienen sus rankings. Y beneficio, por supuesto, para los tenistas que tienen premios económicos adicionales.

Los números de las US Open Series son espectaculares y confirman la idea de que "la unión hace la fuerza". Audiencia en Estados Unidos de 39 millones de espectadores por televisión, más de 800.000 espectadores directos en los torneos, y más de 40 millones de dólares en premios para los tenistas. En este 2012 'Emirates Airlines' se convirtió en el patrocinador principal de las US Open Series, así como del US Open; junto a dicha empresa se unen otras como Gatorade, American Express, Chase, Esurance o Evian.

A pesar de incluir también torneos canadienses, el rector principal de dichas series es la USTA (la Federación Estadounidense de Tenis) que es quien realmente copa muchas de las funciones que normalmente desarrolla cada torneo de manera independiente y libre en el resto del calendario. Evidentemente el hecho de formar parte de estas US Open Series supone un gran beneficio para potenciar tu torneo, pero también dejarlo en otras manos.

Por eso hoy nos preguntamos si es preferible este tipo de organización que potencia y facilita la celebración de estos grandes torneos restándoles autenticidad o si es mejor calendario más complicados, con pistas diferentes, pero que también aportan riqueza y diversidad al circuito. En este sentido contrasta la diferencia entre, por ejemplo, la gira de tierra batida europea y las US Open Series. Son formatos antagónicos. En el primero cada torneo es diferente y peculiar, con su propia esencia y hay enormes diferencias entre MonteCarlo, Madrid, Roma o Roland Garros. No es así en esta gira americana donde las pistas de Cincinnati, New Haven o US Open son calcadas, con estadios similares en enclaves muy parecidos.

Ambos tipos de organización tienen sus beneficios, pero es casi imposible esperar que se organice nunca de manera tan parecida la gira de arcilla de Europa. Quizás sí es más probable, y hay intentos en ese sentido, con las giras asiática u oceánica. En Europa nació el tenis, lo hizo sobre hierba para después disputarse sobre arcilla; hay muchos clubes, y los torneos tienen su alma en los mismos, no tanto en la federaciones nacionales. En cualquier caso sería necesario para crear estas 'Series' también contar con el apoyo y refuerzo de los Grand Slam pertinentes, como el que presta el US Open a las US Open Series. Sin embargo, se antoja imposible que Wimbledon se 'mezcle' con torneos como Queen's o Eastbourne o que Roland Garros lo haga con Roma o Madrid. Son todos torneos excesivamente diferentres. Por otro lado, el 'Tennis Australia' ha potenciado los últimos años la gira oceánica con Brisbane, Sydney y después el Open de Australia, con un derechos televisivos comunes y una imagen similar con idénticas superficies; es un modelo muy similar al de las US Open Series, pero distinto también.

Si me preguntan por mi opinión, prefiero torneos muy distintos entre sí; cada uno con su central muy diferente, con superficies que varían, con tradiciones distintas, y en definitiva con un carácter que se puede diferenciar. Eso es mejor para los tenistas y mejor para los aficionados. Y ustedes, ¿qué prefieren un modelo como el de las US Open Series o un modelo con muchos torneos diferentes dentro de sí cada uno con sus peculiaridades? Quizás sea la verdadera riqueza del tenis, que cada etapa del año es muy diferente de la anterior.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes