Rafael Nadal: la historia de una lesión

Sus rodillas le condenan a ausentarse de Juegos Olímpicos y Toronto, además de aumentar las dudas sobre su vuelta al circuito

Rafael Nadal. Fuente: lainformacion.com
Rafael Nadal. Fuente: lainformacion.com

Tras renunciar a competir en el Masters 1000 de Canada, ausente desde que perdiese en la segunda ronda de Wimbledon, Rafael Nadal ha vuelto a entrenar hoy para intentar llegar a tiempo al Masters 1000 de Cincinnati, la última gran cita del calendario antes del US Open que arranca en Nueva York el próximo 27 de agosto. Tras más de un mes de parón, el mallorquín sana en Manacor las heridas mentales producidas por renunciar a defender en Wimbledon los colores nacionales mientras borra los dolores de la barrera más alta de su carrera: sus maltrechas rodillas.

Todo ocurre así. Cuando Nadal acude a Madrid al acto oficial que le presentará al mundo como el abanderado de la delegación española en los Juegos Olímpicos de Londres lo hace entre algodones. Sabe que los plazos no se han cumplido como los médicos esperaban. Las molestias en el tendón rotuliano no han desaparecido Prácticamente no ha tomado contacto con la raqueta y cuando lo ha hecho ha sido entre dolores. Cuando sonríe portando la bandera de España ante los medios reunidos en el auditorio del Comité Olímpico Español ya hace tiempo que en su mente habita una lacerante idea: las opciones para que pueda defender la medalla de oro lograda cuatro años atrás en Pekín son remotas.

En julio, Nadal llega a Wimbledon y se realiza dos ecografías en las instalaciones del torneo londinense. La alarma ha saltado en su entorno porque los dolores han vuelto, esta vez en el tendón rotuliano de la rodilla izquierda. Es el peaje de la gira de arcilla, la parte más importante de la temporada para el español, que le ha visto coronar Monte Carlo, Roma y Roland Garros. Luego, tras superar el primer compromiso ante el brasileño Bellucci, el mallorquín cede sorprendentemente ante Rosol, número 100 del mundo, y abandona Londres de forma prematura.

Con los Juegos Olímpicos en el horizonte, Nadal viaja a Vitoria a visitar a Mikel Sánchez, el encargado de velar por las rodillas del español infiltrándole con factores de crecimiento dos o tres veces al año. Es allí, en la consulta de la Clínica ‘La Esperanza’, donde el número tres del mundo es consciente de la gravedad de la situación. Antes de marcharse, recibe una infiltración de plasma enriquecido con factores de crecimiento en su rodilla izquierda para intentar detener el intenso dolor en el tendón rotuliano y poder llegar a tiempo a la cita olímpica. No será su única visita a Vitoria. El mallorquín acude dos veces más, la última de ellas el 16 de Julio, tres días antes de anunciar que no competirá en Londres, para repetir el doloroso tratamiento que milagrosamente le ha funcionado de forma excelente desde el curso 2009, cuando por primera vez tras renunciar a competir en Wimbledon.

Entre todos estos viajes a Vitoria, Nadal se reúne en Barcelona con Ángel Ruiz Cotorro, médico de la Federación Española, y entre ambos toman la decisión de suspender el partido de exhibición programando en el estadio Santiago Bernabéu ante Novak Djokovic. Mientras, el mallorquín, vetado de poder entrenar, intenta recuperarse realizando ejercicios en la piscina y en el gimnasio de su casa de Porto Cristo mientras asiste por televisión a la coronación de Federer como nuevo número uno del mundo.

El 16 de julio, cuando Nadal viaja por tercera vez a Vitoria, el tendón aún no está preparado para soportar la carga de los entrenamientos. Van muy tarde. El margen de maniobra para preparar un evento tan exigente como los Juegos Olímpicos es mínimo. El pesimismo ha tomado forma y las esperanzas de poder participar empiezan a ser remotas.

El 19 de julio, Nadal se levanta y cruza los dedos. Camino del entrenamiento que decidirá si su partición en los Juegos es posible o no intenta mantener la mente en blanco. Una vez sobre la cancha, en el peloteo con Toni Nadal, decide lo que había valorado con Cotorro y Sánchez, sus dos médicos: no participará en los Juegos Olímpicos de Londres. “No estoy en condiciones de competir”; dice en el comunicado que su jefe de prensa envía a los medios de comunicación, “es uno de los días más tristes de mi carrera ya que una de las mayores ilusiones y el momento quizás más especial era ser el abanderado de España en la ceremonia de inauguración”.

Nadal sigue la cita olímpica desde Mallorca utilizando frecuentemente las redes sociales para apoyar a todos los integrantes de la delegación española. Poco se sabe de sus progresos hasta que mediante otro comunicado anuncia que no competirá en el Masters 1000 de Canada, sumándose a otros muchos jugadores ausentes Toronto como consecuencia de los Juegos. Los quince días pactados con el doctor de la Federación Española hacían casi imposible que el mallorquín llegase a tiempo. Ahora, tras haber retomado los entrenamientos, el número tres del mundo, que bajará al cuatro si Murray gana en Canada, pelea pensando ya el próximo gran objetivo: el Abierto de los Estados Unidos.

Las lesiones de Nadal en 2012

Abierto de Australia: días antes del partido inaugural en Melbourne, el primer Grand Slam del año, Nadal siente como algo hace ‘clic’ en su rodilla. No puede doblar la articulación y necesita ayuda para subir a la habitación del hotel, donde pasa horas llorando ante la posibilidad de renunciar al primer gran evento de la temporada. El español, ataviado con un vendaje, recupera y alcanza la última ronda ante Djokovic, cediendo en la final más larga de la historia en un torneo del Grand Slam.

Masters 1000 de Miami: En el partido de cuartos de final ante Tsonga aparecen de nuevo los dolores que le llevan a renunciar a las semifinales frente a Murray. "Lo siento por mis fans, pero no me encuentro en condiciones de jugar por mi rodilla”, dice entonces.

Wimbledon: Tras perder con Rosol, se descubre que Nadal llegó a Wimbledon con importantes molestias en el tendón rotuliano de la rodilla izquierda. Es la misma lesión que le impide participar en los Juegos Olímpicos de Londres y en el primer Masters 1000 de verano.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes