Balance Armada española Londres 2012

Consiguiendo medalla desde la vuelta del tenis en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, este Londres 2012 aparece negro en nuestra historia

Los Juegos Olímpicos de Londres 2012 tocan a su fin para el equipo español hasta allí desplazado; el pesimismo se ha apoderado a la delegación española, que ha ido perdiendo efectivos según trancurría el torneo y que cierra dicho torneo olímpico con dos diplomas olímpicos (Nicolás Almagro en masculino individual y Ferrer/López en dobles masculino) y ninguna medalla olímpica.

El balance deja una sensación de fracaso pues con la clasificación de Feliciano y David para semifinales del dobles masculino se daba la medalla casi por segura y la sorprendente 'corazonada' de Alex Corretja por acertada. Sin embargo, el tenis español vuelve de un torneo olímpico sin ninguna presea por primera vez desde que en 1988, en Seúl, el tenis volviera a ser concebido como deporte olímpico. Además se da la casualidad de que este año el tenis repartía más medallas que nunca en casi el último siglo con la reincorporación del dobles mixto.

Con cinco disciplinas de tenis y el máximo de representación española posible (12 de 12, 6 féminas y 6 hombres), se arrancaba la competición muy óptimistas. La sorprendente victoria el primer día de Carla Suárez sobre la quinta favorita: Samantha Stosur, o la eclosión del dúo Ferrer/López permitían ser óptimistas. Los dos murcianos, María José Martínez y Nicolás Almagro, se mostraba a gran nivel; nuestro dúo Llagostera/Martínez también empezaban acrecentando el ánimo general. Pero los partidos se sucedían y las dolorosas derrotas también iban llegando.

Poco a poco la representación española se resentía y aquéllas 4 serias opciones de medalla, mencionadas tras la baja de Nadal, se quedaban en ninguna. Esas opciones eran: David Ferrer (llegaba como 4º favorito) en el individual masculino, Granollers/López (pese a que la hierba no era la suyo eran la tercera pareja enteramente 'nacional' del ranking mundial) en el dobles masculino, Llagostera/Martínez (quinta mejor pareja del circuito y campeonas en la hierba de Eastbourne) en el dobles femenino, y por último el fácil dobles mixto donde dos victorias te metían en semifinales.

Ninguna de esas opciones ha cuajado y sólo la inesperada pareja formada por Feli y Ferru ha dado esperanzas de presea. David cayó ante un gran Nishikori en tercera ronda, con la polémica del cambio de pista cuando el español sacaba para sobrevivir en el partido; Granollers y López no encontraron sensaciones y cayeron rápidamente en su debut; Llagostera/Martínez que empezaron el torneo de maravilla, fueron apeadas en segunda ronda por las iluminadas chinas ese día Peng/Zheng a las que les entraba todo; por último el dobles mixto finalmente no consiguió entrar y la polémica pareja elegida por los capitanes Martínez/Granollers se quedó como primera pareja reserva.

Con estos resultados y la ausencia de Rafa Nadal, auténtico estandarte del equipo español, la actuación ha rozado meramente el bien o quizás el notable bajo. España, superpotencia mundial en este deporte (también sin Nadal), se vuelve a casa con 0 medallas de las 15 que estos Juegos Olímpicos repartían en el tenis. Los países con los que compartimos liderazgo mundial como Estados Unidos, Francia, Argentina o Rusia no han fallado. Esto bien merece un análisis y es que, aún sin Nadal, España presentaba opciones de sobra para hacerse con una presea en Londres 2012; de hecho España venía consiguiendo medallas olímpicas en tenis desde los Juegos de Verano de 1988 sin líderes de la talla de Rafa Nadal en muchas ocasiones.

La superficie es una de las razonables explicaciones y es que, si cuando se designó a Londres como ciudad elegida para albergar estos Juegos de 2012 el COI hubiera preferido a París, se habría jugado casi seguro sobre la arcilla de Roland Garros y las opciones españolas se habrían multiplicado exponencialmente. No es el caso; y la 'bendita' hierba no facilita a los nuestros su juego con la destacada excepción de Feliciano López y, por momentos, María José Martínez. Pero la superficie no sirve de excusa.

Aunque quizás sea demasiado pronto, lo del dobles mixto bien merece otra reflexión pues se ha dejado escapar una sencilla opción de medalla y esos errores no se pueden permitir de cara al futuro por lo que habrá que tomar nota; en cualquier caso estos Juegos de Londres parecen, como muchas de ellos y ellas han mencionado, la última oportunidad de esta generación. Nombres como David Ferrer, Feliciano López, Fernando Verdasco, Anabel Medina, María José Martínez, Marc López o Nuria Llagostera presentan serias dudas de poder acudir a Río de Janeiro 2016.

Sin dichos nombres: ¿cómo quedarían nuestra opciones? En la Armada femenina viene un fuerte relevo con las prometedores Tita Torró, Garbiñe Muguruza y Lara Arruabarrena, que se suman a Carla Suárez y Silvia Soler, aún con bastantes años en el circuito por delante; sin embargo, la Armada masculina llega bastante más debilitada, aún con Nadal y Almagro con opciones de Río, no aparece un gran relevo aunque Albert Ramos, Javier Martí y Pablo Carreño aprietan de cara a próximas temporadas y habrá que seguir su futuro. Será difícil agrupar de nuevo a tantos nombres de excelente currículo. Quizás en España nos hayamos acostumbrado a los éxitos, a vivir de ganar Grand Slams, Copas Davis, honores, medallas y torneos; descuidando el futuro que siempre llega pronto cuando no vienen nuevos nombres. Ganar todo lo que ha ganado el tenis español los últimos años es difícil de repetir y ahora toca analizar y trabajar.

Quizás entre todos nos hemos despistado y hemos disfrutado mirando lo alto del castell y lo bien que escalaba la anxaneta hasta que ha levantado el brazo, pero hemos descuidado la pinya y el tronc del castell sin los cuales será imposible volver a construirlo hasta que el primero haya caído. Quizás estos Juegos Olímpicos de Londres sean un bonito toque de atención al tenis español, sus dirigentes, entrenadores, tenistas y aficionados. Quizás la ausencia de Nadal nos haya permitido adelantar una reflexión que dentro de unos años tendremos que afrontar sí o también.

"Dios no da valor al que se lo pide muchas veces sino que te concede la oportunidad de aprender a ser valiente". Esta interesante cita, cuyo autor no recuerdo, es el reflejo perfecto de lo que quiero transmitir con este artículo. Ojalá Londres 2012 sea la oportunidad de aprender a construir tenis español de nuevo, si así fuera el balance pasaría del notable al sobresaliente. Y es que "no hay manera de crecer sino con las derrotas" como dijo nuestro ilustrativo Nadal. Y, si me permiten, por unas cosas y por otras, lesiones yaccidentes, errores y despistes y cuanto quieran, estos Juegos Olímpicos para España en tenis han sido una derrota, así quedaran para la historia que no perdona el hecho de que tras 6 citas ésta vaya a ser la primera que no colabore en el medallero nacional.

En cualquier caso y siempre: ¡grandes! A todo el equipo, desde tenistas, entrenadores, encordador, capitanes y federación por el trabajo hecho que, sin duda, podría haber sido mejor pero que nos han representado más que dignamente, han sido nuestro orgullo y se han dejado la piel. Gracias Silvia, Carla, Arantxa, Anabel, María José, Nuria, Marc, Marcel, Feliciano, Nico, Fernando y David. Y ánimo.

Comentarios recientes