Wimbledon no era la mejor sede para los Juegos Olímpicos

Annabel Croft reabre el debate sobre si no habría sido mejor una sede diferente

Desde que se designó a Wimbledon como sede olímpica muchos de los británicos y socios del All England Club mostraron su preocupación; este Club de organización perfecta, que trata al tenis de una manera diferente, lleno de tradiciones, ve como su impoluto blanco aparece manchado día a día con los colores en las ropas de los tenistas y con unas pistas desgastadas que no presentan las condiciones óptimas que de un torneo así se esperan; esta vez ha sido la famosa periodista y extenista británica Annabel Croft quién ha vuelto a destapar las críticas con las que se reabre el debate en plena competición.

¿Debía ser Wimbledon la sede olímpica? Annabel ha dicho para The Tennis Space que disputar los Juegos Olímpicos en Wimbledon ha sido "un poco raro, un poco extraño y un poco doloroso". "Se me hace muy extraño y un poco doloroso. Es raro tener la música a todo volumen, la ropa de color, y las señales de color alrededor de los jardines. Wimbledon es tan especial, y la pista central es como una catedral, por lo que cuando lo ví me asuste y me ha llevado algún tiempo acostumbrarme". "Es como tener a gente que viene a tu casa y cambia todo tu orden". A lo que finalmente Annabel mencionó que "uno se pregunta si habría sido mejor que el torneo olímpico de tenis no se jugara en Wimbledon; supongo que no era una alternativa". Y sentenció "quizás habría tenido que construirse una nueva sede".

Esto sale de una de las voces del tenis en la televisión británica como Annabel Croft. Una mujer querida y admirada por los británicos y escuchada con cariño por los amantes del tenis. Y no lo ha dicho ella sola. "Uno de los principales tenistas individuales - no voy a decir quién era - me dijo, 'ahora se aprecia de veras cómo el All England Club maneja las cosas durante la celebración de Wimbledon'". Annabel aprovechó la ocasión y siguió hablando "me dijo que varios de los jugadores no están contentos tampoco, y que ha sido caótica la organización. Ellos están acostumbrados a tener la acreditación y a que todo se haga muy bien aquí; que sus séquitos estén con ellos y que no tengan problema alguno. En este sentido me han dicho que uno de los tenistas top se puso como loco cuando descubrió que no podía tener a su novia en el palco. Y he oído que una tenista líder tenía los mismos problemas con la acreditación de su novio. Estoy segura de que los jugadores sienten esa especial atmósfera cuando están fuera de pista, pero no todo ha sido fácil en bambalinas". Tras decir lo que pensaba no se quiso olvidar de los muchos británicos trabajando para que esto sea un éxito y añadió "no obstante, tengo que decir que los soldados y los voluntarios han estado enormes. Han sido muy acogedores y amables".

El problema no es que una extenistas y hoy periodista local diga esto, sino que su opinión sería respaldada por muchos de los británicos, de los amantes del tenis y de los propios tenistas. El hecho de que los Juegos Olímpicos se disputen sobre hierba ha conllevado dificultades para organizar los entrenamientos, problemas para recuperar la hierba de las pistas, problemas con el agravio que significa el hecho de que se dispute una competición así en una superficie donde hay tantas diferencias entre unos tipos de juego y otros y problemas a nivel de organización por todos los sitios.

¿Habría sido mejor construir unas instalaciones olímpicas propiamente? Desde luego a muchos tenistas les habría encantado poder desplazarse de la Villa Olímpica al campo de competición sin emplear en ello hora y media de ida y hora y media de vuelta; o entrenarse en las mismas pistas donde después competirían, o salir de sus instalaciones y poder acercarse a ver otras competiciones y a apoyar a otros deportistas compatriotas, esta es una oportunidad que sólo dan los Juegos Olímpicos y que este año muchos no han podido vivir (así lo decían Zvonareva o Hantuchova hace pocos días). Quizás otras instalaciones en pleno centro olímpico, sobre una pista dura que permitiera hacer mejor la transición a la gira norteamericana que empieza la semana que viene y que neutraran más las posibilidades de todos los tenistas, habría sido mucho mejor entendido y más respaldado.

Wimbledon y sus tradiciones han quedado algo tocadas durante estos Juegos Olímpicos; hace escasos días el presidente de dicho Club decía sentirse orgulloso de que el All Englad Club hubiera acogido un evento de tamaña importancia pero que tenía ganar de volver a recuperar su esencia y que no sabía evaluar el posible daño que esto podría suponer para la hierba de sus pistas que históricamente no se tocan desde que Wimbledon termina hasta que Wimbledon empieza y que este año habrá perdido algo de tiempo y calidad.

Ahora les preguntamos a ustedes qué les parece, si habrían ustedes construido unas instalaciones olímpicas de tenis distintas teniendo un lugar de la entidad y calidad de Wimbledon a 1 hora y media del Parque Olímpico, o si les habría parecido más justo como se había hecho desde Atlanta 1996 disputar los Juegos Olímpicos sobre superficie dura al aire libre. Sin duda, parece mejor opción pero también es cierto que repartir las medallas olímpicas en el All England Club es algo que bien vale un esfuerzo, que hará historia, y que supone un interesante ahorro en lo que a contrucción de instalaciones se refiere.

Comentarios recientes