Juegos Olímpicos y Tenis: su importancia a debate

Kohlscreiber reabre la discusión sobre la verdadera importancia del torneo olímpico en el tenis profesional

Philipp Kohlschreiber, finalista en Kiztbühel. Fuente: twitter.com
Philipp Kohlschreiber, finalista en Kiztbühel. Fuente: twitter.com

Philipp Kohlschreiber se dio de baja hoy a última hora de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, tras haberse desplazado de Kitzbühel a la capital londinense en menos de un día con el objetivo de tomar parte en la cita olímpica; finalmente, mermado físicamente, creyó conveniente ceder su lugar en el cuadro, alegando espíritu olímpico.

Esta noticia nos lleva a reabrir el debate sobre las lesiones y sobre si los jugadores deberían renunciar a los Juegos si tienen lesiones o no están en forma. ¿Lo que ha hecho hoy el germano ha sido una espantada o un gesto que le honra? Las no participaciones de Nadal, Petkovic, Kanepi, Fish, Bartoli, Pervak, Martic o Kohlschreiber entre otros, que tienen muy distintos motivos hacen plantearse la importancia de estos Juegos Olímpicos.

¿Son un sueño como muchos de esos tenistas afirman y el culmen de sus carreras deportivas o son más bien una competición atípica de importancia media? Nadal muy disgustado no pudo participar en estos Juegos Olímpicos, otros como Mardy Fish deciden no participar para preparar con mayor cuidado la gira sobre pistas duras previa al US Open, tenistas top10 como Marion Bartoli que no hacen esfuerzo alguno ni cambian su posición respecto de Fed Cup o Copa Davis para poder acudir a los Juegos Olímpicos. La última noticia en saltar ha sido la del tenista alemán que tras jugar ayer una final en un ATP250 de tierra batida ha entendido que su preparación no era suficiente como para disputar, nada más y nada menos, que unos Juegos Olímpicos sobre hierba.

En mi opinión, desde luego, el alemán ha sido poco inteligente al tomar esta decisión. Si ayer estaba físicamente preparado para disputar una final sobre tierra batida de un ATP 250, de esos que superan la treintena cada temporada, cómo no va a estarlo hoy para debutar en unos Juegos Olímpicos. El trasfondo que oculta esta situación es el enfado de un Philipp Kohlschreiber con su federación de tenis nacional y con el Comité Olímpico Alemán porque en un principio, pese a ser un buen jugador sobre césped, no se le quiso convocar para disputar los Juegos Olímpicos. En numerosos países europeos, entre ellos Alemania, se exigen muchos requisitos para poder tomar parte en la delegación nacional y se entendió que si Philipp no estaba capacitado para luchar por un diploma olímpico no merecía acudir a los mismos.

Llaman poderosamente la atención estos criterios cuando el espíritu olímpico proclama que lo importante es participar, igual que llaman la atención los feos de la ATP y la WTA al considerar en cuánto puntuar estos Juegos (hasta hace poco ni tan siquiera se puntuaba), y el hecho de que algunos jugadores relevantes hayan preferido no participar (es el caso de Fish o Bartoli) o no prepararlos con el tiempo necesario. ¿Son los Juegos Olímpicos una competición más amateur que profesional? ¿Son el punto culmen en la carrera de los tenistas? La respuesta atendiendo a la realidad es que no. ¿Tendría sentido que Kohlschreiber estuviera el día antes de llegar al ‘culmen de su carrera’ jugando a kilómetros de distancia y en otra superficie?

Sin embargo, en mi opinión todos estos tenistas que no participan aún pudiendo se pierden una experiencia increíble y una manera de vivir el tenis como un deporte de importancia global que no tiene comparación posible; pierden una ventana de oportunidad fantástica para promocionarse y ayudar a que sus deportes tengan mayor repercusión; pierden la indiscutible vivencia de tomar parte en una Villa Olímpica. En mi opinión por ello, aunque pueda sonar fuerte, son idiotas. No hay nada parecido a unos Juegos Olímpicos ni a competir con todo un país detrás tuyo, y quienes prefieran dedicarse a esos torneos que juegan cada año y 10 veces en su vida en lugar de hacerlo en aquellos que sólo disputarán 2 veces, al menos que no esperen que yo lo entienda.

El debate sigue abierto, ahora esperamos sus opiniones.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes