Color de piel y tenis: las sustitutas de las Williams

Sloane Stephens y Taylor Townsed lideran un gran futuro para las tenistas de color. Desde siempre el tenis ha sido un deporte de blancos...

Sloane Stephens, futuro de las tenistas negras. Fuente: twitter.com
Sloane Stephens, futuro de las tenistas negras. Fuente: twitter.com

Desde siempre el tenis ha sido un deporte de blancos, no por racismo sino porque su origen es británico y su expansión en sus comienzos más europea que global; a pesar de ello, como ha ocurrido mucho más rápido en otras modalidades, las tenistas con la piel negra han sido muy pocas hasta el día de hoy donde sólo Serena y Venus Williams, más ahora la joven Sloane Stephens, representan ese color en el top250, sin embargo, el futuro se presenta distinto y entre las 12 mejores tenistas en edad junior del mundo aparecen 3 con ese color de piel: Taylor Townsed (número 1, Estados Unidos), Sachia Vickery (nº 6, Estados Unidos) y Françoise Abanda (nº 12, Canadá).

Las hermanas Williams han sido siempre referencia en este sentido. Son las inconfundibles tenistas negras, si les ofende la palabra por parecerles excesivamente fuerte ruego me disculpen y sepan que la utilizo con el mayor de los respetos, del circuito femenino que han dominado este a su antojo sin toparse apenas con rivales de su misma piel. Ahora que la etapa de las dos Williams sisters llega a su ocaso cuando rondan cifras superiores a los 30 años de edad, ha llegado el momento de ceder este testigo.

Y para recogerlo encuentran más tenistas de su color que nunca en la historia. Siempre ha habido tenistas negras en el circuito universitario estadeunidense, es algo común, pero muy pocas de ellas daban después el salto al circuito profesional. Ese testigo de tenistas negras del circuito lo recoge principalmente una de las grandes promesas norteamericanas: Sloane Stephens. Con 19 años, Sloane encandila al público y parece claro que si ya está en el top50 dentro muy poco estará en el top10.

A ella se suman otras dos compatriotas de Estados Unidos aún en edad junior pero que apuntan maneras de estrellas. La primera es la indiscutible líder del circuito femenino junior: Taylor Townsed. De la generación del 96, dispone como Serena de una capacidad increíble para ‘atizar’ a la bola, y es que no hay verbo que lo describa mejor. Y generar velocidad sin perder control, sin que su capacidad para darle potencia a la bola le impida subir a la red, buscar ángulos y pensar jugadas. Además de Townsed, Sachia Vickery es otra tenista joven, con mucho potencial, norteamericana y de color. Sachia que en aspecto recuerda a la mismísima Venus Williams, patrocinada por Lacoste entrena en la Academia de Patrick Mouratoglou y tiene en la lectura su gran pasión, y en su tenis equilibrado y cabeza amueblada sus puntos fuertes.

Y la tercera gran junior de piel negra que lleva juega bajo bandera canadiense y su nombres es: Françoise Abanda. Jovencísima, generación del 97, nació en Montreal y su entrenador es Ralph Platz. En las superficies duras tiene su especialidad y empezó a jugar al tenis siguiendo los pasos de su hermana Elisabeth, 3 años mayor, su hermana apuntó buenas maneras pero ahora es sin duda Françoise quien más potencial tiene. Su juego, a diferencia de lo que suele ocurrir con las tenistas de color, es delicado y de toque, se parece en este sentido mucho más a Agnieszka Radwanska que a Serena Williams.

Este es el gran futuro de las tenistas negras en el circuito femenino. A lo largo de la historia ha habido otras tenistas de color que han destacado, al margen de las hermanas Williams. El caso más conocido es el de Alexandra Stevenson, amiga desde niña de las hermanísimas y buena jugadora profesional aunque nunca se acercó siquiera a los records de éstas. Además hay otros nombres como Megan Moulton-Levy (doblista especialista), Angela Haynes, Jamea Jackson, Brittany Augustine o Mashona Washington, todas ellas provenientes de Estados Unidos.

Así pues nos encaminamos hacia un tenis más universal y más diverso, donde cada día son más las tenistas de color. Las hermanas Williams comenzaron la estela de grandes jugadoras negras, con una capacidad física espectacular, y ahora otras muchas siguen el mismo camino: Stephens y Townsed fundamentalmente.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes