La Armada en los Juegos Olímpicos

Los tenistas españoles en Londres 2012. El equipo español que representará a nuestro tenis en la cita londinense ha partido hace unos instantes.

El equipo español que representará a nuestro tenis en la cita londinense ha partido hace apenas unos minutos hacia Londres, donde disputarán el torneo olímpico en busca de una presea que el tenis, en una modalidad u otra, nos ha dado desde los Juegos de Seúl en 1988; Anabel Medina, Arantxa Parra, Carla Suárez, David Ferrer, Feliciano López, Fernando Verdasco, Marc López, Marcel Granollers, María José Martínez, Nicolás Almagro, Nuria Llagostera y Silvia Soler, será los nombres que lleven la marca España y que defiendan el prestigio de nuestro tenis nacional durante los próximos días la capital londinense.

Con la ausencia por lesión de Rafael Nadal, considero que la mayor baza de España para conseguir una medalla es la modalidad de dobles femenino, donde como comentamos el otro día, hemos conseguido 4 medallas de las últimas 5 citas olímpicas. Esta vez nuestras mayores esperanzas se depositan sobre la espléndida pareja conformada por María José Martínez y Nuria Llagostera, campeonas del torneo sobre hierba (superficie olímpica) de Eastbourne (segundo torneo femenino más importante sobre dicha superficie tras Wimbledon), además de quedarse a un paso de las semifinales del ‘major’ inglés. Tienen en su historial victorias sobre casi todas las grandes parejas que dominan hoy el circuito, incluso sobre las hermanas Williams, y si cogen forma y seguro motivadas 100% pueden hacernos vibrar a todos los españoles, quien sabe con qué y de qué color. Con ellas hablamos de su rumbo a Londres hace sólo unos días.

Pero no están solas, España también acudirá con otra pareja femenina: Anabel Medina y Arantxa Parra. Dupla plenamente valenciana; de dos especialistas. Anabel, plata junto a Virginia Ruano hace 4 años en Pekín y doble campeona de Grand Slam, y Arantxa, campeona este año en el WTA Premier de Brisbane y con un gran tenis sobre hierba. Arantxa no atraviesa por un gran momento pero su potencial es enorme y si consigue estabilizarse junto a Anabel, metiendo primeros y sin excesivos fallos puede suponer el punto de locura justo para el tenis control de Anabel que puede, perfectamente, depararnos sorpresas positivas. La prensa es raro que se acuerde de Nuria y María José, pero menos aún de Anabel y Arantxa, sin embargo, ambas jugadoras de carácter con el espíritu olímpico corriendo por sus venas y libres de presión pueden ser peligrosas.

Es nuestra segunda baza. Aquí la baja de Rafael Nadal se ha notado mucho. No debemos lanzar del todo las campanas al vuelo con que David Ferrer sea el 4º favorito y exigirle una medalla que todos colgábamos ya del cuello de Nadal. Ferrer, no cabe duda y todos lo estamos disfrutando, está en un gran momento de forma y puede conseguir metal, pero Federer, Djokovic, Murray, Del Potro, Raonic, Isner, Berdych y compañía son igualmente peligrosos y más a tres sets. Por tanto, Ferru es una gran baza pero como ocurre en cada torneo y más aún en el evento deportivo más importante y selecto del mundo, habrá que ir partido a partido y ver cómo se evolucionan las sensaciones.

Junto a Ferrer, España presenta un gran plantel con Almagro, Verdasco y Feliciano. Éste último, incorporación de última hora, puede caer estrepitosamente en primera ronda o llevarse el oro. Feliciano en hierba es imprevisible y si arranca el torneo como un regalo inesperado, motivado y concentrado, que nadie descarte a Feli a tres sets. Verdasco y Almagro pueden dar mucha guerra, y perfectamente puede alcanzar el diploma olímpico, pero generan dudas acerca de si cruzarán la raya que les separa de los ‘grandes’ que son los que, se espera, coparán las medallas. Aunque el torneo olímpico siempre ha sido torneo de sorpresas, especialmente en el cuadro masculino individual.

La pareja de Granollers con Nadal tenía buena pinta, pero si me lo permite Don Rafael nada tiene que envidiarle la pareja de Marc y Marcel. Los ‘M&M’ llegarán a Londres tras conquistar un nuevo título sobre la tierra de Gstaad. En el dobles masculino hay mucho nivel, y es bien cierto que a diferencia de lo que ocurre en el circuito femenino, el ranking de dobles masculino no es del todo representativo pues las grandes figuras individuales prácticamente nunca juegan dobles. Por esto, parejas como Federer/Wawrinka o Djokovic/Zimonjic son tan peligrosas aunque los rankings así no lo demuestren. No obstante, en el ranking de esta temporada teniendo en cuenta las parejas formadas por tenistas del mismo país, Marc y Marcel son la tercera mejor pareja (muy cerca de los segundos). En mi opinión, el mundo del dobles es muy imprevisible, pero los ‘M&M’ tienen opciones de medalla.

La otra pareja española formada por Feliciano y Ferrer teniendo en cuenta que la formarán el mayor especialista español sobre hierba y el tenista de toda la delegación española de tenis con mejor ranking, quién sabe dónde puede llegar. Igual que con Anabel y Arantxa, nadie cuenta del todo con ellos y eso les puede relajar y lanzar si pasan con buenas sensaciones el siempre difícil debut.

Dobles Mixto

Aún no se sabe qué dos tenistas formarán el dobles mixto español, se prefiere esperar a las sensaciones. Nadie descartable aunque suenan sobre todo tres nombres en chicas y, tras la baja de Nadal, prácticamente todos los nombres de los chicos. No es fácil jugar el dobles mixto, requiere cabeza y experiencia, por eso apostar por un perfil como Marc Lopez, Granollers o Verdasco, sería bueno. Pero a la vez la opción de Marc parece poco adecuada pues en el mixto siempre se ha antojado clave la potencia y capacidad de mando del hombre. En definitiva, dependerá de si alguno queda eliminado tempranamente y de la forma que vayan mostrando. Las opciones de Verdasco/Medina, Feliciano/Martínez y Granollers/Llagostera, o estos mismos nombres colocados de distinta manera toman más forma que el resto.

En cualquier caso, se tratará de un cuadro de 16 parejas, donde con ganar un partido ya obtienes diploma olímpico y con ganar dos estás en el grupo de 4 parejas que se pelearán por las 3 medallas. No parece muy difícil y los nuestros pueden hacerlo, pero después se echa una ojeada a los nombres que suenen para representar a otros países y se confirma que de fácil nada pues cada pareja parece con opciones de todo.

Individual Femenino

La modalidad en la que menos se espera de España es el individuales femenino. Ninguna de nuestras cuatro representantes será cabeza de serie (sólo hay 16), pero precisamente el hecho de que nadie cuenta con ellas les permite disfrutar de la experiencia olímpica y apurar al máximo sus opciones dejándose la piel con la camiseta española puesta. Anabel Medina, nuestra número 1, si se lo cree y se viene arriba como ya ha hecho en otras ocasiones pueden plantar batalla y aprovechar que en los JJOO todo es diferente y siempre hay sorpresas; Carla Suárez, nuestra número 2, es experta en dar sorpresas y en aparecer cuando ya nadie la espera, con ella todo es posible aunque parece difícil siquiera el diploma; Silvia Soler, nuestra número 3, estuvo preocupada por no saber si entraría a raíz de su lesión y de andar muy justa de ranking, pero finalmente ha entrado y llegado sobrada en ambos sentidos, jugadora muy de sensaciones y emociones afronta la experiencia como una oportunidad de disfrutar, si le llegan a decir hace un año y media que estaría aquí como tercera mejor jugadora española y en plenos JJOO probablemente no lo habría creído.

Por último, María José Martínez, que llega con un mal ranking fruto de la lesión y la falta de sensaciones de esta temporada, es de la que más cabe esperar. No ha terminado de brillar en los Grand Slam, pero tras aquél torneo de Roma y su historial de victorias sobre jugadoras top, más aún sobre hierba (donde su juego de saque red es más efectivo que en ninguna otra superficie), nos permite soñar con un torneo sorprendente y ambicioso. Ha recuperado forma, acaba de casarse, y en el dobles vuelve a ser pareja referencia junto a Nuria. Todo ello genera un pozo de emociones que puede que no signifiquen nada o que pueden relanzar su juego raro, mágico e ilusionante, con el que todo es posible.

Conclusión

Estas son las 12 personas que pasearán nuestro nombre y el de nuestro tenis por la Villa Olímpica, los nombres de España, los nombres de la ilusión, los nombres que disfrutarán y pelearán en Londres con el espíritu olímpico que tan bien encarna ese que todos conocen: Rafael Nadal, basado en el esfuerzo, el coraje, la esperanza y la emoción. Ellos saben que Rafa habría dado lo que fuera por competir y también deben representarle a él con lucha y ambición, luchando cada bola como si fuera la última, y a la vez representarnos a todos. Así es el deporte y así es el tenis. Llevamos a 12 tenistas y personas que bien merecen nuestro apoyo y admiración y que, como Rafa firmaría, valen tanto como él y pueden hacer tanto como él. Ahora que disfruten ellos y nosotros. ¡A por las medallas campeones!

Comentarios recientes