Carlos Moyá: Análisis de Wimbledon 2012

Carlos Moyá analiza el número 1 de Federer, la derrota de Nadal y todo lo ocurrido en Wimbledon

Nadal y el techo de la Central a estudio: Foto:lainformacion.com/Reuters
Nadal y el techo de la Central a estudio: Foto:lainformacion.com/Reuters

Ayer Wimbledon asistía a la séptima coronación de Federer como campeón del torneo y hoy se viste apresuradamente de morado para empezar a convertirse en la sede que albergará los próximos Juegos Olímpicos donde el suizo es el principal aspirante a lograr el único gran título que no brilla en su currículo: la medalla de oro. Es la ley del tiempo. Antes de esa historia apasionante, Carlos Moyà, exnúmero uno del mundo, se sienta para charlar tranquilamente sobre todo lo sucedido en el tercer Grand Slam de la temporada donde Federer, Djokovic, Nadal y Murray volvieron a ser protagonistas de esta época historia que vive el deporte de la raqueta.


Pregunta. ¿Es Federer el mejor tenista de la historia?
Carlos Moyà. Es difícil comparar épocas porque enfrentar a unos jugadores con otros es algo muy complicado y, además, el sistema era distinto. Es cierto que Federer es el más completo y el que ha ganado más torneos grandes en los últimos veinte o veinticinco años, pero habría que ver cuántos torneos de Grand Slam hubiese ganado Rod Laver con el sistema actual. El australiano consiguió un hito que nadie ha vuelto a lograr y que ha sido algo inalcanzable incluso para Federer: ganar en dos ocasiones los cuatro grandes en la misma temporada. Es complicado.


P. ¿Era más difícil para él ganar otro Grand Slam o volver al número uno?
R. Llegar de nuevo al número uno de la clasificación, sin duda. Un jugador de su calidad puede ganar cualquier torneo si tiene dos semanas de inspiración en ese momento, pero 52 semanas con esta regularidad y a estas alturas es algo que se me antojaba muy complicado y, sin embargo, Federer lo ha conseguido.


P. ¿Dónde encuentra la motivación cuando lo ha ganado casi todo con 30 años?
R. Sigue disfrutando con lo que hace. Además, es un devorador de records, aunque a veces parezca que tiene esa pose apacible y tranquila, le encanta batir marcas. Es un poco todo eso unido a que está intacto físicamente, juega sin desgastarse mucho y el calendario lo plantea muy bien.


P. ¿Ayudó el techo cubierto a Federer?
R. Totalmente. El cúmulo de hierba más pista cubierta es infalible para Federer si está fino. Es el mejor jugador en hierba con mucha diferencia.


P. ¿Cuál es el análisis de la final?
R. Dos partes para cada uno. Federer jugó peor los dos primeros sets. Cuando Murray ha jugado perfecto, y ha merecido posiblemente mandar por dos sets a cero, se ha visto con un marcador de uno iguales. Eso le decía que a la mínima que bajas tendría problemas. El servició le abandonó un poco en el tercer y cuarto set, de un 70% a un 50% aproximadamente. El saque le estaba sustentando mucho, sacando muchos puntos gratis gracias al servicio. Al final, en estos dos últimos sets consiguió menos puntos con su servicio y Federer se le subió a las barbas.


P. Murray, como Lendl, suma cuatro finales perdidas consecutivas en Grand Slam. ¿Le puede afectar?
R. Ha sido la final de Grand Slam en la que más ha dado la cara y no se le puede poner ningún reproche. Yo soy de los que piensan que, aunque en el futuro nadie te puede asegurar que ganes nada, el que la sigue, la consigue. Y Murray merecería ganar un torneo grande.


P. ¿Es un requisito fundamental no cruzar en la final con Federer, Djokovic o Nadal para poder ganar?
R. De hecho, hasta ayer tenía balance favorable con Federer. Con Rafa no, pero ha conseguido ganarle en algunas ocasiones y con Djokovic sucede lo mismo. Murray ha demostrado que puede ganar, pero en determinadas circunstancias, como las que se producen en la final de un Grand Slam, no ha sido capaz de hacerlo todavía.


P. ¿Es la derrota de Nadal en segunda ronda ante Rosol una de las mayores sorpresas en la historia reciente de este deporte?
R. Es una derrota y nada más. Hay que ver las circunstancias de esa derrota. Rafa trata de disimular mucho las lesiones y no hacerlas públicas. De hecho, esta no se hubiese sabido si no llega a ser por la exhibición del Santiago Bernabéu contra Djokovic. Con esas circunstancias, sí que era factible que pudiese perder.


P. ¿Es imposible que el mejor Rosol gane al peor Nadal en un partido al mejor de cinco mangas si no es por esa lesión?
R. Imposible.


P. ¿Le pesará el resto del año esa derrota inesperada?
R. No, no creo que le afecte. He mirado esta mañana la clasificación del año y están en 300 puntos los tres primeros, lo que quiere decir que su temporada está siendo muy buena. De hecho, es incluso bueno para él que aparezca Federer en esa pelea y que se puedan repartir los puntos. La teoría dice que Rafa es el rey en tierra y Djokovic es el que ha ganado más torneos en cemento, que es lo que viene ahora. Si aparece el suizo y puede discutir algunos puntos a Djokovic será bueno para Nadal.


P. Como Gulbis tras ganar a Berdych, Rosol perdió en el siguiente partido disputado tras acabar con Nadal. ¿Talento a chispazos?
R. A la falta de consistencia se une que después de conseguir una grandísima victoria tiendes a relajarte. Mensajes, llamadas y entrevistas contribuyen a que desenfoques un poco. Hay que ser bastante buen jugador para obtener una victoria de estas y seguir haciendo un gran torneo en los siguientes partidos. No es nada fácil.


P. ¿Está Djokovic fatigado o simplemente era imposible igualar lo logrado en 2011?
R. Las dos cosas. Era muy difícil mantener esa excelencia que tuvo el año pasado. En 2012 está más irritable. Pese a todo, está haciendo una gran temporada porque ha ganado un Grand Slam, un Masters 1000 y ha llegado a otras tantas finales. Su temporada está siendo muy buena, pero no excelente como el año pasado.


P. Federer, Djokovic y Nadal han ganado 29 de los últimos 30 torneos de Grand Slam. ¿Cómo se analiza esto?
R. Total y absoluto dominio de estos tres jugadores sobre los demás.


P. ¿Comparable a otra época?
R. No. No ha habido ninguna época que se acerque a esta. Influye la igualdad de las superficies que antes no existía en ningún Grand Slam.


P. ¿Qué habría podido ser Serena si no hubiese competido en intervalos?
R. Esos intervalos y parones hacen que siga motivada y con ganas de ganar a los 30 años. Es una jugadora y una persona que quiere tener tiempo para ella y para sus cosas y hay que respetarlo. Las jugadoras de su época como Hingis o Henin están retiradas y Clijsters está por dejar el tenis. Ella ha necesitado esto, cada uno tiene su vida y hay que respetarlo.


P. ¿Está cambiando Wimbledon? Techo cubierto con sol, partidos que se terminaron más tarde de las once de la noche, el público de la central rugiendo como nunca…
R. Se están adaptando a los cambios que se requieren hoy en día para ser un torneo competitivo. Si no hay techo, el torneo hubiese terminado el lunes casi seguro con las consiguientes pérdidas económicas y el resto de desajustes. Se están adaptando a los nuevos tiempos, pero intentando mantener esas tradiciones personales que han hecho característico al torneo.


P. ¿Favoritos para los Juegos Olímpicos?
R. Femenino diría Serena. Masculino, quizás Federer un poquito por encima de los demás. Pero para nada hay que descartar a Djokovic y, sobre todo, a Rafa porque antes de este año llevaba cinco finales consecutivas en Wimbledon y es una superficie que se la ha dado muy bien.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes