Soderling y su vuelta a la ATP

Anunció su mejoría a través de su cuenta de Twitter y que su regreso está próximo

Soderling vuelve a sonreír y podría volver pronto. Foto:twitter.com
Soderling vuelve a sonreír y podría volver pronto. Foto:twitter.com

Robin Soderling es la esperanza de muchos aficionados al tenis de ver un hombre realmente competitivo contra el Top 4, un jugador capaz de ganarles a cualesquiera de sus rivales en cualquier superficie, sin embargo, su inusual y repentina enfermedad, la mononucleosis o “enfermedad del beso”, le alejó del circuito dejando huérfana esa posición “puente” entre la súper élite y los jugadores que ganan los Grand Slams y los buenos jugadores, pero que nunca parecen poder con los cuatro jugadores dominantes.

Soderling vuelve a sonreír. Foto:Twitter.com

Soderling, además, es el representante de una histórica superpotencia del tenis como es Suecia y ampliando algo más, el último gran tenista nórdico. La afición a este deporte en estos países es tremenda y siempre es bueno para la ATP que haya algún escandinavo o tenista nórdico en el circuito compitiendo con los mejores.


La evolución de la enfermedad


Soderling ha tenido muchos altos y bajos a lo largo de su enfermedad. Para empezar, hay que comentar que es una enfermedad crónica y que nunca va a acabar de desaparecerle y que le someterá a recaídas. Hay que ser consciente de cuál es “el enemigo” contra este gran tenista para poder situarnos y posicionar realmente qué se puede esperar de él. Muy probablemente Robin pueda hacer grandes partidos puntuales, dar sustos de importancia a sus rivales o ganar algún título, pero, a fuerza de ser sinceros, es muy complicado pensar en un retorno a la máxima élite de un jugador con dificultades para mantener su estado de forma físico al 100%.

Soderling ha descuidado algo su dieta últimamente. Foto:twitter.com

Los síntomas principales de la monocleosis son la fatiga, el cansancio y la pérdida de fuerzas constante. Tres rivales de la competitividad en el mundo del máximo nivel del tenis.
Robin ha llegado a desfallecer y comentar que su principal ilusión ha sido hacer puzles. Ha llegado a comentar, desanimado, que no podía entrenarse ni media hora. Que lo máximo que había hecho en varios meses era un entrenamiento de 15 minutos. Ha anunciado su paternidad y que tenía otras prioridades. Ha comentado la opción de retirarse. Pero parece que ha cogido fuerzas nuevas.
El reservado jugador sueco, (no era extraño verlo en los torneos comiendo separado de todo el mundo, escuchando música aislado del mundo o sin intercambiar una sola palabra con ningún jugador del circuito), ha dejado ver poco cuáles han sido sus emociones y la información nos ha llegado con cuentagotas y a través de su cuenta de twitter, donde ha ido haciendo puntuales anotaciones. De él sabemos poco, (que ha saltado su dieta, como podemos ver en algunas fotos que ha subido en twitter sobre su vida social...), pero de su enfermedad sí se puede saber más cosas… y es más, hay un precedente y una jugadora en el circuito femenino que nos puede mostrar, más o menos, qué es lo que podemos esperar de Soderling en su vuelta a la competición.


El caso de Venus Williams


Venus ha sufrido la misma enfermedad, (todavía la sufre, porque como decimos es crónica), pero con un poco de adelanto. Al igual que a Soderling, a Venus le llegó de manera repentina y sin previo aviso. Su retirada del circuito WTA fue una gran sorpresa y causó la misma consternación que la de Soderling. El proceso de su enfermedad, cuando se pronunció de una forma más aguda, tampoco se supo mucho de ella. Como Robin. En su vuelta, Venus ha alternado algún gran torneo o, puntualmente, algún gran partido, con decepciones muy fuertes y con una mujer que, (sin duda tiene tenis para hacer grandes cosas en el circuito), pero que no aguanta el ritmo de sus rivales. La sacan de punto. La agotan con facilidad. Es posible que también, en este sentido, veamos similitudes.

Venus y Serena siguen compitiendo. Foto:twitter.com

La vuelta de Robin


De momento no hay día fijado para el retorno del sueco. Sencillamente ha manifestado su mejoría, que están entrenándose mejor y se ha mostrado más ilusionado. Es un gran paso y un motivo de alegría para el tenis en particular, pero para el mundo del deporte en general. Sin embargo, hacerse ilusiones sobre la vuelta de un hombre que pueda discutir a los cuatro mejores en el circuito, alguien capaz de jugar finales de Grand Slam o de competir al nivel del Top 4 actualmente, parece algo lejos.
En un lugar tenemos la imagen de Juan Martín Del Potro, que parecía ser el hombre llamado, no sólo a competir con los cuatro jugadores que hoy dominan el circuito de una manera bastante clara sobre el resto, pero una lesión y en este caso, completamente cicatrizada y olvidad, cortó su progresión. Es el último jugador ajeno a los Federer, Nadal y Djokovic que ha conseguido ganar un Grand Slam. A finales de 2009, Del Potro competía de tú a tú con todos ellos y les ganaba con autoridad incluso.
Ahora, es un gran jugador, pero no llega a aquel nivel impresionante que mostraba en aquel momento. En este caso, hablamos de un jugador mermado físicamente, con más de un año de inactividad y que da la sensación de que será muy difícil que lo volvamos a ver jugando finales de Grand Slams, (compitió en las dos últimas de Roland Garros), o ganando con cierta asiduidad a los mejores del mundo.
No cabe duda que sus golpes seguirán siendo buenos. Y hasta es probable que un par de partidos consecutivos los haga a gran nivel. Pero es difícil pensar en una vuelta con una recuperación al 100%.
En cualquier caso, no dejan de ser buenas noticias su vuelta al circuito y esperamos que sea pronto y en las mejores condiciones posibles.

Comentarios recientes