El reparto de premios en los Grand Slams

Sharapova ha respondido hoy a Simon y conocemos cómo se genera y se reparte el dinero en un Grand Slam

Gilles Simon no dio puntada sin hilo y su reflexión sobre el reparto económico de los premios en los Grand Slams, es mucho más amplia sobre si las mujeres dan más o menos espectáculo porque los torneos, sea un Grand Slam o un Challenger, lo que necesitan es rentabilizarse para que el aficionado al tenis pueda seguir disfrutando de este maravilloso deporte. Lo estudiamos con detalle.

El principal problema que “asola” ahora mismo a los profesionales de la ATP no es que las chicas tengan la misma remuneración que los chicos en un Grand Slam. El problema es que el tenis profesional masculino, hoy en día, tienen 4 jerarcas que en los Grand Slams están ganando todos los partidos. Dos de ellos juegan casi siempre la final, Novak Djokovic y Rafael Nadal y los otros dos acostumbran a hacerlo en semifinales. Murray y Federer.

El tenis se ha polarizado lejos de la globalización de la que hablamos y el dinero se ha convertido en un verdadero problema. De repente, la dimensión que han alcanzados los cuatro mejores jugadores del planeta no sólo absorbe los premios de las semifinales y finales de Grand Slam, (que ronda el 40% del presupuesto en premios que hay destinado para los jugadores del cuadro final), sino que además, han conseguido polarizar la mayoría de patrocinadores, colaboradores y contratos televisivos.

En cualquier caso, los jugadores ATP ahora ganan menos, porcentualmente, porque la mayor parte del pastel acaba siempre en el estómago de los mismos. Nole, Rafa, Roger y Andy.

Esta dimensión ha generado un gran atractivo en el mundo del tenis y en los grandes torneos se venden más entradas, las televisiones ofrecen mejores contratos, se venden más palcos y más caros y, en definitiva, hay morbo por ver al Top 4 en los grandes torneos. Es verdad. Los Grand Slams tienen prácticamente garantizado sus ingresos de los últimos días porque el circuito masculino es muy atractivo y las grandes rivalidades generan demanda.

Wimbledon hoy lleno a rebosar. Foto:twitter.com

Al mismo tiempo, el problema del Grand Slam se genera en los primeros días. Muchísimos partidos y muchísimos premios a repartir. Hablamos sólo de Wimbledon, por ser el torneo que ahora mismo se está jugando. En los dos días en los que se disputa la primera ronda, Wimbledon debe generar 928.000 libras sólo para pagar al circuito masculino y otros tantos para pagar al circuito femenino. Son los premios que se reparten entre los 64 perdedores de la primera ronda masculina y el mismo importe para las perdedoras de la ronda femenina. Y esto, hay que generarlo o amortizarlo, normalmente, lunes y martes. Malos días, (a priori), para las taquillas. Muchos partidos en las pistas laterales, etcétera.

Colas en todas las pistas de Wimbledon. Foto:twitter.com

En segunda ronda, Wimbledon reparte 740.000 libras para los chicos y otras tantas para las chicas. Otros dos días. Ya lo saben. Es el dinero que le queda a los 32 eliminados por cada sexo. La tercera ronda reparte 622.000 libras. En los octavos de final: 600.000. En los cuartos de final: 580.000 y entres semifinales y final 2.299.000 libras.

Cifras claras. Rotundas. Sencillas, pero de difícil análisis. ¿Realmente cree Simon que las chicas no generan su parte de premios?

Paridad femenina

En las cuatro jornadas que llevamos de Wimbledon, a pena dos rondas disputadas, han caído 11 cabezas de serie del circuito femenino. Una tercera parte. Ya no están Stosur (5), Wozniacki (7), Bartoli (9), Na Li (11), Cibulkova (13), Pennetta (16), Jankovic (18), Petrova (20), Cetkovska (23), Niculescu (29) o Kuznetsova (32). Esto sería impensable en el cuadro masculino.Y la igualdad, la emoción, es un valor que también gusta en el mundo del tenis. Vean las imágenes del día de hoy en Wimbledon cuando se colgó el cartel de "No hay billetes" y ya no se permitió la venta de más entradas.

La igualdad prima en el circuito femenino y no todo el mundo entra a ver un Grand Slam para irse a las pistas centrales para ver a los mejores jugadores del mundo. Evidentemente, muchos aficionados prefieren acudir los primeros días, (entradas más baratas), para ver a sus ídolos porque más adelante no pueden permitirse el lujo. Pero el tenis es atractivo el de ambos circuitos, cada uno con sus encantos.

Sin embargo, hay que buscar un trasfondo en las palabras de Simon. Posiblemente su entrada en el Consejo tenga la intención de hacer ruido. Los jugadores ya han amenazado con un cierre patronal (el sinónimo de “huelga”, cuando lo hacen los propios empresarios, que son los jugadores), si no se modifica el reparto de los premios.

Sharapova, un gran reclamo para el público en Wimbledon. foto:twitter.com

El motivo no es nuevo. Aquí todo el mundo se queja, y ahora Simon, un jugador de la nobleza del circuito masculino, sabe que tener una prima o paga extra en su trabajo es muy complicado. Con los números que presentan los cuatro primeros, llega a cuartos de final ya es una auténtica quimera, así que son los propios jugadores los que quieren que el coste de cada viaje, donde llevan una serie de personal, como entrenadores, preparadores físicos, fisioterapeutas… deben de salirles rentables. Pero Simon no ha pensado en cómo ganar a estos fenómenos si no en que el tenis está mal repartido y que el espectáculo está en el circuito masculino. Craso error.

Ahora mismo, amortizar un torneo es una auténtica quimera y todo el mundo se hace sus cuentas y sus cálculos para poder atraer a patrocinadores y público y, evidentemente, son los mejores jugadores los mejores reclamos para aficionados y auspiciantes.

Pero también es verdad que otros torneos, pagan muy caras a sus estrellas y éstas, van, cobran su fijo y desaparecen al día siguiente tras perder en las primeras rondas y sin dar ningún tipo de espectáculo. Es esto rentable. ¿Realmente Gerry Webber ha amortizado el fijo de Nadal en Halle este año? ¿Saben a cuánto le ha salido el partido de Nadal al empresario alemán?

Muchos torneos ya son ruinoso de por sí y sólo la aparición de un mecenas, (como en Indian Wells), acaban salvándolo.

¿Y las chicas?

Pues muchos torneos tienen problemas para salvar sus presupuestos. En principio, como ya hemos analizado algunas veces, y más concretamente mi compañero Pedro Gutiérrez, es verdad que el circuito femenino ocupa en muchos medios, (concretamente en éste, no es así), mucho menos espacio. Es un problema de mercadotecnia del circuito WTA. La velocidad de la bola es menor, los golpes menos potentes y puede que haya condiciones que no se puedan comparar con el circuito masculino, pero tiene, desde luego, muchísimas cosas de las que disfrutar.

En muchos países, directamente, el tenis femenino queda relegado y postergado y la cultura sobre el mismo es bajísima. Quiere decir esto que un Grand Slam el reclamo del circuito femenino es menor que el del masculino. Probablemente no.

Sí es verdad, por ejemplo, que Madrid no podría tener un torneo como el que ahora mismo ofrece para la WTA si no se jugara en las mismas fechas que el masculino. Son formas reales de negocio, pero también es verdad que Madrid depende de Nadal, como el BancSabadell depende de la presencia del balear. Barcelona tiene la misma categoría que Valencia, ATP 500. ¿Dónde está el impacto económico tan superior? En Nadal. Y no veo a Simon quejándose del poco impacto económico que genera su presencia en este tipo de torneos.

¿Por qué estas quejas y por qué ahora?

Simon ha accedido a un cargo importante y tiene que empezar a pelar por los jugadores. Nadal lo hizo a su manera y los palos le vinieron de todos los lados. Se decía que muchas de las cosas que defendía o por las que luchaba eran de modo egoísta. Pues lo de Simon ha sonado igual. De momento sus declaraciones no han caído en saco roto. El mundo del tenis ha respondido rápidamente.

De momento Simon piensa que el tenis masculino es más atractivo y que la paridad económica en el reparto de premios de los torneos no es justo. Posiblemente tendremos más noticias de qué piden los jugadores a través del Consejo y qué dice Simon de todo esto. Ya sabíamos que se pedía más dinero para los derrotados en primeras rondas.

La historia continuará, pero se la seguiremos contando en PuntodeBreak.

Comentarios recientes