Dobles mixto: el gran desconocido

Mientras Mirza y Bhupathi se coronaron en Roland Garros, se acerca la cita olímpica de dobles mixto sin que apenas nadie lo haya visto

Apenas nadie habla del dobles mixto en la prensa del tenis; suele ocurrir en general con los dobles, pero más aún en el caso de esta rara avis que sólo se juega en media docena de competiciones al año.

Hace dos días tras la disputa de las semifinales femeninas, en plena Philippe Chatrier, con los periodistas preparando sus crónicas y previas de las finales masculinas y pendientes de las declaraciones de Sharapova, Errani, Stosur y Kvitova, dos indios magníficos doblistas como Sania Mirza y Mahesh Bhupathi conquistaban Roland Garros con una central en la que apenas quedaban una quinta parte de espectadores, tirando por lo alto.

Remontaron un 5/3 en contra en el primer set para cerrar el partido 7/6(3) 6/1 ante la dupla polaco-mexicana formada por Klaudia Jans-Ignacik y Santiago González. "Fue nuestra tercera final de Grand Slam y el segundo título que conseguimos. Estamos muy felices de ganar de nuevo", dijo Mirza. "Hemos estado jugando juntos desde hace un tiempo y hemos tenido resultados consistentes" añadió. "Jugamos una clase de tenis un tanto peligroso", dijo Bhupathi. "Cuando estamos jugando bien, es un poco difícil vencernos. Y lo bueno es que siempre jugamos bien juntos. Hemos competido muy bien las dos semanas aquí en París, así que creo que hemos merecido ganar el título".

Este año los Grand Slam mixtos se han complicado algo más con la participación de más jugadores que buscan prepararse para la competición olímpica. "Cada vez que uno empieza un torneo lo que quiere es ganar, sea el cuadro lo difícil que sea", dijo Mirza. "Estamos felices de haber podido mantener el nivel a lo largo de estas dos semanas y salir a competir en pista con total garantía disputando especialmente bien los puntos importantes. Creo que eso es lo que realmente importa en los dobles mixtos, con deuces que se resuelven sin ventajas y súper tie-breaks decisivos, hay que estar atinado en los momentos clave".

Además el partido era especial, Bhupathi estaba celebrando su cumpleaños número 38 el mismo jueves en que se disputaba la final."¿Qué más se puede pedir en un cumpleaños?" dijo un sonriente Bhupathi. "Es un día increíble para jugar una final de Grand Slam, y es que ya me ha pasado dos veces, en ambos casos logrando victorias; ahora lo vamos a celebrar". "Curiosamente me lo dijo cuando estábamos jugando la primera ronda", dijo Sania Mirza. "Él dijo, 'La última vez que gané en París era mi cumpleaños’, a lo que añadió que este año también coincidía y que tal vez el destino nos deparara una victoria”. “¡Todavía estábamos en la primera ronda!”. “Seguimos ganando y no quería que apareciera la mala suerte, así que quedamos en no mencionarlo de nuevo”, confesó la tenista india.

El primer título de dobles mixto que ganaron juntos Bhupathi y Mirza fue el Abierto de Australia en 2009, lo que convirtió a Mirza (estrella nacional y objeto de acoso por la prensa del corazón india dado su matrimonio con uno de los jugadores de criquet más famosos del país) en la primera mujer india en ganar un título de Grand Slam (y la tercera de India en general, después de Bhupathi y Leader Paes).

En India realmente valoran los éxitos de sus doblistas y acaparan numerosas noticias a pesar de que la retransmisión del dobles sea tan limitada y que apenas se dé importancia a los mismos.

Comentario acerca del dobles mixto

Bien vale esta noticia una pequeña reflexión acerca de los dobles mixtos. Este verano se jugará una medalla y realmente es una modalidad apasionante que ninguno de los circuito se atreve a impulsar, sólo respaldándolos algo la ITF en los Grand Slam y otras competiciones fuera de calendario como la Copa Hopman. En el dobles mixto son importantes ambos jugadores, siendo especialmente relevante que el tenis tenga potencia y pueda dominar y que la chica tenga la fuerza suficiente para aguantar los golpes del otro lado de la pista y la inteligencia para evitarlos o salir exitosamente de los mismos. Es un juego distinto al que estamos acostumbrados, divertido y en el que puede haber también mucho interés. Sin duda un partido Novak Djokovic / Ana Ivanovic contra Bob Bryan / Serena Williams, o un Juan Martín Del Potro / Gisela Dulko ante Lleyton Hewitt / Samantha Stosur, pasando por otras muchísimas parejas se antoja verdaderamente interesante.

Partido entre Sharapova y Mirnyi ante Navratilova y Paes en el US Open 2004

Hace unos meses cuando se celebró el torneo de Indian Wells su comité organizador confesó estar sopesando la posibilidad de celebrar también el torneo de dobles mixto en el año 2013; ya saben que el torneo californiano, de los mejores de la temporada, siempre fomenta la participación en dobles de las principales figuras y quién sabe si el año que viene podremos disfrutar de grandes partidos mixtos.

El dobles mixto es un circuito que no se potencia apenas, pues no se celebra en ningún torneo ATP o WTA a pesar de que se celebren juntos, siendo una posibilidad que éstos tuvieran lugar en torneos mixtos importantes como Indian Wells, Miami, Madrid, Roma, Cincinnati o Pekín. Sin duda será dificilísimo atraer a las grandes estrellas individuales a esta competición, pero el hecho de que sean partidos rápidos y muy divertidos y que cada vez haya mayor número de doblistas especialistas en lo alto de los rankings en lugar de jugadores de ‘singles’, haría que probablemente no faltaran candidatos a jugar estos torneos.

Evidentemente hablar de un circuito de dobles mixto y de un ranking propio hoy por hoy suena a locura pero si se termina de configurar como una disciplina olímpica y hay voluntad puede que tenga cierto recorrido esta idea. Sería ampliar el tenis y generar un interés, pues el asunto de los dobles va mucho por contagio; si las grandes figuras se empiezan a involucrar llega más público, que se divierte, llega la prensa, la cobertura y en definitiva el interés, sin embargo, si se hacen las cosas a la mitad como ocurre hoy en el circuito ATP y WTA donde es difícil ver aunque sea por internet vía stream una semifinal de dobles, se antoja muy difícil que la gente le coja el gusto a algo que nunca ha visto. Aunque, es evidente, en los clubes esta disciplina es de lo más común y casi en cada club de tenis al que uno acuda un fin de semana observará un matrimonio jugando contra otro matrimonio disfrutando del rico deporte que es el tenis.

Partido de la Copa Hopman entre la República Checa (Kvitova y Berdych) y Bulgaria (Pironkova y Dimitrov)

Ojalá el dobles mixto siga creciendo y esperemos que el evento olímpico sea un éxito de repercusión y retransmisión de esta olvidada modalidad donde hoy por hoy dominan los indios.

Comentarios recientes