Nuestro futuro se derrumba

Cada día las inversiones decrecen y el futuro de nuestro tenis se pinta de peor color, especialmente en el caso de las féminas

Similar a un castillo antiguo y abandonado, que es magnífico pero que vivió tiempos mejores, a base de no cuidarlo se va empobreciendo y perjudicando hasta que las paredes ya se caen a trozos. Eso es nuestro tenis femenino actual en España, y de ello depende su futuro.

El señor Xavier Budó Bartumeu nos lo recordaba hoy a través de twitter: 8 torneos ITF 10.000 menos, 4 ITF 25.000 que no se disputarán, los dos ITF 50.000 cancelados y el WTA de Marbella KO. Esta es la situación actual de nuestro tenis femenino, ¿esperamos en serio mantener este nivel de tenis o tenemos derecho a quejarnos cuando no paramos de destruir los puentes que nos ligan al futuro de nuestro tenis? Realmente hay algunos que o parecen no darse cuenta de lo que viene o prefieren mirar para otro lado.

Nuestro tenis se cae, se derrumba, se queda sin futuro si no hay torneos; estamos ante una situación de emergencia nacional, como dijo el señor Mediero, necesitamos reconfigurar nuestro modelo, y eso no se puede hacer desde abajo. Esto ocurre con el futuro de nuestro tenis en general, pero desde luego las féminas afrontan una lucha titánica que ya sobrepasa sus capacidades y que deja patente una discriminación injusta respecto del tenis masculino, más aún si lo comparamos con países de nuestro entorno.

Lo han intentado todo, hasta hemos vivido en este país una huelga de jugadoras, pero ni con ésas lo hemos conseguido. Los torneos que han desaparecido en los dos últimos años alcanzan ya casi 3 de cada 4 que se disputaban. El señor Escañuela nos convencía de que decir esto es una ‘pura entelequia’, pero le animo a él y a todos ustedes a desplazarse a alguno de estos torneos (si es que pudiera darse el caso, cosa que empiezo a dudar) y a charlar con los organizadores y con las promesas y sus familias; en esa edad en la que todo son gastos y los beneficios una utopía inalcanzable, donde el tenis se convierte en elitista y las familias sufren más que disfrutan la pasión y el don de su hijo o hija por el tenis.

Sede de los ITF 10.000 de Turquía, donde se disputan más de una decena de torneos al año

Los torneos ITF son claves. Claves. Sin ellos no hay futuro. De veras que no lo hay, nuestras promesas no se pueden estar desplazando constantemente a Marruecos, Túnez, Francia, Italia, Suiza, Bélgica o Portugal, eso a la larga es imposible. ¿Cómo se siente una niña que tiene que pagarse un viaje hasta Grenoble y pierde en primera ronda de la previa por nervios y presión con apenas 15 años? ¿Qué le dices? ¿Qué han de hacer sus padres, seguir costeándole algo que no pueden asumir o tirar la toalla con la ilusión de un sueño por cumplir por su hija, cuando puede que su hija sí valiera para ser profesional? Todo ello sin contar los gastos de entrenadores, academias y material. Sin becas es muy difícil, pero sin torneos cerca se convierte ya en una quimera llegar a profesional.

Conmino al señor Escañuela y a todo su equipo, que me consta se esfuerzan por ello aunque no sé si lo suficiente a tenor de los resultados, a que den un paso más y a que lo hagan rápido. Centralicen nuestro tenis si es preciso, coordínenlo, busquen patrocinadores comunes para todos los pequeños torneos pues así es más fácil (de esta forma lo hacen en Francia). Sigan el ejemplo de países como Estados Unidos, Francia o Turquía que son auténticos ejemplos de apuesta por el tenis desde la base. Busquen más formas, indaguen, innoven, prefiero que lo intenten y se equivoquen a que tenga la sensación de que no hacen nada. Tras cancelarse más de una veintena de pequeños torneos en un año y medio al menos esperaba una rueda de prensa y unas medidas a tomar.

Si no conseguimos crecer al menos que no nos sigamos destruyendo. Cada mes se dan de baja uno o dos torneos y este ritmo acabará para finales de año con cualquiera de los valientes torneos supervivientes. Las soluciones son difíciles no cabe duda, pero si desde las propias Federaciones no se toman decisiones y se afrontan cambios, desde luego no podemos esperar que los frutos caigan del cielo como si España fuera un país en el que los tenistas surgieran de debajo de las piedras. Se pueden hacer cosas y lo saben.

Sede de varios torneos de promesas: Ciudad de la Raqueta (Madrid)

No necesitamos señor Escañuela que firme usted Planes de Igualdad y que se congratule de ser el primero en hacerlo si después son únicamente cuatro las tenistas españolas que reciben becas y a las que se les ayuda en su futuro profesional, si habla uno al día siguiente con padres desesperados y si a la semana descubre que unos organizadores no encuentran ayuda alguna para sacar sus eventos adelante.

Al menos parece que a nivel privado se empiezan a mover cosas, que hay conversaciones que auguran un cambio de rumbo, un cambio de sistema, algo diferente. Pero desde ahí es todo más difícil, veremos en qué quedan todos esos rumores.

Con nuestro tenis femenino muerto de sed, da la sensación de que nadie está dispuesto ni a buscar agua ni a tan siquiera dar del suyo aún sobrándole, una pena. Nuestro tenis femenino se la juega y bien nos valdría ponernos las pilas, insisto una vez más que no es tarea fácil pero por favor no me digan que estas quejas carecen de peso y objetividad, porque bien sabemos que no es así.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes