La grandeza del tenis

Virginie Razzano derrotó a Serena Williams 4/6 7/6(5) y 6/3 en un partido épico, vibrante e histórico; el tenis: una fábrica de sueños

¡Qué bonito es el deporte! ¡Precioso! ¡Excepcional! Cuando alguien lo deja todo, con coraje, valentía, arrojo, hasta que alcanza un sueño; SU sueño. Esto ha ocurrido esta noche en una pista donde tantas lágrimas se han vertido y donde tantas ilusiones se han plasmado en realidad: la Philippe Chatrier, central de Roland Garros.

Virginie Razzano. Ese es el nombre protagonista hoy y para unos cuantos días en Roland Garros, Francia, Estados Unidos y buena parte del mundo. Francesa veterana, hoy quejicosa de su pierna izquierda, ha dado una lección a todos; y no quiero olvidarlo, Serena también ha dado una lección. Partido que a buen seguro ha hecho crecer la semilla de la pasión por el tenis, el deporte y los sueños de muchos niños, jóvenes, adultos y ancianos. Momentos que trascienden del deporte hasta las emociones, que en el fondo y en sus extremos se funden en uno. Pasión por el tenis; por cada bola, por cada juego.

Hace un año la francesa recibía en Roland Garros el aplauso emocionado de un público que sabía lo duro del momento. Tan sólo una semana antes había perdido a su marido y entrenador, el hombre de su vida, por un tumor cerebral. Razzano lloró y el público le devolvió su cariño. “Me siento sóla, perdida, confusa… pero es normal, supongo”, “no habría jugado aquí si no supiera que él lo desearía con toda el alma”, confesó la francesa; “ha sido mi homenaje hacia él”. Perdió fácil ante Gajdosova, no pretendía plantar batalla, sólo sentir la palma de la mano ajustándose al mango de la raqueta, agarrando con coraje y fuerza una historia dolorosa. Afrontando el deporte como la vida, como un juego de valientes, como una realidad empapada en sueños.

Tan sólo 52 semanas más tarde Virginie ya no es la 304ª de la WTA como entonces, ahora es la 111 y con esta victoria volverá al top100. Su siguiente rival será Arantxa Rus, pero eso no importa; da igual si sigue adelante o no, el sueño de los franceses es que así sea, pero la realidad personal es que Razzano ha entrado en la historia, pues hablamos del primer Grand Slam de Serena Williams en el que no debuta con victoria. La mirada de ojos claros y vidriosos de la francesa lo decía, éste era su día, aquél por el que tanto se había esforzado, por el que tanto había luchado, cayendo pero levantándose, persiguiendo una ilusión y una esperanza: disfrutar del tenis, de sus silencios y de sus aplausos, de sus momentos duros y de sus momentos épicos, sencillamente disfrutar como profesional. Un ejemplo.

¡¿Qué nos deparará Roland Garros mañana?! ¿Qué sueño se cumplirá? Es la grandeza del deporte y más aún del tenis donde todo se saborea tanto, donde los segundos a veces son horas y las horas segundos. Tardó 8 bolas de partido, más de 3 horas y más de 20 minutos de juego final para derrotar a Serena. Una deportista la americana, que luchaba contra sus sensaciones, pensaba golpes que hoy sus fuertes y dominadores brazos no plasmaban; pero se dejó el alma, y por eso salió de la central con un aplauso inmenso, de una grada que paladeó verdadero tenis y que lo agradeció. Otro detalle por el que amar este deporte llamado tenis; no siempre el derrotado recibe un aplauso al salir del campo de juego.

En tardes épicas como éstas, en las que sólo dos almas contagian la emoción y el espíritu del deporte a millones de personas en miles de rincones distintos por todo el mundo, uno se reconcilia con el deporte en su más pura esencia, y una vez más con el deporte femenino, lo cual no se debe olvidar. Dos guerreras, dos luchadoras. “Definitivamente ésta será la mejor ducha de mi vida”, confesó Razzano al poco de concluir su partido aún con lágrimas en el rostro, mas con la sonrisa perenne e inarrancalbe, tras rematar una machada que primero pareció imposible (6/4 6/6 5/1 en el tiebreak para Serena), y después similó no convertirse en real (del 6/4 6/7 0/5, al 3/5* en el tercer set salvando muchas bolas en contra). “Se lo dedico a él, al hombre de mi vida”. Una lección de amor y valentía. Cuando el hombre lucha con corazón, no hay límite; no lo hay. Hoy una vez más lo hemos visto. ¿Cuántas ilusiones se quedan por el camino? ¿cuántos sueños truncados? Tanto en la vida de un deportista como en la de otro cualquiera; y ésta es la gran lección que nos ofrece el deporte, que lo hace mágico, emocionante y maravilloso, y que hoy se plasma en el rostro incrédulo de Virginie: no hay barrera que no se pueda superar ni obstáculo que no se pueda derribar si la fuerza de los sueños, acompañada por la valentía y el esfuerzo, están de tu parte.

Enhorabuena Serena. Que lo disfrutes Virginie.

Simplemente: GRACIAS

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes