La tensión de los 'lucky losers'

A la espera de un puesto en el cuadro principal que muchas veces no llega

Fichas del sorteo del cuadro de Roland Garros. Fuente: rolandgarros.com
Fichas del sorteo del cuadro de Roland Garros. Fuente: rolandgarros.com

El tenis es un deporte lleno de detalles y curiosidades, entre ellas la que les vamos a explicar hoy. Puede darse el caso, y de hecho se da en numerosas ocasiones, en que una vez elaborado el cuadro principal o ya elaborado el de la previa, alguno/a de los tenistas inscritos en el cuadro principal finalmente no puede disputarlo. Las causas pueden ser muy diversas, desde las más raras como que no haya llegado el avión a tiempo hasta las más comunes como es por lesiones, normalmente de última hora.

Esta es la circunstancia que ronda por la cabeza de Garbiñe Muguruza estos días y que lo ha hecho con tantas otras. Lo normal en los cuadros ATP, WTA, Challenger e ITF, es que cuando se han de cubrir puestos en el cuadro principal se acude a la previa y se ofrece esa plaza al perdedor de la última ronda de la qualy de mayor ranking, después al siguiente etcétera, pero siempre por orden de ranking entre aquellos que han llegado a la última ronda de la clasificación. No ocurre así en los Grand Slam donde, como ocurre en tantas cosas, el tratamiento es diferente. En estos cuatro grandes torneos del año se realiza un sorteo entre las 8 perdedoras de la última ronda de la previa. Primero se hace un sorteo entre las 4 cabezas de serie mayores o de mejor ranking, y después entre las otras 4; de ahí se obtiene un orden de 8 que es el que se utiliza para cubrir las bajas que puedan tener lugar en el cuadro principal antes de disputarse los partidos de primera ronda de la previa.

Y este es el caso de Garbiñe en este Roland Garros. Perdió ante Lara Arruabarrena en la última ronda de la fase previa, y fue la cabeza de serie más alta en ser eliminada en esta ronda, por lo que entró en el primer sorteo y salió como tercera. Tras la primera baja que hubo, de Silvia Soler por esguince de grado 2 en el tobillo, entró la británica Laura Robson; y tras la segunda, de Vera Zvonareva, entró Sesil Karatantcheva que derrotó a Timea Babos y ya está en segunda ronda donde jugará ante Carla Suárez. La siguiente baja que se produjera daría entrada a Garbiñe Muguruza que disputaría su primer cuadro principal de Grand Slam, siendo una más que nunca ‘lucky loser’ o traducido una perdedora afortunada.

Esta figura es extraña. Los tenistas están acostumbrados a despedirse de los torneos cuando pierden y la sensación de una segunda oportunidad siempre es poco común; lo que provoca que muchas veces se aproveche por no tener ya tensión y en tantas otras se lleve uno una derrota contundente por falta de preparación y tensión. En torneos grandes hay tenistas que pueden permanecer tres o cuatro días más en el torneo por si acaso consiguieran entrar como ‘LL’; no así en los torneos más pequeños donde esto ocurre en menor medida.

Otras figuras simulares a este ‘LL’ son la ‘WC’ o invitación personal que supone el acceso directo al cuadro de quien por ranking no tendría acceso (del que ya hablamos en otra ocasión); los ‘BYE’ que en caso de que ya no haya candidatos al lucky loser es la figura a utilizar por la que se da acceso directo al rival a la siguiente ronda y que encuentra su mayor plasmación con los cabezas de serie en torneos importantes no de Grand Slam, donde están exentos de disputar la primera ronda los dos primeros cabezas de serie, los cuatro, los ocho o el número que se determine, limitándose el número de entradas directas por ranking (el fundamento es limitar los esfuerzos de tenistas a los que se les suponen victorias en esas primeras rondas y garantizar que progresarán más fácilmente en el torneo), aun así hay casos en los que los ‘BYE’ se otorgan a tenistas que han llegado lejos en el torneo anterior (ocurría por ejemplo en Madrid, cuando se disputaba tras Roma hace un par de años, en el que las semifinalistas en el torneo italiano tenían derecho a no jugar primera ronda en Madrid); ‘SE’ o ‘Special Exempt’, que tiene lugar en torneos ITF y Futures por el que un tenista que haya llegado a semifinales o final en un torneo anterior, si en el de la semana siguiente estaba obligado a jugar la previa, se le exime de la misma y se le da acceso directo al cuadro principal pues se entiende que en estas bajas categorías es injusto que si un tenista está jugando bien un torneo no pueda disputar el siguiente por coincidirle las últimas rondas de uno con las previas del otro.

De esta forma la próxima vez que se enfrenten a un cuadro Grand Slam, WTA, ATP, Challenger o ITF sabrán comprender toda esa amalgama de siglas que en muchas ocasiones se produce entre WC, Q, SE, BYE, etcétera, y que en definitiva responden al cómo ha entrado ese tenista en el cuadro principal. Detrás de cada una de estas siglas hay nervios, favores, entrenadores, organizadores, etcétera. Es el mundillo del tenis que se esconde tras el telón, parte de la magia, donde siempre hay sorpresas y esperanzas frustradas fruto de estos cambios de última hora. Pero no se engañen, pocas veces en toda la vida profesional de un tenista disfruta de más de dos o tres LL; el tenis da muchas oportunidades pero no en el mismo torneo, esta es la excepción, que bienvenida sea en algunos casos.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes