Almagro llega como alternativa a Roland Garros

"He jugador mi mejor tenis aquí de los últimos dos años", comentó Almagro en Niza

Nicolás Almagro revalidó su título en Niza y llega a Roland Garros presentando sus credenciales que desde hace años le han convertido en uno de los mejores tenistas de tierra batida del mundo. Nico, que este año sólo había ganado un título, el cosechado en Sao Paolo en el inicio de la tierra batida esta temporada en la gira latinoamericana, llegaba con dudas y un ligero bajón de prestaciones de lo que había sido los últimos años, un jugador realmente dominante en tierra.

Sin embargo, en Niza, y con la ausencia de algunas de las mejores raquetas del circuito y quienes realmente han mandado en los Masters 1000; Sobre todo, Nadal, Djokovic, Federer y Berdych, Almagro partía como el gran referente y acabó por imponerse a la sensación del torneo, el norteamericano Brian Baker que perdió su primer partido después de su título en Savanah y de haber superado la previa de Niza y rivales como Stakhovsky, Monfils y Davydenko para hacer un torneo que le dado un impulso impresionante a su carrera. El propio Baker, a pesar de haber perdido la final se mostraba eufórico tras el partido hablando de que: “Esta semana me ha cambiado la vida”. Así es.

Almagro, el especialista

Nico Almagro es un jugador que opta al Top 10 y que si hace un buen Roland Garros podría conseguir su objetivo, lo que ya alcanzara en 2011, y donde quiere afianzarse. El murciano ha estado varios años en el circuito compitiendo al máximo nivel, sobre todo en torneos de categoría ATP 250 y ATP 500, pero casi siempre ha triunfado, únicamente, en tierra batida. Sus números, sobre todo en los últimos años, habían sido impresionantes. Si había un torneo de estas características, de estas categorías y sobre tierra batida, Almagro era favorito y un auténtico devorador.

Sin embargo, para poder coronarse en el Top 10 le faltaban, principalmente, mejores resultados en Masters 1000 y en un los Grand Slams.

Almagro es un jugador con buenos tiros desde el fondo. Su derecha es un auténtico cañón y su revés, uno de los más plásticos y violentos del circuito. Su potencia le restaba mucha precisión y sus errores no forzados, (Nico es un jugador eminentemente ofensivo y que es realmente definitivo cuando se pone al mando de un punto). Sin embargo, la facilidad para hacer winners quedaba contrarrestada por su cantidad de errores no forzados.

A medida que ha sido capaz de equilibrar su juego, ser más paciente y esperar más sus opciones para atacar y conseguir el tiro definitivo se ha estabilizado.

Esta temporada se ha mostrado como un jugador completo, (ya lo hizo el año pasado), y ha competido muy bien en pistas rápidas, (sobre todo al aire libre), y como siempre en tierra batida. No obstante, su derrama de puntos en Latinoamérica, sobre todo, por su derrota prematura en Buenos Aires contra Verdasco, le había restado algunos puntos necesarios. En la tierra europea, se ha encontrado con Ferrer como uno de sus principales obstáculos. Su terrible balance, (no le ha ganado nunca), con el alicantino, le ha lastrado para poder dar un paso más. En Madrid lo tuvo realmente cerca, pero volvió a fallar en el momento clave, en este caso con puntos de partido en el último tiebreak, incluso con su propio servicio.

Este año, en los Masters 1000 parecía que los octavos de final eran su tope. Cayó con Wawrinka en Monte Carlo, Ferrer en Madrid y Berdych en Roma. Todos ellos grandes especialistas de la superficie y algunos de los mejores jugadores del momento.

En Barcelona tuvo delante a Milos Raonic, que le sacó de su ritmo y acabó por desconcentrarle y perder algunos de los principios que le habían consolidado en su juego y en el ranking ATP.

Después de varios tropiezos y de no encontrar su verdadero nivel, en Niza volvió a ser el jugador agresivo y certero desde el fondo de la pista que daba unos verdaderos recitales en las pistas de tierra batida.

Niza y sus contrapuntos

Niza es un torneo trampa. Un ATP 250 de tierra batida con condiciones de juego muy parecidas a París y en la misma Francia. Todo parece apuntar a ser un torneo idóneo para preparar Roland Garros, pero no es así. Nico ha jugado hoy la final y debutará en menos de 48 horas en París. El año pasado, el título le dio confianza, pero había sobrecargado mucho su calendario y lo acabó pagando en el Grand Slam. Kubot, le remontó dos sets abajo y le dejó con muy pocos puntos y sin la gloria de hacer algo grande en el Bosque de Bolonia, llegó desfondado al quinto set.

El título de Niza conseguido por Almagro. Foto:twitter.com

Esta vez llega con menos recorrido y sobre todo, ha rencontrado sus mejores golpes en la Costa Azul. Su calendario es propicio y no defiende más que primera ronda en París. Puede ser una buena oportunidad.

Si Almagro va creciendo día a día en el torneo el cabeza de serie más alto que tiene hasta cuartos de final es Janko Tipsarevic. El serbio viene también “on fire” después de ganar la Copa del Mundo por Equipos en Dusseldorf. Janko ha completado una semana realmente espectacular y hoy ha ganado al mismísimo Berdych. Cuenta con victorias muy importantes este año y en tierra batida ha estado más que notable. Sin embargo, es un partido que Almagro podría ganar.

Si es así, en cuartos de final emerge por su parte del cuadro Nadal. Palabras mayores. Aún y con todo, Nico apunta y dispara en Roland Garros. Ojo con el murciano. Bombardero en París.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes