Tsonga no cree en las opciones francesas para ganar Roland Garros

Monfils, su mejor baza los últimos años y que perdió ayer en Niza contra Baker, podría ser baja 

Jo-Wilfried Tsonga está inmerso en un montón de actos promocionales previos al inicio de Roland Garros, ayer estuvo en el acto de Adidas en el que estuvo retando a sus compañeros de marca de ropa, Fernando Verdasco y Andy Murray a hacerse toques con una pelota de tenis con los pies, esta tarde estará en París para la presentación de la Babolat Play & Connect y en breves días iniciara su singladura en el Grand Slam que se juega en la capital de Francia, París y lo hará muy bajo de moral y sin venderse muy bien, ni a él ni sus compatriotas de los que literalmente ha dicho: “Ningún francés tiene opciones de ganar Roland Garros”. Así se empieza, animando al público galo y confiando en uno mismo y en sus compatriotas.

Tsonga en su partido contra Nadal en Miami

Roland Garros, un Grand Slam y la maldición del tenis francés

Desde 1983 cuando Yannick Noah se impusiera en París a Mats Wilander, ningún francés ha vuelto a reinar en la Philippe Chatrier y sólo Henri Leconte ha vuelto a repetir final, (curiosamente ante Wilander). Pero la cosa no queda ahí. Ningún francés ha vuelto a ganar nunca más un Grand Slam. Nos vamos para 30 años y el mejor jugador francés del momento, Jo-Wilfried Tsonga, que partirá como cabeza de serie número 5 ha querido quitarse toda la presión y no se ha dado ninguna opción de ganar el torneo. Y en un exceso, quizá, incluyó a toda la pléyade de jugadores galos.

Francia será el país que cuente con más jugadores en el cuadro principal, a expensas de que concluyan los cuadros de clasificación y saber si España podría contar también con más jugadores. Probablemente acaben en el cuadro principal por encima de 20 jugadores, 4 de ellos Top 20: Tsonga (5), Simon (12), Monfils (13) y Gasquet (20), aunque Monfils no tiene garantizada su presencia y tampoco una buena baza como Benneteau.

Francia es una súper potencia del tenis mundial. Probablemente el país que mejor trabaja a todos los niveles el tenis con su Federación con los niños y los centros formativos. Un país donde el tenis es una verdadera pasión. Gente muy entendida y tenistas realmente competitivos. Sin embargo, lo cierto es que la tierra batida es la peor superficie de muchos de sus jugadores. Últimamente el tenista francés suele estar especializado en pistas duras, (donde se juegan la mayoría de los torneos importantes) y sus resultados en pistas de tierra batida son mucho peores. También es verdad que hablamos de un Grand Slam y aquí los cuatro jugadores que copan el Top 4 están prácticamente inalcanzables.

Monfils tumbado sobre pista rápida. Foto:lainformacion.com

El Top 4

La vulnerabilidad de Murray, que ha hecho unos números en esta superficie muy flojos esta temporada abre un camino hacia las semifinales algo más sencillo, pero Djokovic y Nadal parecen a otro nivel y Roger Federer, que está “pinchando” en los Grand Slams, tiene un balance en París los últimos años en los que ha que no invita a pensar que vaya a caer antes de semifinales: Desde 2005, cuando cayó en semis, ha jugado 5 finales (2006, 2007, 2008 y 2011 y ganó la edición de 2009). Sólo en 2010 cayó antes de semifinales y lo hizo contra Robin Soderling, que encadenó las finales de 2009 (tras eliminar a Rafael Nadal) y la de 2010 tras tumbar al suizo.

Roger Federer, llega mu ybien. Foto:twitter.com

Nadal es el gran favorito para ganar el torneo y no parece que nadie, a excepción de Novak Djokovic pueda discutirle el título. Rafa lleva muchos años dominando con autoridad en París, llega con los títulos de Monte Carlo, Barcelona y Roma y sólo ha perdido este año un partido en tierra batida, pero en la controvertida tierra batida azul, que me van a permitir que la cataloguemos como otra superficie. Sin entrar a debate sobre si es mejor o peor superficie o si es más o menos conveniente, que es un debate que hemos tratado profundamente en PuntodeBreak, lo que queremos decir es que, “en condiciones normales”, Nadal no ha perdido ningún set en tierra batida este año. Le ha ganado las dos finales que ha disputado a Djokovic, ha triunfado sobre Berdych, Ferrer (2 veces), Simon, Verdasco o Wawrinka.

Nadal llega bien. Y decir que Nadal llega bien es asumir que ganarle tres sets en el mismo partido y en esta superficie parece una verdadera quimera. Sólo Soderling puede presumir de tal azaña. Justificamos lo de “está bien”: En Monte Carlo cedió 4 juegos en un set contra Nieminen, (su debut), Wawrinka y Simon y 5 contra el suizo en el partido más duro del torneo. A los demás, apenas les dejó hacer 3, cuando se lo permitió…

Nadal muestra el obsequio de sus 7 fotos como triunfador en Monte Carlo. Foto:twitter.com

En Barcelona nadie le pudo hacer cuatro juegos hasta que Verdasco lo consiguió en el último set de la semifinal. Ferrer consiguió llevárselo al tie-break en el primero y 7-5 en el segundo en un partidazo de uno de los hombres que puede estar considerado como el cuarto jugador más importante en esta superficie.

En Roma también arrasó. Mayer le pudo hacer 5 juegos en el segundo set, y Berdych, que parecía ser uno de los hombres más en forma del circuito consiguió llegar a un 6-4 y 7-5. De nuevo Ferrer le llevó al tie-break y Djokovic le opuso resistencia en el primer set (7-5)… todo lo demás, mangas donde ganó contundentemente.

Las casas de apuestas pagan a 1.55, aproximadamente que Rafa pierde un set en Roland Garros. No apuesten. Por si acaso.

Con Nadal en este estado de forma, hablar de ganar este Gran Slam, es pensar que alguien le podía levantar a Federer, en su apogeo, un título en Wimbledon. Casi imposible.

Además, al efecto Nadal, se le suma Novak Djokovic que cada vez que juega a 5 sets es un auténtico depredador. Sus estadísticas en partidos a 5 sets en los últimos años asustan. Sólo Federer le pudo ganar el año pasado, precisamente en Roland Garros y está demostrando una superioridad insultante. El número 1 del mundo llega también en forma… ganarle será casi imposible.

Los franceses

Sin embargo, los franceses llegan realmente mermados. Tsonga sabe que la tierra batida no es la superficie que se le da mejor. De hecho, por números, es de largo la superficie donde gana menos partidos. El de Le Mans es un jugador muy fiable en pistas duras indoor, un buen jugador en pistas rápidas y también un excelente y competitivo jugador de hierba. (El año pasado tumbó a Federer en Wimbledon). Pero en tierra batida sus desplazamientos son bastante deficientes y sus golpes planos corren menos.

El hombre que mejores resultados viene consiguiendo los últimos años es el local Gael Monfils. El parisino ha conseguido llegar a cuartos de final en 2011 y 2009 y fue semifinalista en 2008. Es un torneo que se le da bien y que se adapta muy bien a sus condiciones atléticas. Es uno de los jugadores favoritos de los galos y un tenista muy correoso. El verdugo de David Ferrer, un especialista galardonado y acreditado en esta superficie, imbatido en partidos a 5 sets en polvo de ladrillo en España (Copa Davis) y con muchísimos argumentos. Pero, a la hora de la verdad y cuando el torneo exige a los mejores, Monfils no llega.

Por otro lado, y después de su sorprendente derrota de ayer en Niza ante Brian Baker, en una pista con unas condiciones de su tierra batida muy similares a las de París. El propio Monfils deja entrever hoy en L’Equipe, que sus problemas con la rodilla le podrían impedir jugar Roland Garros.

Gilles Simon y Richard Gasquet

Sin embargo, los dos grandes especialistas en estas superficies y los dos jugadores franceses que parecen mejor perfilados para hacer algo importante en Roland Garros son Simon y Gasquet. El de Niza, que está jugando en casa el torneo previo a parisino, ha hecho una temporada notable en la tierra batida europea. Parecía que no arrancaba del todo bien en polvo de ladrillo y volvió de la gira latinoamericana sobre esta superficie con un desolador 1-3 en Sao Paolo, Buenos Aires y Acapulco.

Sin embargo, después de tomar impulso en Indian Wells donde jugó cuartos de final con John Isner , llegó a octavos en Miami, donde cayó con Murray y ha hecho una notable temporada de tierra en Europa: Semifinal en Monte Carlo, ganador en Bucarest y octavos de final en Roma, donde cayó con Ferrer. (Vuelvo a dejar fuera Madrid por la situación de su tierra azul).

Ahora debate su presente en Niza, aunque es probable que no llegue hasta la final conocedor de que los finalistas suelen tener problemas en las primeras rondas en la capital gala. (El año pasado Almagro, el ganador y Hanescu, el finalista, cayeron en las primeras de cambio en París).

Su juego de fondo se adapta perfectamente a las pistas de tierra batida y sus cambios de ritmo son muy peligrosos. No es un jugador que sufra mucho desgaste y tiene mimbres para hacer daño. Pero a 5 sets con Federer, Djokovic y Nadal… sencillamente parece imposible que pudiera dar la sorpresa. No obstante, está muy capacitado para poder ganar a cualquiera que no sea uno de estos.

Por su parte, Gasquet, es el jugador que más ilusiones despertaba cuando era júnior por verle levantar la Copa de los Mosqueteros. Sus duelos con Nadal cuando eran jóvenes hacían presagiar a un Gasquet líder del circuito ATP o, al menos, peligroso. Ha tenido grande éxitos, pero pedirle a Richard que encadene 7 partidos seguidos, quizá sea demasiado.

Conclusión

Aunque no parece la mejor política para la venta de entradas de Roland Garros, que, de todos modos, no creemos que tengan problemas para llenar, como siempre, el Bosque de Bolonia, los cierto es que las declaraciones de Tsonga, aunque desafortunadas, no están exentas de razón. No parece que haya muchas opciones para los galos en París.

Comentarios recientes