Brian Baker; vuelve a Roland Garros 9 años y 5 operaciones después

Una historia de superación personal, de fe y de algo más que un deportista; Un héroe

Brian Baker, un héreo de carne y hueso... remendados. Foto:tennessean.com
Brian Baker, un héreo de carne y hueso... remendados. Foto:tennessean.com

La historia de Brian Baker podría ser el próximo guión de una película de Hollywood porque nuevamente, la realidad supera ampliamente los límites de la imaginación y un tenista prometedor y finalista de Roland Garros júnior, después de pasar un calvario de lesiones que hubieran invitado a abandonar a cualquiera, su fe y su inquebrantable fuerza de voluntad le han devuelto al Grand Slam de París, lo hará después de ganar dos Challengers de en Estados Unidos y de presentarse en Europa con un historial inmaculado en Niza.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

9 años y 5 quirófanos después, vuelve a Roland Garros. Brian Baker llegó a la final júnior de cuando todavía era una joven promesa norteamericana y tenía una curiosa, extrañísima puntualizaría yo, característica; un jugador estadounidense con mejores resultados sobre tierra batida que cualquier otra superficie. Baker, se presentó en aquella final que perdería contra Satanislas Wawrinka, tras haber tumbado a Marcos Baghdatis en cuartos de final y a Jo-Wilfried Tsonga en semifinales. Por entonces, un ilusionante futuro se abría a sus pies en el Bosque de Bolonia, pero los hados del destino tenían otros planes para él. Mientras sus compañeros de generación crecían y desarrollaban su carrera, unos con más acierto que otros y unos con más regularidad que otros, a Baker le esperaba un calvario que ha sido calificado por todos los tenistas con los que ha podido hablar PuntodeBreak, como lo más complicado del tenis… las lesiones. En 2005 y con 20 años recién cumplidos, Baker tuvo que operarse de la cadera izquierda después de jugar en el US Open. Más tarde, en 2006 tuvo que volver al quirófano para superar una hernia, pero su cadera no dejaría de darle problemas. En 2006 tuvo que volver al quirófano para operarse primero de la cadera izquierda, de nuevo, y más tarde de la derecha, para acabar en 2008 con una operación en su codo. Con su cuerpo completamente roto y luego remendado, en 2011 volvió a las pistas sin ránking y sin puntos ATP. Para todos aquellos que conocen un poco el mundo ATP, iniciarse desde cero es realmente una quimera, y más para un chaval, que había perdido su juventud en quirófanos, entre manos de fisioterapeutas y salas de rehabilitación… no para competir, sino para poder hacer una vida normal.

Levantarse, andar, correr… competir

Después de todas sus penurias, Baker, que se levantó una y otra vez, echó a andar. En realidad, anduvo, luego corrió y finalmente comenzó a competir. En 2011, se lanzó de nuevo al circuito y en 2012, ha dado un salto de calidad. Después de ganar un Future F8, participó en Sarasota donde consiguió llegar a octavos de final tras superar las tres rondas previas y superar a Ryan Sweeting en primera ronda. En el cruce de octavos cayó ante Sam Querrey en el tercer set. Después llegó a Savannah. Allí superó la clasificación para ganar a Michael Russell, Robert Kendrick, Robby Ginepri, Blake Strode y Augustin Gensse. Sólo cedió un set contra Russell. De Estados Unidos y después de ganarse meritoriamente su clasificación para el cuadro principal de Roland Garros, donde vuelve 9 años más tarde y 5 lesiones graves después, se ha dejado pasar por Niza. En un ATP250 ha conseguido, para empezar superar la ronda previa y ahora, alcanzar los octavos de final después de tumbar a Stakhovsky y ayer a Gael Monfils. Con previas incluidas, lleva 13 partidos ganados y una racha de 17-1, si le sumamos el torneo de Sarasota.

Competir o sentirse deportista

El sueño de Baker puede caer hoy mismo contra Kukushkin, o convertirse en una bonita historia en la Costa Azul. Pero lo que es seguro es que el chico tiene talento. Hablamos de un hombre que, en su época júnior se midió a tres hombres que más adelante, mientras él pasaba un auténtico calvario sus rivales de generación, aquellos con los que él competía de tú a tú, llegaban al Top-10. Ahora, Baker se siente tenista. Ha vuelto a recuperar la sonrisa. El tiempo no volverá, pero el que venga será para bien. Para que un jugador vuelva a competir y para que una persona vuelva a ser feliz. La historia se escribe desde hoy porque el pasado no cuenta. Qué gran campeón aquel que se levanta. Mucho más que aquel a quien no tumban nunca.

Habló con ESPN

Baker se entrevistó con ESPN e hizo declaraciones muy interesantes que deberían de ser ejemplo de lucha y de confianza. Una referencia para los jóvenes: “Algunos chicos con los que jugué en júniors nunca llegaron a profesionales, pero con las lesiones que yo he tenido, nunca he tenido la oportunidad de demostrarme a mí mismo si he tenido opciones o no de llegar a serlo. He perdido varios años de mi carrera por las lesiones, pero no miraré atrás”, anunciaba Baker.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter