Ramos: "No podemos esperar que haya otro Nadal"

Albert Ramos nos concede una entrevista en exclusiva también con su entrenador 

Albert Ramos pega un revés. Foto: lainformacion.com/EFE
Albert Ramos pega un revés. Foto: lainformacion.com/EFE

Es savia nueva. Albert Ramos (Mataró, Barcelona; 1988) es el relevo tangible de una generación de jugadores impecables. El tenista catalán suma victorias de peso frente a hombres de primera línea de batalla. No quedan ahí sus metas. No hay límites para el español. No hay barreras. Tras alcanzar esta temporada en Casablanca la primera final de su vida profesional, Ramos sigue avanzando para aspirar a saborear las mieles del éxito. Secundado por su entrenador, José María Díaz-Perez, conversamos en las entrañas de la Caja Mágica con Albert de sus pasos en la élite.

Pregunta. ¿Cómo valoras tu evolución?

Albert Ramos. Bueno, la verdad es que contento. Creo que los resultados están ahí y estoy mejorando. Lo que pasa es que uno siempre se ve bien y no se da cuenta del nivel, si ha mejorado mucho o no. Desde fuera, igual se ve más, pero yo siempre me veo igual. Es cierto que juego con jugadores más buenos que antes no ganaba y ahora estoy cerca de derrotar o alguna vez lo hago.

José María Díaz-Pérez. Muy contentos con el trabajo realizado.

P. En el ránking se aprecia claramente.

R. En el ránking sí, claro. Poder jugar contra gente tan buena y hacer estos resultados es una satisfacción. Estoy contento y espero poder seguir en esta línea. No sé si mejoraré, pero al menos voy a intentar estar mucho tiempo así. Trabajaremos para dar el máximo e intentar que las cosas sigan saliendo.

P. ¿Marcáis metas?

R. No hay metas. El objetivo que tengo es intentar mejorar las cosas que necesito. Los resultados van saliendo; hay momentos en los que aunque hagas las cosas bien no salen y otros en los que sí. No hay objetivos de lograr un determinado ránking o de alcanzar una ronda en un determinado torneo porque sería una tontería. Nos tenemos que centrar en trabajar y en intentar aprender cada día.

D-P. Lo que tenemos claro es que queremos seguir jugando los torneos de máximo nivel. El principal objetivo es disputar los eventos grandes.

P. ¿Es importante confiar en uno mismo?

R. Es vital. Si en los momentos importantes de cada encuentro no confías en ti mismo, los partidos se te escapan. Si confías, si en esos momentos no te sorprendes cuando haces algo bien, puedes llegar a ganar los puntos importantes que son los que realmente marcan la diferencia.

P. Tu capacidad para sufrir ha aumentado: partidos que parecían perdidos y que terminaste ganando. Gasquet en Indian Wells, por ejemplo.

R. No lo comparto. Yo siempre he dado el máximo y he intentado luchar todos los puntos en cada uno de mis partidos. No creo que ahora sea diferente. Tal vez, me ayuda que estoy jugando mejor, tengo más golpes y más fuerza. Esto me hace remontar partidos difíciles a base de buen juego.

D-P. Otros tenistas hacen la evolución más rápida, mucho más explosiva, y Albert ha ido avanzando poco a poco. En cada uno de los niveles que ha estado se ha comportado de esta forma. Ahora está en un escalón más alto, en un escaparate más visible, pero él siempre ha sido muy luchador. Es una característica muy suya, pero ahora lo está haciendo con los jugadores realmente buenos.

P. Fuiste de quinto hombre con el equipo de Copa Davis en cuartos de final. ¿Te ayudó?

R. Fue una experiencia muy buena. Me ha servido mucho y espero que si me vuelven a necesitar, para jugar o para seguir haciendo de sparring, me vuelvan a llamar porque es un auténtico placer.

P. ¿Recibiste ayudas de las Federación?

D-P. Sí. Albert estuvo trabajando con la Federación Catalana de tenis y después con la Federación Española.

P. ¿Son suficientes?

D-P. Las ayudas son en unas edades muy tempranas, cosa que no veo mal, pero justo en el momento en el que más se necesitan estas ayudas a nivel económico para viajar y otros gastos es cuando se cortan. Son buenas, pero no tienen progresión.

R. Claro, porque la edad de entrada en el top 100 ha subido a veintitrés años y antes era mucho más baja. Las Federaciones dejan de ayudar a partir de dieciocho o diecinueve años. Ahora mismo, los jugadores no están ganando el dinero suficiente como para poder pagar un entrenador y todos los viajes.

P. Las ayudas parecen aún más necesarias siendo el tenis un deporte tan elitista.

D-P. Es un deporte en el que hay que invertir mucho dinero…

R. Sí, pero si eres realmente bueno, seas rico o pobre, acabas saliendo. Es difícil porque es un gasto muy grande, pero si de verdad un jugador es bueno acaba rentabilizando este gasto. Yo he tenido la ayuda de mis padres, que ha sido una suerte, pero hay que ser muy bueno para tener contratos desde joven y poder hacer frente al desembolso.

P. Eres el treinta y nueve del mundo. ¿Te sientes valorado?

D-P. Es muy sencillo. Ser de la élite no es solo formar parte de los cinco primeros. Ser de la élite conlleva mucho más. Hay jugadores que están entre los doscientos mejores del mundo y están peleando día a día

R. Va en referencia a la prensa. Yo me siento muy valorado por muchas personas que no son del mundo del tenis, y si lo son no tienen nada que ver con el periodismo. En la prensa hay un espacio y hay que vender periódicos. ¿Quién vende? Nadal. Yo veo completamente normal que si con los que se hace negocio son Nadal o Ferrer sean los que tengan que salir en prensa. Lo entiendo perfectamente. La gente del tenis valora a cualquier jugador que tenga un cierto nivel.

P. Provienes del club de tenis Mataró y posiblemente eres el referente de muchos niños que comienzan allí. ¿Qué te inspira?

R. Entreno allí, pero este año casi no he estado en casa todavía. He pasado por el club tres días, pero cuando voy todo el mundo me conoce y me habla. Estoy contento de pertenecer al club, de poder estar ahí y que los chicos me vean y puedan tener la ilusión de intentar hacer lo que yo estoy haciendo. Lo vi en otros jugadores cuando era pequeño y es algo realmente bonito.

D-P. Yo dirijo la escuela, compaginándolo con algunos viajes que hago con él, y se está viviendo un momento en el club de renacimiento. Era un club que estaba pasando unas dificultades económicas fuertes y ahora se han juntado dos factores. Por un lado, hace tres años nos hicimos cargo de la escuela un grupo de técnicos, trabajamos duro y hemos pasado los cuatrocientos alumnos. Por el otro, que uno de estos alumnos sea Albert y que haya conseguido todo esto partiendo desde nuestra escuela es muy importante.

P. Leí a Federer el otro día y comentaba que le gusta entrenar con jugadores de ránking muy bajo. ¿Tienes preferencias?

R. Me da igual. Lo que no me gusta es entrenar con uno que quiera únicamente ensayar algo suyo. Por ejemplo, si Federer quiere ensayar una cosa y no podemos ni entrenar porque él quiere probar eso.

P. ¿Te suele pasar?

R. Sí, alguna vez. Cabrea porque tú lo que quieres es entrenar bien.

D-P. Hay momentos para todo y es importante saber compaginar los entrenos. Para nosotros es muy importante entrenar con gente superior porque aprendemos de ellos día a día. Si queremos practicar alguna cosa concreta la hace conmigo o buscamos chicos a los que les puede servir mucho eso que trabajamos.

P. ¿Tan importante es la mente para aspirar a metas altas?

D-P. Es un factor muy importante.

P. ¿Se puede trabajar?

D-P. Se puede trabajar.

P. ¿Cómo?

D-P. De una forma muy natural.

R. ¿Cuál? (risas)

D-P. No tenemos una forma muy concreta de trabajar el tema mental. El día a día y la experiencia que nos va dando el ir por aquí y por allí. Con eso, vamos copiando algunas cosas de unos y otros. No tenemos un psicólogo dentro del grupo, soy yo y él. Vamos viendo que cosas le van bien y cuáles no. No somos muy experimentados en temas mentales.

P. Hay algunos jugadores que cuentan con un psicólogo en su grupo de trabajo.

D-P. Lo veo bien.

R. Lo veo genial, como muchas otras cosas que hay gente que hace y otros que no hacen.

D-P. A cada jugador le va bien una cosa. Creo que le conozco como para saber lo que le va bien y lo que no. La forma de llevar estos últimos años ha sido una cosa más familiar, más sencilla. ¿La gente que va añadiendo personas al equipo técnico? Pues genial, fantástico.

R. He tenido varias que me han hecho mucha ilusión.

D-P. La de Fernando González en el Godó. No solo por el jugador que era, en aquel momento estaba doce del mundo o así, sino porque estábamos con los nuestros. El hecho de vivir este tipo de experiencias rodeados de sus familiares, de los míos y de niños de la escuela fue muy especial.

P. ¿Prefieres la calidez de Barcelona o la grandeza de Madrid?

R. Los dos torneos están muy bien.

P. ¿Y la pista azul?

D-P. Fantástica. Es una idea ingeniosa que ha llamado la atención. Lo que pretendían era esto y lo han conseguido.

P. ¿Importa la tradición y la historia de la tierra batida?

D-P. Hay que jugar donde nos pongan.

R. No nos sirve de nada quejarnos.

D-P. Si yo decidiera, mantendría la pista del mismo color de siempre. ¿Qué nos parecen estas pistas? Novedosas.

P. ¿Qué te aporta jugar dobles?

R. Jugar dobles me sirve para aprender otras cosas que necesito. Además, nos hace que nos ganemos un poco más la vida…

P. ¿Qué quieres mejorar?

R. El saque, el resto y la volea, básicamente.

D-P. Por momentos, jugar más metido en la pista. El factor de ataque. Es algo que estamos mejorando considerablemente, pero sin llegar a estar obsesionados con esta mejora.

P. Hablabas antes de la edad media de entrada en el top 100. Raonic es el único tenista de 1992 con títulos en el circuito. ¿Por qué?

R. Porque ahora los jugadores más mayores no se cansan tanto al jugarse a una velocidad tan rápida. Además, con treinta años se tiene más fuerza que con veinte. Una persona con treinta años igual tiene más fuerza que una veinte, pero tiene menos resistencia. Como ahora se juega tan fuerte no hace falta tanta resistencia.

D-P. Antes, el deporte era más técnico y más táctico, pero ahora ha cambiado debido a los materiales, principalmente. Ahora, la pelota va más rápida y la fuerza es un factor muy importante. Antes, con la habilidad se podía competir con gente de más edad y ahora, por muy buenos que sean los chicos de diecinueve o veinte años, es muy difícil jugar contra un hombre de treinta porque está mucho más hecho y es mucho más fuerte.

R. Y Raonic no es un ejemplo porque saca a doscientos treinta de media (risas)

D-P. Es un superhombre (risas)

P. ¿Te favorece la homogenización de superficies?

R. Es mejor para mí.

D-P. Para los españoles mejor. Y para el público en general porque se hinchaban a ver saques directos y saques directos.

R. Las dos cosas. Para nosotros es mucho mejor porque podemos jugar en pistas más rápidas y pistas indoor, pero los que antes solo jugaban en pista rápida aprenden a jugar en tierra porque durante toda la temporada juegan en pistas más lentas. Todo está más igualado.

D-P. No dejan de tener ventaja los jugadores de tierra porque en la pista rápida se puede jugar perfectamente de fondo.

P. ¿Es un suicidio hacer saque y red actualmente?

R. La combinación es lo ideal. Tener esa arma es algo muy bueno, pero es difícil hacerlo durante todo el partido porque la gente resta muy bien.

D-P. Hay que usarlo en momentos puntuales para sorprender.

P. ¿Se puede ganar solo con talento?

R. El talento es tan importante como la cabeza, el físico o la táctica.

D-P. Claro.

P. ¿Y Federer?

R. Federer tiene buen físico, tiene muchas cosas más. No solo es el talento.

P. ¿Hubo alguien con su talento?

D-P. No.

R. Marcelo Ríos tenía mucho talento, por ejemplo. No sé si más o menos, pero lo tenía.

P. La cabeza…

R. No lo conozco tanto como para decirlo, pero lo he visto jugar algún partido cuando era pequeño y tenía mucho talento.

D-P. Hay muchos jugadores talentosos, pero lo de Federer es diferente.

R. Es diferente porque combina el talento con otras cosas.

D-P. Tiene un complemento físico y de otros aspectos.

P. Ha dicho que quiere llegar a los Juegos Olímpicos de 2016.

R. ¿Ha dicho eso?

D-P. ¿Qué edad tendrá?

P. Treinta y cinco.

R. Sí que puede llegar.

Seguro, porque se marca un calendario para ahorrar bastante.

P. ¿Estamos ante el mejor top 4 de la historia de este deporte?

R. No tengo suficiente historia como para responder. No he visto muchos tenistas que hayan sido muy buenos.

D-P. Sí, porque en todos estos años había uno o dos claros números uno. En estos momentos, hay cuatro e incluso viene gente por detrás como Del Potro que perfectamente podrían ser número uno.

P. ¿Hay relevo en España para cubrir lo actual?

R. No podemos esperar que haya otro Nadal. ¿Quién vendrá cuándo se vaya Messi? Nadal es único y hay que saberlo. No sé bien cómo está el tema en categorías inferiores, pero conozco algún chaval que juega bastante bien. No tengo idea del nivel comparándolo con el resto del mundo, pero España siempre tendrá jugadores.

P. ¿Con qué sueñas?

R. ¿Un sueño? (risas mirando a su entrenador)

D-P. Ganar un título.

Comentarios recientes