Granollers y Marc López: Dobles amigos

"La compenetración es nuestro punto fuerte" comentan en la entrevista concedida a PuntodeBreak

Granollers y Marc atienden a Corretja en Oviedo. Foto:lainformacion.com/EFE
Granollers y Marc atienden a Corretja en Oviedo. Foto:lainformacion.com/EFE

Marcel Granollers (Barcelona, 1986) y Marc López (Barcelona, 1982) son dos amigos que comparten un sueño común: representar a España jugando juntos en Copa Davis. Tras tomar el relevo de la pareja formada por Fernando Verdasco y Feliciano López, los catalanes han disputado las dos eliminatorias de 2012 y parten como principales favoritos para volver a competir en semifinales frente a la mejor pareja del mundo, los hermanos Bryan.

Pregunta. ¿Cuál es vuestro primer recuerdo del otro?

Marc López. ¿El primer recuerdo? No me acuerdo ni del lugar donde lo conocí… ¿tú te acuerdas?

Marcel Granollers. Sí, de verte entrenar en la Federación Catalana. Yo era más pequeño y alguna vez te había visto por allí.

Marc López. Yo no sé ubicar el momento…

P. ¿Cuándo jugáis juntos por primera vez?

L. En un Challenger de Suiza, en Chiasso.

P. Ya hace tiempo de aquello. ¿Por qué?

L. Porque coincidíamos en los torneos de Challenger y entre españoles nos juntábamos habitualmente. Con Marcel me llevaba bien ya desde el principio y decidimos probar suerte y jugar juntos.

G. Fue en Suiza, sí.

P. ¿Habéis evolucionado desde entonces?

G. Cada día nos compenetramos mejor. Fuera de la pista nos conocemos mucho y eso es importante. Dentro de ella, vamos mejorando. Es importante ir jugando partidos para hacer jugadas y para conocer lo que él va a hacer y lo que yo hago. La compenetración es un punto fuerte nuestro. Nos compenetramos muy bien.

L. Desde un principio, nos encontrábamos muy cómodos jugando juntos. A medida que hemos ido jugando le voy conociendo mejor, sé los momentos donde él está más nervioso o donde yo necesito que me ayude. Nos estamos compenetrando mejor y esperemos poder seguir así.

P. ¿Qué es lo mejor de Granollers?

L. Lo bueno que es en la red. Saca unas voleas y unos puntos extra que otra gente no logra. Es muy completo; saca bien, volea bien y resta bien. Estoy encantado de jugar con él porque es el mejor doblista que tiene España.

P. ¿Y lo mejor de López?

G. (risas) Es muy inteligente jugando. Consigue poner pelotas que son imposibles en el resto, coloca muchos restos con saques difíciles. Además, juega muy bien desde atrás y logra hacer daño a los rivales con su golpe de derecha.

P. ¿Cuánto influye el hecho de ser amigos en vuestros éxitos?

L. Está claro que si te llevas bien fuera de la pista ayuda. Tener confianza en una disciplina de pareja es básico. Poder expresarte, poder decirle a Marcel en un momento determinado que estoy atrapado o que no meto muchos saques. Pedirle ayuda porque estoy sacando mal y necesito que se cruce en la red.

P. ¿Eso ayuda mucho?

G. Es fundamental tener esa confianza para poder expresar todo lo que tú sientas dentro de la pista. Poder decirle al compañero que estás nervioso o tenso e intentar encontrar una solución entre los dos, cruzándonos o intentando hacer alguna jugada diferente, por ejemplo. Tener buena química es muy importante para jugar bien.

P. ¿Hay más responsabilidad al jugar con un compañero? Al final, los fallos pueden propios pueden condenar al compañero.

L. Claro, pero hay partidos que él juega mejor que yo y viceversa. Siempre damos el máximo en cada partido intentando hacer lo que creemos mejor en cada momento. Yo fallo a veces. Habrá partidos que yo juego fatal y perdemos por mi culpa y habrá veces, casi nunca pasa, que él juega mal y perdemos por su culpa (risas). Al final, somos una pareja. Si el partido sale bien, genial y si sale mal somos un grupo y no pasa nada.

P. ¿Por qué es tan especial la Copa Davis?

G. Es diferente a los torneos que jugamos el resto del año porque somos un equipo y esto en tenis no se da mucho. Es bonito y son experiencias increíbles que nunca se nos van a olvidar. Cada partido que hemos podido jugar, cada eliminatoria, es especial. Ojalá podamos repetir más veces esas experiencias. Supongo que Marc piensa igual.

P. En Barcelona ganasteis a Marach y Peya, la pareja que os derrotó en cuartos de final de Copa Davis.

L. Son diferentes partidos. No es lo mismo jugar la Copa Davis que hacerlo en Barcelona. Fue un partido un poco extraño. Fue una semana un complicada porque tuve problemas en la espalda y no entrené como me habría gustado, pero después conseguí jugar. No perdimos por el tema de la espalda, pero no me entrené todo lo que quería. En el partido empezamos bien. Ganamos el primer set y nos encontrábamos cómodos, compenetrados en la pista. Luego, llegó el parón por la lluvia y ellos empezaron a jugar mejor. Son una pareja fuerte y difícil. Se nos escapó el cuarto set, que yo creo que merecíamos ganar. Dimos el máximo, aunque yo no estuve muy bien de resto porque fallé muchos de revés en ese partido, aunque intentaba hacerlo (risas). En Barcelona metí muchos más y ganamos. Hicimos lo que pudimos y no pudo ser.

P. ¿Es diferente jugar en el circuito a hacerlo en Davis?

G. Sí, claro.

P. ¿Os afecta jugar a cinco set en lugar de a tres?

L. No nos afecta nada, pero en la Copa Davis hay muchos más nervios, mucha responsabilidad. Juegas por un equipo, por un país entero que está viéndote. Es una situación muy diferente a cuando jugamos en torneos del circuito ATP. Estás con una tensión y una motivación que no tienes en otros torneos como en Barcelona o Madrid.

G. Claro, vives todo con más nervios al no jugar solo por ti. Representas a un país y todo el mundo está pendiente de lo que hagas. Eso genera más nervios, pero te da más motivación y una capacidad de concentración con la que te tienes que exigir más.

P. ¿Cómo plantearíais el hipotético duelo de semifinales contra los Bryan?

L. En el caso de jugar, afrontaremos el partido siendo optimistas y sabiendo la dificultad que tiene disputar un duelo ante la mejor pareja del mundo. Ya jugamos hace dos semanas en Monte Carlo, hicimos un partido correcto y perdimos en dos sets duros. Aunque perdimos, vimos que se les puede ganar. Es complicado, porque todo el mundo es consciente de lo que han ganado y de lo que ganarán, pero nos estamos encontrando bien y nuestros resultados son positivos. Ojalá el capitán nos dé la oportunidad de poder jugar contra ellos.

P. ¿Jugaréis contra ellos?

G. Es en septiembre, aún queda mucho. Estamos en mayo y pueden pasar muchas cosas.

L. Ojalá que sí, pero no tenemos ni idea.

P. ¿Os planteáis formar una pareja de dobles fija?

G. Sí, claro. Cada vez estamos jugando mejor y nos gusta mucho competir juntos. Este año ya vamos a jugar el máximo de torneos, a no ser que él se vaya de vacaciones….

L. Claro (risas).

G. La semana que te vayas de vacaciones tendré que buscarme otra pareja…

P. ¿Era necesario revitalizar la pareja de Copa Davis formada por Feliciano y Verdasco?

L. No somos los indicados para decir si era necesario un cambio o no. Feliciano y Fernando nos han dado muchas alegrías, muchos puntos en Copa Davis. El año pasado no estuvieron finos porque no estuvieron a su nivel y jugaron bastante mal en semifinales y en la final. Pero son dos jugadores que si tienen que volver a jugar seguro que lo hacen muy bien. Pueden volver a tener esa opción ahí.

P. ¿Os veis jugando tanto tiempo como ellos?

G. Ojalá.

L. Es complicado, Marcel.

G. Sí, porque ellos han conseguido muy buenos resultados, tanto en individual como en dobles. Han ganado partidos muy importantes, decisivos y como pareja lo han hecho realmente bien. Para estar tanto tiempo como han estado ellos tendríamos que ganar muchos partidos. Es difícil.

P. ¿Pensáis en jugar la Copa de Maestros?

L. Ahora estamos octavos. Nunca nos hemos planteado jugar la Copa de Maestros, pero si cuando quede poco para la cita seguimos estando ahí nos lo plantearemos como objetivo real. Ahora mismo es algo que no pienso. Quedan muchos torneos y mucho año.

P. ¿Sois maniáticos?

G. Mucho.

L. Muchísimo.

G. En pista, toco con la raqueta la cruz de la línea de fondo. Fuera de la pista, me intento duchar en la misma ducha en cada torneo.

P. Cuentan que Marc jugó la temporada pasada con la misma raqueta…

L. No es tanta manía. Para mí, no son iguales todas las raquetas porque las noto de otra forma, algunas pesan un poco más o siento el puño distinto. Cuando cojo una raqueta con la que me siento bien y gano un torneo o hago buenos partidos, la utilizo para jugar todos los encuentros con eso. Como en dobles no rompes cuerdas…

P. También te gusta pedir bolas tras cada juego y lanzarlas al campo contrario.

L. Lo de la bola es que me gusta antes de restar tocar y meter la bola dentro. Tener la sensación de darle a la pelota y meterla dentro. Si en ese momento pasan la bola y no me la dan no pasa nada.

P. ¿Y manías auténticas?

L. Tengo tantas…

G. (risas) Muchas…

L. Cuando es un punto importante, quito el antivibrador y lo vuelvo a poner, le doy la vuelta y lo coloco de nuevo. También, cruzo los dedos de esta manera (hace el gesto con la mano) y doy tres besos. No me preguntes el motivo porque no lo sé.

G. (risas) El otro día estaba jugando yo el individual y vi a mi entrenador y a él así (cruza los dedos y los besa). Increíble.

L. Es algo que hago cuando estoy nervioso. Cuando lo veo a él, digo: venga, venga, gana este punto y cruzo los dedos y los beso. Es una tontería, pero lo hago. Me siento mejor haciéndolo.

P. Xavi Segura dice que tenéis una relación muy especial con McDonald´s…

G. ¿Cómo?

L. (risas) Nada especial. Nos gusta ir a McDonald´s, pero nada más. Xavi se vuelve loco a veces…

Saque y red

P. ¿Federer o Nadal?

L. Nadal

G. Nadal

P. ¿Mc Enroe-Fleming o Bryan-Bryan?

L. Bryan-Bryan, no he visto jugar nunca a Fleming.

G. Bryan-Bryan.

P. ¿Servicio o resto?

L. Resto.

G. Saque.

P. ¿Fondo o red?

L. Yo antes era fondo, pero ahora me está gustando la red. ¡Fondo!

G. Red.

P. ¿Al aire libre o bajo techo?

L. Al aire libre.

G. Indoor.

P. ¿Tierra roja o azul?

L. Azul no.

G. Roja.

P. ¿Barcelona o Madrid?

L. Barcelona.

G. Barcelona.

P. ¿Roland Garros o Wimbledon?

L. Roland Garros.

G. Wimbledon.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes