Anastasia Rodionova: la gruñona de la WTA

Tenista que protesta tras cada bola y que históricamente ha sido bastante problemática

Anastasia Rodionova. Fuente: lainformacion.com
Anastasia Rodionova. Fuente: lainformacion.com

Espectáculo bochornoso el partido que se ha marcado la amiga Anastasia en la pista Pietrangeli en pleno Foro Itálico, mal ejemplo para los niños y mala suerte para el árbitro y la rival, en este caso Angelique Kerber.

Delgada, bajita, de coleta rubia, esta tenista australiana de linda figura se gasta unas malas pulgas que dejan a cualquier espectador que acabe de descubrirla boquiabierto. Por ello es una rival a la que nadie quiere enfrentarse, corta el ritmo, se queja, protesta, tira la raqueta, grita, escupe, maldice… todo aunque vaya ganando por mucho. Así es ella, una gran doblista, quién lo diría.

El partido comenzó muy bien para ella, venía de pasar la previa y con ritmo consiguió ganar el primer set a una top5 este 2012 como la alemana Angelique Kerber. La alemana no jugó nada bien y Anastasia sacaba provecho. El partido seguía su ritmo y Kerber empezó a jugar mejor y a coger ritmo sobre tierra, según se le iba complicando más protestas si cabe. Alrededor de 10 veces se dirigió al árbitro para que ordenara silencio; en una ocasión incluso se refirió directamente a 3 chavales italianos para pedirles, de muy malas formas, que se callaran. Tras estar cerca de remontar el 5/2 en contra del segundo set perdió 7/5 por lo que raqueta al viento y cabreo monumental. El transcurrir del tercer set no fue más sencillo, los reproches continuaron y la sensación en la pista era más que desagradable.

Implacable al desaliento, Rodionova podía jugar bien mientras intercalaba cada uno de sus puntos con movimientos de cabeza, golpes de raqueta, gritos, gestos, reclamaciones, y demás cosas varias. Kerber se desesperaba y el árbitro marroquí también. La entrenadora de Anastasia, tampoco daba mejor sensación con la capucha echada a lo boxeador y las gafas de sol puestas durante todo el partido.

Pero la estampa no es casual, así son todos los partidos de Rodionova. Esta tenista nacida en Rusia, pero nacionalizada australiana desde finales del 2009 y que compite como tal, tiene a su hermana Arina también en el circuito. Rodionova no ha sido nunca una gran jugadora, su ranking más alto a sus ya 30 años ha sido el 62, aunque eso sí, en dobles ha conseguido 4 títulos WTA y llegó al top20, ocupando ahora mismo el lugar 19 de la clasificación.

Tiene fama de tenista ‘broncas’ y allí donde va lo demuestra. Lo peor no es que ella se vaya del partido ni que se queje sino su desprecio hacia los recogepelotas y jueces de línea, a los que mira desafiante cuando se atreven a cantar una bola suya fuera, conscientes de que ella se acercará atravesando la red si es preciso. En Wimbledon 2010 fue abucheada durante 3 partidos consecutivos, el primero por insultar a los recogepelotas durante el partido ante la local Anne Keothavong y burlarse al final del partido del público, el segundo ante Kuznetsova por no dar la mano a ésta a pesar de haberle ganado con constantes interrupciones, y en el tercero ante Na Li los gritos le costaron varios warnings y es que no cabe duda de que para Li había sido ‘la rival más desagradable que me he encontrado en mucho tiempo’. Tras el partido la ya australiana confesó que Li había jugado mejor que ella, achacando sus feas formas en pista a los nervios, a lo que el periodista le preguntó que por qué había tenido esa actitud durante toda la semana y ella replicó ‘no creo que haya sido para tanto, estoy contenta con mi semana aquí’.

Por tanto, una tenista que se revoluciona en exceso en la pista y que recuerda en eso a Connors, McEnroe o la peor versión de Serena Williams. Siempre ha habido tenista polémicos y que tratan de despistar a los rivales, en ocasiones habiendo sido sancionados severamente. Es una pena que Rodionova, con el tenis que tiene, se queje tanto y deje salir todo su malestar corporal y verbalmente durante los partidos. Es francamente desagradable. Dificulta su labor a los árbitros, molesta a los recogepelotas y el público y despista e incomoda a las rivales. Se antoja difícil que a estas alturas cambie su forma de ser, pero esperemos que al menos, la gruñona de la WTA se comporte algo más que hoy en el Foro Itálico donde el público, otra vez, como en Wimbledon o Cincinnati, le ha despedido entre abucheos.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes