Sharapova busca el número 1

Masha aprieta en busca del número 1 mientras Vika se resiste prometiendo una dura y bonita rivalidad; Kvitova pierde comba y Radwanska coge protagonismo

Corre un rumor por los ambientes WTA… Maria Sharapova está destinada a volver al número 1 más pronto que tarde; los británicos, tan suyos como son ya han arrancado con las apuesta. ¿Volverá Masha al número 1? ¿Lo hará en Roland Garros? ¿Wimbledon? ¿Se defenderá Azarenka?

Desde luego los rumores están más que fundados, lo dicen grandes voces de tenis femenino y en los corrillos se comenta. Hay que valorar qué papel juega en todo esto una tal Victoria Azarenka, número 1 del mundo que cuenta sólo dos derrotas en este 2012 y que tiene un head to head esta mismísima temporada favorable ante la siberiana.

Maria Sharapova al fin vuelve a estar a su nivel, vuelve a competir en condiciones y sus partidos terminan sin más de una docena de dobles faltas y sin cifras de errores no forzados que superan los 50 como ocurría hace sólo unos meses. A la rusa le ha costado mucho salir de ese pozo en el que parecía haberse hundido con la lesión en el hombro que truncó su bonita trayectoria; hace aproximadamente un año en Roland Garros jugó las semifinales, para después dar otro impulso más y colarse en la final de Wimbledon, después llegaría el triunfo en Cincinnati y un comienzo de temporada francamente bueno con la final de Australia, la de Indian Wells, la de Miami y el título de Stuttgart. Hasta el torneo alemán todos hablaban de la eterna finalista y la imparable Azarenka.

Sin embargo, parece que a la mínima los papeles se han intercambiado y ahora da la sensación de que es Sharapova quien se convierte en la favorita, como si Vika no le sacara aún una notable ventaja en el ranking. Además Vika defiende muchos menos puntos que Sharapova de aquí a los Juegos Olímpicos, casi exactamente 1.000 puntos menos contando también Madrid: 2.345 puntos de la bielorrusa por 3.340 de la siberiana. Por lo que sólo con triunfos por parte de la rusa no sería suficiente sino que precisa también de colaboración por parte de Azarenka, que debería fallar mas lleva hasta hoy una temporada 2012 que indica más bien lo contrario.

Ambas tenistas, cada una a su manera, se conjuran con la pista azul de Madrid donde saben se juegan mucho, tanto como en Roma, Roland Garros y Wimbledon. No es tanto ‘coger’ el número 1 como no despedirse. Especialmente Sharapova no se puede permitir ningún batacazo en esta parte de la temporada si realmente quiere intentar arrebatar en algún momento el puesto de líder del circuito a Vika.

Pese a lo que dijo Navratilova tras empezar la temporada de que Azarenka y Kvitova, la final del Masters de Estambul, sería una nueva rivalidad histórica para la WTA todo hace indicar que una nueva etapa ha comenzado en la WTA, sí, pero no con la checa como protagonista sino con otras dos: Azarenka y Sharapova. Esta temporada Maria parece haberse concienciado de que quiere ser número uno o, al menos, una tenista profesional en condiciones: por eso ha planificado su calendario como nunca, se ha extramotivado incluso en torneos no tan importantes y está probando las virtudes de la humildad y la prudencia para llegar alto. Con una actitud desafiante en la pista como siempre y una sonrisa que regalar tras cada victoria, Masha está dando muy buenos pasos hacia adelante y yo también me inclino hacia la idea de que si la rusa sigue este camino, con motivación, ganas, seriedad, rigor, con un buen equipo y un calendario muy bien planificado el número 1 probablemente habrá de llegar.

Nadie duda de las capacidades de la rusa pero ¿qué pasa con Azarenka? A Sharapova le venimos oyendo (en cualquiera de los sentidos) sus méritos desde hace años, pero la Azarenka líder ha sido una novedad de este 2012 que a mediados/finales de 2011 nadie aventuraba ni de lejos. La bielorrusa está marcándose un año 2012 para enmarcar, con el manchón de la final de Stuttgart, primer gran cita sobre tierra y con Sharapova al acecho, pero parece le queda por dejar la huella que Sharapova tras tanto gran torneo ha ido dejando hace ya bastante tiempo. Ahí en Stuttgart tembló Vika, que ahora se aferra a su equipo de siempre con la incorporación de Amelie Mauresmo para ganar Roland Garros. A Azarenka le gusta la WTA, disfruta el circuito y es una jugadora comprometida, por eso la WTA puede estar contenta, pues tiene una número 1 que gana y es regular, pero le queda ser conocida, luchar contra la ignorancia del tenis femenino mundial, labrarse una historia de leyenda y separarse de que es una número 1 más del este de Europa incapaz de enganchar y perdurar.

Estas dos: Vika y Masha, prometen una rivalidad apasionante de aquí a los Juegos Olímpicos. Está por ver de lo que serán capaces las Williams, una Kvitova excelente sobre hierba, una Radwanska de calidad exquisita con ganas de reivindicarse y jugadoras a lo Stosur, Bartoli o Li que pueden dar muchos sustos, mas se mire por donde se mire cada semana que pasa parece que eso del trío líder con Petra Kvitova acompañando a las dos primeras no se va a cumplir, y que a la checa le quedan muchos escalones por subir para poder mirar a final de temporada a Vika y Masha de tú a tú, mucho nivel en indoor y en hierba pero todos los Grand Slam son en pistas al aire libre y la tierra y la dura se llevan un alto porcentaje de los torneos. En defintiiva, Kvitova no está aún lo suficientemente madura para ser parte de una rivalidad histórica ni para aspirar al número 1, como una simple ojeada al ranking demuestra.

Azarenka y Sharapova se juegan los grandes títulos, prometen rivalidad y son las grandes candidatas a reinar sobre la tierra parisina. Allí será la gran ocasión y la única prueba de rigor se tendrá en Roma donde descubriremos, casi con seguridad, a la tenista más en forma de cara al Abierto de Francia. En los grandes torneos y en las grandes finales del próximo mes y medio se juega el número 1 de la WTA y la máxima favorita para los Juegos Olímpicos; dos grandes candidatas y en mi opinión una tercera que puede asomar la cabeza: Agnieszka Radwanska. Mucho en juego y la WTA interesante por la rivalidad del número 1, como hace mucho tiempo.

Comentarios recientes