Super-Errani

LLeva un 2012 de top10 pero lejos de la arcilla y de los pequeños WTA no brilla igual, en dobles aspira a todo junto a Vinci

Sara Errani en el Open de Australia 2012. Fuente: lainformacion.com
Sara Errani en el Open de Australia 2012. Fuente: lainformacion.com

La italiana Sara Errani sigue buscando un lugar en los libros, y ya suma 15 victorias consecutivas sobre tierra batida esta temporada y tres títulos (Acapulco, Barcelona y Budapest) estando aún a primeros de mayo. Y lo más sorprendente no es lo conseguido sino el cómo lo ha conseguido, pues no ha tenido que remontar marcadores adversos en apenas ningún partido, solucionando todos por la vía rápida o como mucho perdiendo un set pero no dando opción alguna en el tercero.

La confianza de Errani es total sobre arcilla, se relaja, se deja llevar por su tenis, y no falla nunca sabiendo atacar cuando toca. Bajita pero guerrera lleva una temporada 2012 para enmarcar, en la que sus números en dobles junto a Roberta Vinci tampoco se queda cortos en los estadísticas. ‘Cuando arrancó la temporada ganar un título no era ni un objetivo porque no se me ocurría que pudiera hacerlo… y ahora tengo tres’, comentó una sonriente Errani tras derrotar a la rusa Elena Vesnina en la final de Budapest por 7/5 6/4 (Vesnina se convierte en la ‘dama finalista’ que nunca ganará un título WTA pues ya van 5 finales y todas ellas perdidas). Con este último suma ya 5 títulos en su carrera (los dos anteriores del 2008: Palermo y Portoroz, sobre dura éste), y otras 3 finales WTA (todas también en WTA International).

El 29 de abril acaba de cumplir 25 años, afincada en Valencia, domina el español a la perfección y terminó el año 2011 en el puesto 45 de la WTA mientras que ahora ocupa el ranking más alto de su carrera: el 24. Pero la sensación es que Errani va a más, y que puede seguir escalando tras conseguir esta magnífica racha. En la race de este 2012 sin ir más lejos está la número 7 del mundo sin apenas haber jugado torneos importantes, por delante de tenistas de calidad indudable como Petra Kvitova, Na Li, Kim Clijsters, Ana Ivanovic, Serena Williams o Jelena Jankovic.

La duda es la siguiente: ¿podrá la tenista de Bolonia prolongar su racha y sus éxitos lejos de la tierra batida y lejos de los WTA International? La respuesta, de momento, es no. Pero quizás pueda revertir esa situación y qué duda cabe que 15 victorias consecutivas sobre tierra han de dar ese clima de confianza en uno mismo que te permite confiar más en tu juego.

Esta temporada Sara Errani, lejos de la tierra batida, ha logrado 12 victorias por 8 derrotas. Alcanzar resultados destacables como los cuartos de final en el Open de Australia (derrotando únicamente a una cabeza de serie: Nadia Petrova, 31 del mundo, en su camino hasta toparse como Kvitova), las semifinales del WTA International de Monterrey y los cuartos de final del WTA International de principios de temporada en Auckland. Buenos resultados pero sin grandes victorias, básicamente lo que se esperaba de ella.

De esta forma, Errani más allá de la arcilla no ha tenido grandes actuaciones. Y lejos de los WTA International donde ella es cabeza de serie normalmente, tampoco. Fiel reflejo de esto mismo han sido sus dos derrotas a las primeras de cambio en Indian Well y Miami, donde Vania King y Sloane Stephens, jugadoras locales con proyección pero en principio muy inferiores a Errani en ranking, hicieron de tempranos verdugos.

En la temporada 2011 Sara Errani, en torneos Premier (incluyendo lo que serían Masters 1000 y 500), logró 8 victorias por 12 derrotas sin resultado destacable alguno, y este año lleva 0 de las primeras por 2 de las segundas. Es decir, Sara Errani lleva una gran racha en la WTA y su regularidad le está impulsando hacia el top20 de la WTA, pero eso no significa, de momento, que vaya a poder convertirse en una amenaza seria, ni siquiera sobre arcilla. Es una tenista peleona y está por ver su rendimiento en Madrid, Roma y Roland Garros.

Hoy debutará en Madrid ante Chanelle Scheepers, previsiblemente ganará a la sudafricana aunque lleva un solo día jugando sobre tierra azul, y después con lo que serían 16 victorias seguidas en tierra en su espalda (igual registro que el logrado hace años por Dinara Safina) le tocaría un hueso mucho más duro de roer: Agnieszka Radwanska. Ante la polaca, Errani tendría una verdadera prueba de fuego, es tierra y es una rival top10. Sara Errani tiene una estadística, como la mayoría, de enfrentamientos ante top10 en el 0% tras 26 enfrentamientos. Es decir, lleva 26 partidos ante top10 y no ha conseguido ganar ninguno. Con toda la confianza del mundo ha llegado el momento de enfrentarse a ese reto, pero las esperanzas son escasas pues de 5 enfrentamientos entre ellas la polaca ganó 4 cayendo en el segundo de ellos que data del 2006 cuando ambas dos aun no se encontraban ni entre las 120 mejores del mundo.

En dobles junto a Roberta Vinci esta temporada alcanzaron la final del Open de Australia y se han hecho con tres títulos sobre tierra: Acapulco, Monterrey y Barcelona. Son una de las parejas más sólidas del circuito y sin hacer excesivo ruido esta temporada están ya como segunda mejor pareja de la race, sólo superadas por Huber/Raymond. Tras mucho tiempo entrenando juntas parece que ha llegado el momento en que pueden optar a grandes cosas y en este sentido sí cabe ser más optimista respecto de sus opciones y colocarles el cartel de favoritas, entre las principales al menos, para los torneos de dobles femenino de Madrid, Roma y Roland Garros.

En definitiva, espectacular inicio de temporada de Sara Errani, que inesperadamente se ha hecho un hueco entre las 8 mejores tenistas del 2012. Aún con mucho por mejorar lejos de la tierra, y en torneos importantes ante las principales tenistas de la WTA, esta futbolera enamorada de la paella tiene ante sí el reto más difícil de su carrera: saltar de triunfar en los WTA International a hacerlo en los WTA Premier. Es mucho el paso a dar, pero visto su dominio sobre el circuito ‘menor’ debe intentarlo en el ‘mayor’ sin complejos, y menos aún sobre arcilla.

Comentarios recientes