Raonic e Isner aceleran la tierra batida

Raonic e Isner adaptan su juego a la superficie y se han convertido en una seria amenaza

Milos Raonic sirvió a 238 km/h en el Godó. Foto:twitter.com
Milos Raonic sirvió a 238 km/h en el Godó. Foto:twitter.com

Milos Raonic y John Isner están poniendo a prueba la “lentitud” de las pistas de tierra batida. El canadiense ha derrotado a Andy Murray con un recital de juego espectacular y con récord en su primer servicio en el Godó, el Barcelona Open BancSabadell, incluido. Ha puesto en marcha un primer saque que ha alcanzado los 238 kilómetros por hora. Récord del campeonato. El servicio ha funcionado como un reloj, pero Milos e Isner son mucho más que su saque en tierra batida. Los analizamos.

Los terrícolas a rebufo

Raonic hizo su debut esta temporada en tierra batida con un mal partido ante Albert Montañés en Monte Carlo. Ya hemos dicho muchas veces que las pistas del Principado son las más lentas del circuito, pero el partido de Raonic no estuvo a la altura de lo que se esperaba del canadiense. Sin embargo en Barcelona, donde por otra parte pasa una gran parte del año entrenándose con Galo Blanco, Milos ha estado toda la semana realmente sólido.

Los defectos que mostró ante Montañés son los típicos de jugador de pistas rápidas. Un hombre que quiere acabar muy pronto los puntos y que no se los prepara en absoluto. No entiende la palabra transición en el tenis y busca el “winner” desde el primer golpe. Así lo intentó contra Montañés en Monte Carlo y así cayó. Fácil.
Sin embargo, en el Gódó Raonic ha oído a su mentor y entrenador Galo Blanco y ha cambiado su estilo. Por supuesto, basado en su principal arma, el servicio, Milos ha atacado a Murray desde el primer segundo de partido. El británico, que es un experto contragolpeador, no ha tenido opción alguna en el primer set donde el norteamericano ha estado sencillamente perfecto. Casi sin errores y con golpes ganadores ha encontrado el camino de desarbolar a uno de los mejores defensores del mundo. (Hablo de los 3 ó 4 mejores).

En la segunda manga Milos bajó el listón y Murray entendió que tenía que esforzarse al 100% para sostener el partido. Lo hizo. Esforzarse, claro. El británico anduvo persiguiendo sombras durante todo el partido pero cometió un error capital. Cuando consiguió comenzar a leer el servicio del canadiense y forzar peloteos los perdió. Lo hizo porque quiso poner la bola en juego larga y pesada para que Raonic cometiera sus habituales errores no forzados buscando el punto ganador. No fue así. El gigante norteamericano ha encontrado el camino para sostener los peloteos hasta encontrar una perfecta posición de ataque y ha sido entonces, y sólo entonces cuando ha soltado su latigazo definitivo. Obviamente, la efectividad ha sido muy alta y ante jugadores tan buenos, un pegador como Raonic necesita minimizar sus errores no forzados porque cualquier fallo es aprovechado maravillosamente por jugadores del talento de Murray o por los terrícolas.

En realidad, los terrícolas son jugadores muy seguros que tiran muy pocas bolas fuera pero que se “agarran” muy bien a la pista. Se utiliza el término “agarrar” para expresar que son excelentes defensores que te devuelven una y otra vez la bola. La ponen en la otra parte de la pista y fuerzan los errores del rival que quiere sacarlos de la pista. Difícil.

Sin embargo, la efectividad de Isner en Friburgo y Monte Carlo, (ante Tsonga llegó a conectar 50 winners), están haciendo sentir a los jugadores de los rápidos desplazamientos en el fondo de la pista auténtico terror.

En este sentido, también Ferrer lo pasó realmente mal ante Feliciano López, un jugador que nunca le había ganado un set en arcilla, lo tuvo realmente contra las cuerdas. Sin embargo, el de Jávea se rehízo y consiguió levantar el partido.

Isner, como Raonic, están consiguiendo la paciencia necesaria para defenderse de los ataques de sus oponentes y están seleccionando muy bien sus momentos para tomar la iniciativa y tratar de acabar el punto. Con estas prestaciones no sólo van a poder afianzarse en el Top 10, sino que ambos van a ser realmente terribles sobre la tierra batida. La temporada no ha hecho más que comenzar en pistas lentas, pero parece que algunos cañoneros… aceleran.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes