Mutua Madrileña Madrid Open 2012; Previa

Vuelve el duelo Djokovic - Nadal con Federer como amenaza principal y muchas novedades

El Mutua Madrileña Madrid Open será el segundo Masters 1000 de la temporada en tierra batida, pero este año se presenta como un torneo con una importancia capital para el resto del año. La Caja Mágica acogerá el debut de muchos de los jugadores que están llamados a ser alternativa a los 4 primeros de la clasificación, pero también al esperado duelo entre Nadal y Djokovic por la primera posición del ranking y sobre todo para saber cuál puede ser el papel de Federer desequilibrante en este duelo. Tras este “triunvirato” que comanda el centro de atención mundial del tenis, aparecen Andy Murray, que lleva unos números desoladores contra jugadores Top 8 en tierra batida y las presencias de; David Ferrer, un especialista de la superficie que tiene que dar un paso adelante después de su debacle en Monte Carlo, donde pasó de defender la final a caer en su primer partido (2ª ronda). Tomas Berdych, el hombre que dio un paso al frente precisamente en la Costa Azul para proclamarse una verdadera alternativa a los mejores. John Isner, un jugador que se presenta como clara amenaza al poder establecido tras sus victorias en Copa Davis ante Federer en Suiza y Tsonga en Monte Carlo en la misma superficie y finalmente Juan Martín Del Potro; posiblemente el hombre más peligroso en esta superficie y con estas características. Muchas cuentas pendientes con un torneo cuya superficie, la tierra batida azul, también es foco de la polémica.

La supremacía mundial

Pase lo que pase en Madrid, Novak Djokvic saldrá como líder del ranking mundial. Da igual si cae en primera ronda o si gana el torneo imponiéndose a Federer en semifinales o a Nadal en la final. Nole será primero. Pero la situación anímica puede determinar lo que queda de temporada y abrir muchas preguntas y debates en el mundo del tenis.

Djokovic ejerció de Monarca del tenis mundial en 2011. Lo hizo desde una superioridad notable que dejó perplejo a todo el mundo y que hundió a Nadal, al que relegó de su primera plaza en el ranking a una situación anímica límite. Sus 6 victorias consecutivas fueron minando la moral del balear y cada partido, cada final que jugaba se veía un paso más atrás en el plano tenístico y un mundo en lo psicológico.

Las cosas han cambiado: El serbio volvió a la senda del triunfo y con muy buenas sensaciones en Australia, aunque su superioridad en el plano técnico se vio recortada claramente con otros factores que llevaron a Nadal a perder su séptimo partido consecutivo y su tercer Grand Slam seguido. Sin embargo dio la sensación que, tras la lesión de Nole en la Copa Davis ante Argentina y su peregrinaje en los últimos torneos del año, el descanso de Rafa y su retiro en Manacor para rearmarse física y psicológicamente y el gran partido vivido, las cosas comenzaban a cambiar.

En Monte Carlo llegó la primera derrota de Djokovic ante Nadal desde el 24 de noviembre de 2010. Un año y medio más tarde. Muchas circunstancias confluyeron en aquel partido. Nadal llegaba hambriento, voraz, con muchas ganas de marcar su territorio, (no conoce la derrota en Monte Carlo desde 2003 cuando contaba con apenas 17 años y es su torneo fetiche y donde ha batido todos los récords. 42 victorias consecutivas hablan por sí solas. Los récords contrapuestos, las derrotas consecutivas contra Nole y las victorias consecutivas en Monte Carlo, acabaron engrosando su leyenda en la Costa Azul y enterrando el fantasma de Djokovic. O no.

A esta respuesta, a si la supremacía del serbio en el circuito es igual que en 2011 o ha cambiado, bien porque se han acortado las distancias o bien porque ya hay alguien que pueda decir alto y claro que, en una superficie determinada es mejor que él, se le puede poner fecha y hora. Madrid, Caja Mágica, 13 de mayo de 2012.

Una victoria del serbio en Madrid abriría un muro psicológico muy alto para todos sus rivales. Para el primero, obviamente para Nadal, que podría ver como en España y en su superficie favorita le discuten la condición de mejor jugador sobre polvo de ladrillo y le cierra las puertas al número 1, pero también a Federer que tiene como objetivo coronar la clasificación mundial, al menos un par de semanas más para poder desbancar a Sampras como el jugador con más semanas al frente de la misma.

Federer

El suizo debuta en Madrid en tierra batida este año en el circuito ATP. Sus dos primeros partidos sobre esta superficie fueron en la Copa Davis, (competición organizada por la ITF), y allí perdió en individuales contra Isner y el doble con Wawrinka y contra Bryan y Fish. Roger reconfiguró su calendario después de ganar en Indian Wells y no estar muy entonado en su partido contra Roddick en Miami. Federer sabe que competir 3 semanas consecutivas al máximo nivel, hoy en día es una quimera para él. Jugar tres finales consecutivas con viajes de por medio se le hace muy complicado. Así que decidió hacer un parón y no acudir a Monte Carlo, el único Masters 1000 que no es obligatorio para la élite del tenis mundial.

Madrid se le da bien al Roger. Las características de la Caja Mágica y, sobre todo, la altura hacen de la superficie una pista intermedia. Desde luego mucho más rápida que Monte Carlo y algo más que las pistas de Roland Garros, por ejemplo. Para los jugadores que todavía no han competido en esta superficie, hacerlo por primera vez en Madrid es una buena manera de aclimatarse.

El tema de la tierra batida color azul, en principio no tiene porque variar en la velocidad de la bola o la altura del bote. El color, además y con estudios serios, favorece la visibilidad de la bola, para el jugador y para el espectador, tanto el que paga su entrada como el que lo ve por televisión. Lo que sí influye es la altura de Madrid y que la Caja Mágica es un recinto muy cerrado que evita las rachas de viento y factores meteorológicos adversos para la práctica del tenis.

Roger llega con el objetivo de competir contra un Djokovic que todavía está muy lejos y contra Nadal, al que tiene muy cerca en la clasificación. Dependiendo de qué factores, Roger podría adelantar a Nadal en la clasificación. Esto podría ser decisivo para Roland Garros. Con Roger de número 2 y Djokovic de 1, podríamos ver una semifinal entre Nole y Rafa en París.

Federer sabe que Madrid y Roma son dos feudos donde tiene mucho margen de mejora y, aunque sus resultados no parezcan tan buenos, lo cierto es que estamos hablando de un gran especialista en tierra batida.

Otros aspirantes

Si la presencia de los tres primeros del mundo vuelve a ser el gran atractivo del Masters 1000, lo cierto es que en Madrid van a haber muchas más amenazas para el Top 4 y las posibles semifinales que no las que se vieron en Monte Carlo. Además de un David Ferrer que parece completamente recuperado y será un rival peligrosísimo para quien quiera que cruce con él en la Caja Mágica, la presencia de Berdych, Isner y Del Potro le dan un atractivo aún mayor al torneo.

Berdych, que aparece como número 6 en el ranking, es un jugador que está demostrando que puede ganar en cualquier momento, y tranquilamente, a Andy Murray. El checo estaba teniendo altibajos y resultados de baja fiabilidad contra los mejores del circuito, pero su salto en Monte Carlo y sus ambiciosas declaraciones, en las que aspiraba a mucho más que el número 6, puede ser una verdadera amenaza para cualquiera que está por delante de él en el ranking. Su juego plano es un auténtico peligro, sobre todo, desde la perspectiva de esta pista que, como decimos, le favorece más que, por ejemplo la de Monte Carlo, donde hizo semifinales y mostró un nivel altísimo ante Nishikori primero y ante Murray después.

Además, Berdych recordará Madrid como el foco de su principal problema con Nadal con quien mantiene una rivalidad que trasciende más allá de la meramente deportiva y que se inició precisamente en la capital de España, aunque no concretamente en este recinto y sobre esta superficie. Ojo con el checo.

Pero si Berdych y Murray son aspirantes a hacer algo notorio en Madrid, más todavía lo son Del Potro e Isner. El norteamericano llega como una de las grandes atracciones del Mutua Madrileña Open. Isner se presenta en Madrid con una sola derrota esta temporada sobre tierra batida, como Top 10 mundial, (como potencia de juego, aunque esta semana está el 11º) y con el aval de su victoria sobre Djokovic en Indian Wells, que supuso un vuelco a la situación de la ATP y un gran revuelo en general.

Isner, tiene unas características que distan mucho del jugador medio especialista en la superficie, pero lo cierto es que se ha adaptado perfectamente a la tierra batida, está defendiéndose muy bien y consigue algo al alcance de muy pocos o ningún jugador sobre polvo de ladrillo. Isner es capaz de conseguir golpes ganadores, (winners), en superficie lenta como si fuera rápida.

La amenaza de Isner se extiende con las dos notables victorias que ha conseguido en esta superficie esta temporada en Copa Davis, ante Federer y ante Tsonga. Pero la sombra se alarga también al primer partido de Roland Garros del año pasado donde realmente estuvo cerca de ganar a Nadal. Se lo llevó al quinto set, pero además le superó con claridad en dos sets para poner el 1-2 mediado el partido.

Ante tales precedentes, Isner además llega descansado. Su primera derrota en tierra se produjo en Houston y ante Juan Mónaco, un especialista que también parece encontrarse en la cima de su carrera cuando le tumbó en la final del torneo norteamericano.

Isner, tiene el principal hándicap de sufrir mucho desgaste en este tipo de partidos. En la Copa Davis y aunque sean partidos a 5 sets, ha demostrado su capacidad de sacrificio. Hay que recordar que es el jugador que ha ganado el partido más largo de la historia y que se desenvuelve muy bien en las últimas mangas de partidos largos, (ver el encuentro ante Nalbandian en Australia). Sin embargo, los grandes esfuerzos le suelen pasar factura a medida que pasan los torneos o que acumula partidos de competición al máximo nivel. Es posible que, si hace una gran competición en Madrid no sea tan peligroso en Roma, (como no lo fue en Miami después de Indian Wells), pero que nadie dude que ningún “gallo” lo quiere ver por su carril en el cuadro principal del Mutua Madrileña Madrid Open.

Con un punto añadido de morbo, Isner llega a España metiendo el miedo en el cuerpo a todo el mundo y amenazando a la propia selección española MAPFRE de Copa Davis contra la que se medirá en semifinales en septiembre. Queda tiempo para esto, pero también hay que empezar a mirar todos estos detalles.

Para finalizar, uno de los principales atractivos debe de ser también Juan Martín Del Potro. El argentino lleva una temporada impresionante sólo tapada por sus constantes derrotas ante Roger Federer. Desafortunadamente para Del Potro, en casi todos los torneos de este año se ha cruzado prematuramente un suizo que está completando un año muy cerca de su mejor nivel de siempre.

Del Potro, de quien hay que recordar que es el único jugador en activo, además de Nadal, Federer y Djokovic que ha ganado un Grand Slam, ha planteado esta temporada como su vuelta a la cima mundial. En Miami no pudo con Ferrer, pero antes, en los cuartos de final de Indian Wells, en la semifinal de Dubai, en la final de Rotterdam y en los cuartos de final de Australia, su tope había sido Roger.

Del Potro jugó en Argentina el cruce de cuartos de final de la Copa Davis ante Croacia y tuvo dos partidos de altísima exigencia. Ante Ivo Karlovic los solucionó con autoridad, pero Cilic le obligó a dar lo máximo de sí mismo para conseguir los dos puntos que metían a Argentina en las semis. Del Potro es un especialista en tierra batida y puede ser un jugador peligrosísimo para cualquier rival.

Comentarios recientes