Nadal no mira al número 1... de momento

Djokovic tiene garantizado el número 1 muchas semanas: Wimbledon y los JJ.OO, reconfigurarán el ranking

Nadal habló ayer en la rueda de prensa previa al Barcelona Open BancSabadell. Repitió muchas de las cosas que había anunciado tras ganar la final de Monte Carlo, pero dijo una verdad, que no por más cierta deja de ser sorprendente en su planteamiento. O no: “Ahora mismo no me preocupa nada el número 1. Estoy más cerca del número 3 que del 1”.

En realidad, Nadal se plantea la temporada partido a partido y realmente, aunque su máxima aspiración, y legítima, es mirar hacia el número 1, sabe perfectamente que no va a poder atacar esta condición hasta muy avanzada la temporada y que para ello, en primer lugar tendrá que cometer muy pocos errores, prácticamente ninguno, y en segundo, tendrá que revertir la situación en los enfrentamientos con Novak Djokovic, no sólo en tierra batida, donde ha mostrado estar preparado para ganarle, sino también en pistas rápidas donde el dominio del serbio parece a la altura del de Rafa en tierra batida.

Nadal entrenándose en el Godó. Foto:twitter.com

Aunque ya se asomó al nivel exigido en Australia, donde lo llevó al límite y realmente estuvo cerca de poder derrotarle, lo cierto es que la temporada 2011 le da una notable distancia a Nole sobre el resto del mundo y augura, todavía, un largo reinado.

Por decirlo de alguna forma, Nadal sabe que la enorme distancia que Djokovic marcó la temporada pasada le da un colchón demasiado importante como para pensar en atacar hoy en día el número 1.

Las cuentas

Ponerse a pensar cuándo Nadal podría acometer el ataque al número 1 queda lejísimos. Los cuatro mil quinientos y pico puntos, no sólo le dejan en una situación alejadísima sino que, además, Nadal sabe perfectamente que esta diferencia se corresponde con la diferencia de nivel y de juego que ha habido en el último año. Si a Nole, en una temporada perfecta y a menos distancia, le costó más de media temporada neutralizar a Nadal para superarle en Wimbledon, lo cierto es que muy mal lo tendrá que hacer Nole, (que ahora mismo computa como campeón de tres Grand Slams, (Wimbledon, US Open y Australia), y seguirá con los 2000 puntos de Australia hasta enero del año que viene, y además, tiene los 1000 puntos de Roma, Madrid y Canadá y la final de Cincinnati. Nadie le va a quitar en menos de once meses, el título de Miami y sus 1000 puntos y las semifinales de Indian Wells.

Así que Nadal no sólo va a tener que ganar mucho sino que va a tener que esperar algún tropiezo del serbio. Cosa harto improbable. Djokovic perdió en la final de Monte Carlo, pero esto también le concede 600 puntos sobre los que nada se puede hacer hasta el año que viene, pero más allá de la puntuación, y aunque todo el torneo dio la sensación de no ser el Djokovic “Súper” que habíamos visto durante 2011, sí que era muy superior a sus rivales. Nole tumbó a un peligrosísimo Dolgopolov que es un jugador muy irregular, pero muy peligroso cuando va con el partido a favor, como lo puso en el primer set, y con un juego muy complicado de descifrar. Un gran servicio y golpes muy peligrosos, tanto cortados como planos. Más adelante también tumbó a Berdych, pero no sólo esto, sino que tumbó al mejor Berdych como e mismo checo se avanzó a anunciar en la previa de las semifinales, y lo hizo, otra vez, remontando.

Con esto queremos explicar que Nole, que no estuvo al 100% no perdió en Monte Carlo más que contra Nadal y que los partidos que ha perdido este año tienen rivales de empaque y de calidad y han sido partidos realmente duros. El primero en Dubai ante Murray, que en un gran partido puede ganarle a cualquiera, (aunque en tierra batida presenta un 0-9 contra todos los Top 8 contra los que ha jugado), y más en pistas duras. Y para acabar, cayó en las semifinales de Indian Wells contra un John Isner del que se espera con ansiedad su debut en las pistas de tierra batida en Europa después de sus recitales en la Copa Davis, donde ha tumbado a Roger Federer y a Jo-Wilfried Tsonga.

Semifinales, como límite

Esto deja un margen de mejora relativamente corta porque lo cierto es que es casi imposible no ver a Djokovic en unas semifinales de un Masters 1000 o de un Grand Slam. Nadie piensa que el serbio pudiera caer antes de estas rondas, a no ser que coincidiera en unos cuartos o unos octavos de final ante algún jugador como Juan Martín Del Potro o el propio John Isner en un día prácticamente perfecto de estos, o quizá David Ferrer en una actuación colosal en tierra batida. Esto deja un margen muy pequeño para recortar por torneo y una distancia descomunal.

Nadal apunta al número 3

Por otra parte y como es normal, Nadal lo que hace es preocuparse de Roger Federer al que tiene a menos de 1000 puntos de distancia. El suizo, que tiene el mismo objetivo que Rafa, tratar de alcanzar el número 1, llega lanzado y con motivos para la esperanza en esta temporada. Federer, que es el jugador que mejor sabe dosificarse y calcular los picos de forma de su cuerpo, llegará a Madrid para hacer su debut esta temporada en tierra batida.

El suizo ya sabe lo que es triunfar en la tierra batida de la Caja Mágica. La altura le favorece y cabe destacar que, por mucho que la gente no se quiera dar cuenta, Roger es un auténtico especialista en esta superficie. Bien descansado, con las pilas cargadas y al 100%, (pasará más de un mes sin competir desde su último partido en Miami donde cayó con Roddick, y después de haber ganado Indian Wells y un largo viaje hacia Florida). La motivación de Roger es máxima y será muy difícil no ver al suizo también en semifinales. Allí, será un peligro para quien quiera que sea su cruce.

A partir de ahí, las cuentas son dramáticas. Cada partido a estas alturas, (semifinales), pone muchos puntos en juego. Por ejemplo: Nole defiende 1000 puntos en Madrid. En una hipotética semifinal ante Roger… una derrota le podría costar 640 puntos, que se le restarían y además dejaría en bandeja o 400 más para Nadal o hasta 640 para el helvético.

Más duro, todavía, es si miramos hacia Roma. Allí, Federer cayó en tercera ronda, de tal manera que sólo defiende 90 puntos. El suizo tiene un margen de mejora de hasta 910 puntos. Si Federer hace dos buenos campeonatos en la tierra batida de Madrid y Roma, Nadal va a tener que ser infalible para no perder su segundo puesto y defender los 2000 puntos de Roland Garros.

Ninguno puede atacar a Djokovic ni planteárselo antes del US Open, y también hay que tener en cuenta que Nole consiguió muy pocos puntos en la Barclays ATP World Tour Finals.

Los Juegos Olímpicos

Y a todo esto, queda un factor corrector donde puede estar la clave de la temporada. En los Juegos Olímpicos se van a poner en juego muchos puntos y aquí puede estar la clave del año. Hay que recordar que se juegan en el All England Club de Londres. Los tres grandes candidatos al cetro mundial conocen bien las instalaciones y reconocen que su mayor gloria como deportistas la han vivido allí. Federer y Nadal, también hablan de sus mayores derrotas, (el uno contra el otro y viceversa). Djokovic llegará con la confianza de ser el actual campeón… y con la presión que esto mismo le concede.

En la hierba, (o lo que quede de ella), de Londres, se va a poner la parrilla de salida de cara al asalto final por el número 1. Djokovic tendrá la pole. Tratar de atacarlo será complicado para los dos grandes aspirantes. No estaba desencaminado Nadal con su lectura de la temporada.

Comentarios recientes