Vuelve Andrea Petkovic

La número 1 alemana afronta una gira de tierra apasionante tras tres meses fuera de competición

Sencillamente sensacional la noticia: Andrea Petkovic vuelve, pleno rendimiento, a la competición dispuesta a luchar por su país. Esta joven jugadora alemana que encandiló a todo el mundo del tenis hace algo más de un año con su petko-dance y una sonrisa imborrable, retorna al circuito dispuesta a recuperar el tiempo perdido con su vuelta al top10 como meta fundamental.

Es realmente espléndido ver a Andrea de nuevo jugando, está al 100%”, comenta su capitana nacional. “Le preguntamos y ella afirmó estar motivada, recuperada y con muchas ganas de jugar, así que aquí está de vuelta”, añadió la misma Barbara Ritnner, que hace unos meses se pronunció sobre la lesión de su número 1 pidiéndole paciencia y que esperara hasta Roland Garros no sea que por las prisas tuviera después que lamentarlo más. Sin embargo, también la seleccionadora alemana comentó estos días que "realmente hay muchas esperanzas aquí (Alemania) con que este grupo consiga un título de Fed Cup, pero si no ganamos a Australia no podremos luchar por ello en el 2013; con Lisicki lesionada que Andrea se haya recuperado nos viene muy bien", a pesar de que pocos equipos hay en el mundo con el banquillo del alemán.

Después de estar fuera de juego desde el torneo WTA Premier de Sydney 2012 (previo al Open de Australia), con una fractura por estrés en su espalda baja, Andrea vuelve en Fed Cup y a continuación disputará el WTA Premier de Stuttgart, donde estarán todas las top20 mundiales con la excepción de Serena Williams (decisión propia) y Sabine Lisicki (por lesión en Charleston). Empieza a lo grande Andrea con una eliminatoria importantísima para su país ante Australia, y siguiendo con uno de los torneos WTA más exigentes del año sobre tierra batida.

Andrea se emocionará en Stuttgart, sede de sus dos próximas citas. Petko siempre ha reconocido que este torneo es uno de sus favoritos, probablemente el que más junto con Bad Gastein, éste último por la especial carga emocional que el torneo austriaco de los hermanos Reichel conlleva para ella que salió allí como campeona de un torneo WTA por primera vez, llegando sólo unos días antes como una no top100 más perdida en los rankings que se había dado una última oportunidad como tenista profesional. Imagínense jugar, tras tres meses sin competir, en tu torneo favorito, con el público volcado en cada uno de tus partidos, tanto compitiendo por tu país como disfrutando del único torneo WTA alemán de la temporada y sin moverte del sitio en dos semanas.

Con un alarde de buen humor y amabilidad, que siempre ha derrochado en grandes cantidades la alemana de origen serbio, a la pregunta de por qué le gusta Stuttgart, cuartel general alemán de Copa Federación, Andrea probablemente nos respondería que es porque uno de los mayores placeres del circuito femenino en su opinión es comerse los maravillosos crepes con chocolate de la zona VIP del torneo mientras se disfruta de un buen partido de tenis femenino. "No hay mejor momento que ese" confesaba Andrea hace ya dos años. Le encanta el torneo, y no es la única, pues el Porsche Tennis Grand Prix ha ganado cuatro veces en los últimos cinco años la votación entre las jugadoras a mejor Premier de la temporada (compitiendo con rivales de la entidad de Indian Wells, Miami, Roma, Madrid, Montreal/Toronto, Doha, Dubai, Cincinnati o Beijing), y además Andrea es una 'locamente enamorada' de la ciudad.

Le gusta vivir experiencias y dice que una de las mejores cosas que tiene el tenis es que te permite viajar y conocer muchos sitios, probando distintas comidas, visitando ciudades muy diferentes, viviendo grandes aventuras y hablando un montón de idiomas extraños; en definitiva, disfrutar de la vida de una manera que siempre te sorprende y que nunca había imaginado. Estudiosa de la WTA, fue apodada como la ‘inteligente’ del circuito, calificativo que ha dicho en varias ocasiones no le gusta en absoluto, pero al que se ve encadenada dada su apasionada afición por la política, la filosofía o el periodismo, hobbies nada comunes en el mundo del tenis. Tiene como referencia intelectual a Goethe, tampoco excesivamente común, y tenística a Steffi Graf de quién dice le encantaría poder jugar contra ella y “aunque me mataría a base de cortados”, comprobar cómo de efectivo es su tenis moderno ante el alabado tenis femenino clásico.

Con un juego basado en la potencia y en la agresividad, sin descuidar una sólida defensa y pocos errores no forzados, Andrea ha ido escalando posiciones en el ranking sin freno los últimos tres años. Cuando estaba empezando en el circuito sufrió una lesión que le apartó 8 meses de la competición, y de ello dice sacó grandes conclusiones que le llevaron a ser más fuerte mentalmente y a plantearse que si iba a ser tenista debía dejarlo todo en cada bola que jugase, hasta en los entrenamientos; eso también le sirve para esta lesión del 2012. Tiene grandes resultados sobre superficies rápidas pero confiesa que su pasión es sentir la tierra batida bajo sus pies cuando entra a pista, de hecho, sus dos títulos WTA son sobre arcilla: Bad Gastein 2009 y Strasbourg 2011. Su mejor experiencia sobre una pista fue su debut en un Grand, en Roland Garros 2007, también con polvo de ladrillo.

Su plan próximo es: la durísima eliminatoria ante Australia en Stuttgart, el paralelo y prestigioso torneo WTA Premier de Stuttgart, una semana de descanso, el clave torneo WTA Premier Mandatory de Madrid, el WTA Premier5 de Roma, una semana antes del Grand Slam el WTA Premier de Bruselas (no defenderá su corona en Estrasburgo, WTA de menor calidad, sino que tratará de conseguir esos mismos puntos más otros adicionales en el superior torneo de Bruselas, en su segunda edición) y para cerrar la gira de tierra: Roland Garros. Una eliminatoria de Fed Cup, 4 WTA Premiers y un Grand Slam en menos de 45 días; quizás mucho para alguién fuera de competición desde hace más de tres meses.

Defiende 1050 puntos de aquí a finales de mayo en que se cierre la gira de arcilla: prácticamente todo en las tres últimas semanas (280 puntos de ganar Strasbourg 2011 y 500 de alcanzar cuartos de final en el Grand Slam sobre tierra). El margen de mejora es muy amplio y más tratándose de una superficie como ésta y encontrándose tan fresca y al 100% como vienen apuntando las últimas afirmaciones.

Se acerca un momento clave para Andrea. Puede que el recién comenzar casi su temporada sea un efecto muy positivo que le coloque en ventaja sobre el resto, tanto a nivel físico como mental, y le catapulte aún más o que asimismo se le vuelva en contra provocando que no entre en ritmo de competición y se genere una ‘bola’ de presión que le acabe complicando aún más su vuelta al circuito. Conociendo el carácter de Petko se antoja difícil pero quien sabe. Realmente luego en hierba no defiende apenas nada por lo que podría volver a recuperar el terreno perdido, si fuera necesario; aunque eso sí, sería ya todo más difícil fuera de ritmo y del top20, por tanto, necesita al menos mantener resultados en tierra si aspira, como ella dijo a principios de temporada, a ser top10 y entrar en el WTA Championships de final de temporada del que se quedó al borde en el 2011.

El nivel de Andrea en su retorno a la competición está por ver, y empezará con un público volcado y mucha presión, pero lo que nadie dudar es que con ella vuelve el carisma a la WTA: los bailes, las bromas, el buen ambiente, las sonrisas, la complicidad con el público y todas esas cosas que la WTA necesita más que nunca. ¡Qué bien!

LA APUESTA del día

Comentarios recientes